El ar­te de in­fluir pa­ra ga­nar vo­tos

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - JUAN TAUSK*

El au­tor alerta con­tra los lu­ga­res co­mu­nes en los que sue­len in­cu­rrir sus co­le­gas psi­coa­na­lis­tas cuan­do opi­nan de po­lí­ti­ca. Y des­cri­be có­mo pue­den uti­li­zar su sa­ber cuan­do esa dis­cu­sión se in­ten­si­fi­ca.

Es de te­mer cuan­do se es­pe­ra que los psi­có­lo­gos opi­nen de po­lí­ti­ca. Me re­fie­ro a aque­llos que sos­tie­nen una orien­ta­ción psi­coa­na­lí­ti­ca, que son la ma­yo­ría en nues­tro en­torno. De los que sos­tie­nen otras ad­he­sio­nes no po­dría de­cir, aun­que lo su­pon­go si­mi­lar.

He ob­ser­va­do tres op­cio­nes ge­né­ri­cas. La pri­me­ra es la apli­ca­ción de un sa­ber teó­ri­co des­ti­na­do a otro ob­je­to y a otro ob­je­ti­vo. Se no­ta rá­pi­da­men­te un tex­to oleo­so: se prue­ba suer­te de em­bo­qui­lla­da. Pa­la­bras que se tor­nan in­com­pren­si­bles pa­ra el lec­tor mo­ti­va­do, que le ha­cen ima­gi­nar que hay un gran sa­ber, pe­ro en otro la­do o, me­jor aún, le ha­cen de­nun­ciar una hi­pér­bo­le que na­ve­ga las “nu­bes de Ube­da”, en de­fen­sa de la sen­sa­tez. Apli­ca­do a las pro­pias co­yun­tu­ras po­lí­ti­cas de sus ins­ti­tu­cio­nes, las más, son en­ga­ño­sas y cre­pi­tan en su for­za­mien­to.

La se­gun­da es cuan­do se ali­nean sus pre­con­cep­tos teó­ri­cos con el sa­ber po­pu­lar del mo­men­to, lo que “se vis­te”, los vis­te, ope­ra­ción siem­pre fa­ci­li­ta­da por­que no hay que ex­pli­car na­da. Se ob­ser­va en al­gu­nas va­rian­tes de lo que se de­no­mi­na­ba pen­sa­mien­to “psi­co­bol­che” en los 90 y que hoy se lla­ma pen­sa­mien­to “pro­gre”. Glo­ria Alvarez, en Có­mo ha­blar con un pro­gre, lo des­nu­da. Aun­que due­la y aun­que ella sea al­go im­pre­ci­sa y de­cla­ma­ti­va. Bas­ta sa­cu­dir lo que so­bra y que­dan ideas que que­man pes­ta­ñas, pues uno se re­co­no­ce. Ha­cien­do fuer­za, en ese pen­sa­mien­to pro­gre, to­do cie­rra y se tor­na con­tun­den­te e im­pe­ra­ti­vo. Ne­ce­sa­rio y evidente.

No po­cos aná­li­sis po­lí­ti­co­psi­co­ló­gi­cos pa­de­cen de es­tas op­cio­nes. A ve­ces de am­bas. Se pue­den leer en di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes y pe­rió­di­cos. Se es­gri­men fra­ses con­cep­tuo­sas y el lec­tor sien­te una fa­ti­go­sa fal­ta de ai­re, pues no ofre­cen des­cu­bri­mien­tos.

Pe­ro hay una ter­ce­ra po­si­bi­li­dad: cuan­do el psi­có­lo­go na­ve­ga en aguas di­ver­sas. Pa­ra ello, de­be des­creer de al­gu­nas cer­te­zas y obli­ga­cio­nes, y dis­po­ner­se a com­pren­der los otros uni­ver­sos, aje­nos. Co­mo se pue­de de­cir, ex­plo­ra con su ig­no­ran­cia. Da­niel Gue­bel se lo ha­ce de­cir a un per­so­na­je de El ab­so­lu­to: “Tu pro­ble­ma no es lo que ig­no­ras, sino lo que ol­vi­das que sa­bes”. Es ma­te­rial más es­ca­so, pe­ro se con­si­gue. Es es­ta va­rie­dad de psi­có­lo­go el que pue­de ser útil pa­ra pen­sar una cam­pa­ña elec­to­ral, pe­ro di­fí­cil­men­te ha­cer­la él mis­mo. O sea, pue­de pro­po­ner al­gu­nas ideas cla­ves y cla­ras: bá­si­ca­men­te pa­res apo­si­ti­vos y se­ries de con­se­cuen­cias: si tal co­sa, en­ton­ces tal otra.

Un par: “Sen­ti­mien­to de cul­pa ver­sus éxi­to”. La ten­den­cia de cul­pa­bi­li­zar a los su­je­tos por no ade­cuar­se a las con­di­cio­nes ma­te­ria­les de pro­duc­ción y re­par­to de in­gre­sos es in­du­ci­da por su pe­so ideo­ló­gi­co, hoy de­no­mi­na­do pa­ra­dig­ma. “Si fra­ca­sas, es tu cul­pa”. Eso es cla­ro en li­bros tor­na­dos best-se­llers trans­na­cio­na­les, co­mo la fá­bu­la Quién se ha lle­va­do mi que­so, del ol­vi­da­ble y pro­lí­fi­co Spen­cer John­son. Se pue­de vi­sua­li­zar en la pa­ra­li­za­ción, des­con­cier­to e in­clu­so en la de­pre­sión, co­mo in­hi­bi­ción o can­ce­la­ción del “de­seo”: “No veo po­si­bi­li­da­des y no ha­ga na­da”. El éxi­to arri­ba si se si­guen las pres­crip­cio­nes con-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.