Play­room y una pi­le­ta con ca­nal de na­do

Perfil (Domingo) - - POLICIALES - L.N.

La man­sión de Pun­ta del Es­te en la que vi­vía el ca­po­ma­fia con su mu­jer y su hi­ja de 15 años va­le un mi­llón de dó­la­res.

La ca­sa es de tres plan­tas con cua­tro dor­mi­to­rios con ja­cuz­zi y un play­room en el ter­cer pi­so. Tie­ne una pis­ci­na con ca­nal de na­do y una ga­le­ría con un li­ving ex­te­rior.

La fa­mi­lia Morabito vi­vía allí des­de ju­nio pa­sa­do. Se la al­qui­la­ban a una pa­re­ja de uru­gua­yos que la ha­bía com- pra­do el año pa­sa­do. Se­gún el dia­rio El País, es­ta ca­sa tie­ne una his­to­ria un tan­to par­ti­cu­lar: ha­ce unos vein­te años una jo­ven se qui­tó la vi­da y des­de en­ton­ces los ve­ci­nos cuen­tan que su­ce­den “co­sas ex­tra­ñas”.

No ha­ce mu­cho una fa­mi­lia chi­le­na aban­do­nó la ca­sa por­que su­pues­ta­men­te es­ta­ba em­bru­ja­da. Hay quie­nes di­cen que las lu­ces se pren­den y apa­gan so­las, y que se es­cu­chan rui­dos ex­tra­ños en ho­ras de la no­che.

Si bien el ca­po­ma­fia tam- bién aban­do­nó la ca­sa de ma­ne­ra im­pre­vis­ta, su de­ci­sión na­da ten­dría que ver con esa his­to­ria que re­pi­ten los ve­ci­nos. Una fuer­te dis­cu­sión con su es­po­sa lo obli­gó a to­mar sus co­sas y bus­car otro lu­gar. Co­me­tió el error de re­gis­trar­se en un ho­tel cuan­do In­ter­pol sos­pe­cha­ba que ese tal Antonio Fran­cis­co Ca­pe­lle­to Sou­za era en reali­dad Rocco Morabito, el hi­jo de Giu­sep­pe Morabito, el ca­po de una de las fa­mi­lias más po­de­ro­sas de la ma­fia ca­la­bre­sa. La ca­sa que al­qui­la­ba Rocco Morabito va­le un mi­llón de dó­la­res. Has­ta unos me­ses la ofre­cían por Mer­ca­do Li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.