El show de la tra­ge­dia

El ve­la­to­rio de Nés­tor Kirch­ner y la re­elec­ción de CFK

Perfil (Domingo) - - LIBRO -

La muer­te de Nés­tor Kirch­ner fue una tra­ge­dia pa­ra sus par­ti­da­rios; en pri­mer lu­gar, pa­ra su com­pa­ñe­ra y dis­cí­pu­la. Sin em­bar­go, más allá del do­lor y las lá­gri­mas, Cris­ti­na su­po con­ver­tir el ve­la­to­rio pú­bli­co en una pues­ta en es­ce­na que con­mo­vió a los ar­gen­ti­nos y al­fom­bró el ca­mino a su re­elec­ción con una vo­ta­ción ré­cord.

Una re­pre­sen­ta­ción exi­to­sa, que cam­bió el cli­ma de la opi­nión pú­bli­ca: la ma­yo­ría de la gen­te se so­li­da­ri­zó con la pre­si­den­ta en su rol de viu­da tris­te y su­frien­te pe­ro se­re­na, es­toi­ca, que mos­tra­ba la tem­plan­za ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir go­ber­nan­do la Ar­gen­ti­na a pe­sar de la pér­di­da del hom­bre fuer­te del país.

Una cons­truc­ción a tono con es­tos tiem­pos de “te­le­de­mo­cra­cia”, don­de “la po­lí­ti­ca es es­pec­tácu­lo”; se ha trans­for­ma­do en “re­pre­sen­ta­ción a tra­vés de la in­ter­pre­ta­ción”, se­gún ex­pli­ca el po­li­tó­lo­go ita­liano Ser­gio Fab­bri­ni.

La idea fue de Cris­ti­na, quien to­mó las prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes; por ejem­plo, que na­die pu­die­ra ver el ros­tro sin vi­da de Nés­tor. Ella tam­bién tu­vo a su car­go el pa­pel es­te­lar, pa­ra­da o sen­ta­da jun­to al fé­re­tro ce­rra­do y lus­tro­so, to­da de ne­gro y con gran­des an­te­ojos tam­bién ne­gros, un lu­to que con­ser­va­ría du­ran­te más de tres años.

En las ca­si 13 ho­ras que ella per­ma­ne­ció en el Sa­lón de los Pa­trio­tas La­ti­noa­me­ri­ca­nos de la Ca­sa Ro­sa­da es­tu­vo acom­pa­ña­da por sus hi­jos –Flo­ren­cia, de 19 años, y Má­xi­mo, de 32– y un aba­ni­co de pa­rien­tes, ami­gos, fun­cio­na­rios y di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y so­cia­les, dis­pues­tos en un cui­da­do se­gun­do plano.

De es­ta ma­ne­ra, la pre­si­den­ta se con­vir­tió en la re­cep­to­ra na­tu­ral de to­das las mues­tras de ca­ri­ño de la mul­ti­tud que des­fi­ló fren­te al fé­re­tro –mu­chos, con los ojos ba­ña­dos en lá­gri­mas– du­ran­te las 26 ho­ras que, en to­tal, du­ró el fu­ne­ral, des­de las 10 de la ma­ña­na del jue­ves 28 de oc­tu­bre. Hu­bo gen­te de to­das las eda­des, pe­ro una de las sor­pre­sas fue la can­ti­dad de jó­ve­nes, tris­tes pe­ro tam­bién fir­mes y es­pe­ran­za­dos en sus can­tos y con­sig­nas. Ha­bían co­men­za­do a tra­ba­jar o a es­tu­diar en la uni­ver­si­dad du­ran­te el go­bierno de Kirch­ner, que les pa­re­ció una ma­ra­vi­lla, so­bre to­do en com­pa­ra­ción con la gran cri­sis de 2001, que ellos tam­bién pa­de­cie­ron jun­to con sus pa­dres y ami­gos. La reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca, la crea­ción de em­pleos, la re­va­lo­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca, la reaper­tu­ra de los jui­cios a los mi­li­ta­res de la dic­ta­du­ra y el dis­cur­so épi­co so­bre el pa­sa­do re-

cien­te –esa lu­cha en­tre bue­nos y ma­los, ami­gos y enemi­gos, que les re­sul­ta­ba tan fá­cil de en­ten­der– les ha­bía lle­ga­do al co­ra­zón.

“Pa­ra los que os­ci­la­mos en torno a la fron­te­ra de los 30 años, el kirch­ne­ris­mo y Nés­tor Kirch­ner re­pre­sen­ta­ron la po­si­bi­li­dad de ver con nues­tros pro­pios ojos que era po­si­ble tor­cer el rum­bo que el país se­guía des­de, pro­ba­ble­men­te, el fra­ca­so del pro­yec­to al­fon­si­nis­ta”, ex­pli­có Ma­riano, au­tor del blog El Buen Sal­va­je, a Pá­gi­na/12.

Ocho pre­si­den­tes de la re­gión, en­tre ellos el bra­si­le­ño Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, el bo­li­viano Evo Mo­ra­les y el ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez, lle­ga­ron pa­ra con­for­tar a Cris­ti­na, así co­mo Die­go Ma­ra­do­na –Kirch­ner era fa­ná­ti­co del crack– y fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo: Mar­ce­lo Ti­ne­lli, An­drea del Bo­ca, Flo­ren­cia Pe­ña, So­le­dad Sil­vey­ra, Nancy Du­pláa y Pa­blo Echa­rri, en­tre otros.

Ca­da uno de esos sa­lu­dos y diá­lo­gos con Cris­ti­na fue un cua­dro en sí mis­mo, un epi­so­dio que ayu­dó a man­te­ner la ten­sión dra­má­ti­ca del even­to y el in­te- rés de los mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes que pu­die­ron asis­tir en vi­vo y en di­rec­to al fu­ne­ral gra­cias a que las imá­ge­nes del ca­nal ofi­cial es­tu­vie­ron dis­po­ni­bles pa­ra to­dos los ca­na­les.

Hu­bo otros cua­dros más ines­pe­ra­dos y, por eso, más im­pac­tan­tes, co­mo el can­tan­te lí­ri­co que en­tró en­to­nan­do el

Ave Ma­ría; el pro­duc­tor ru­ral que agra­de­ció a vi­va voz la po­lí­ti­ca ofi­cial ha­cia el cam­po, uno de los peo­res “enemi­gos” pa­ra el go­bierno, y los ho­me­na­jes de los mo­zos de la Ca­sa Ro­sa­da y de tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción con sus cas­cos ama­ri­llos y azu­les.

El even­to per­mi­tió al kirch­ne­ris­mo la re­cu­pe­ra­ción de la mís­ti­ca –el es­pí­ri­tu que ani­ma la po­lí­ti­ca– lue­go de la de­rro­ta con­tra el cam­po, en 2008, y la caí­da en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2009, en las que el pro­pio Kirch­ner per­dió en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res; le ga­nó Fran­cis­co de Nar­váez, un em­pre­sa­rio con un bre­ví­si­mo pa­sa­do en po­lí­ti­ca.

El ofi­cia­lis­mo ve­nía me­jo­ran­do, pe­ro la em­pa­tía pro­vo­ca­da por el fu­ne­ral

Ca­da sa­lu­do fue un epi­so­dio que ayu­dó a man­te­ner la ten­sión dra­má­ti­ca y el in­te­rés de los te­le­vi­den­tes

fue­ra del círcu­lo mi­li­tan­te fue de­ci­si­va pa­ra que si­guie­ra en el po­der du­ran­te va­rios años más. Sin em­bar­go, ha­bía su­fri­do una pér­di­da cru­cial. El go­bierno de Cris­ti­na en so­le­dad, sin la fi­gu­ra om­ni­pre­sen­te de Nés­tor, no se­ría, cier­ta­men­te, más de lo mis­mo. El kirch­ne­ris­mo tam­po­co.

El di­rec­tor de la pues­ta en es­ce­na fue Ja­vier Gros­man, un ex­pe­ri­men­ta­do pro­duc­tor tea­tral y mu­si­cal que ya se ha­bía des­ta­ca­do en el fa­bu­lo­so des­fi­le por el Bi­cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo, que fas­ci­nó a la gen­te, que des­bor­dó las ave­ni­das y las ca­lles del cen­tro de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

En reali­dad, el Bi­cen­te­na­rio fue una ce­le­bra­ción fe­de­ral, con 118 even­tos rea­li­za­dos en to­do el país a lo lar­go de 2010.

Tan bien le sa­lió a Gros­man que va­rios pe­rio­dis­tas co­men­za­ron a lla­mar­lo “El mi­nis­tro del re­la­to K” o “El ar­qui­tec­to es­té­ti­co del kirch­ne­ris­mo”. Pa­blo Sir­vén, de La Na­ción, lo bau­ti­zó “El Walt Dis­ney del kirch­ne­ris­mo”. En to­do ca­so, re­sul­tó un fun­cio­na­rio cla­ve en “la ba­ta­lla cul­tu­ral”; des­de que el ita­liano Antonio Grams­ci ac­tua­li­zó el mar­xis­mo, se sa­be que la cul­tu­ra –en un sen­ti­do am­plio– es el lu­gar don­de se de­ci­de la he­ge­mo­nía de un gru­po po­lí­ti­co so­bre los otros.

Un ex co­la­bo­ra­dor de Gros­man cuen­ta que su je­fe se en­te­ró de la muer­te de Kirch­ner cuan­do, a me­dia ma­ña­na, re­ci­bió en su ca­sa un lla­ma­do de Ni­co­lás Dia­na, el periodista de No­ti­cias, que es­ta­ba en El Ca­la­fa­te. —Ja­vier, mu­rió Nés­tor –le di­jo. —¡La con­cha de tu her­ma­na! ¡No me rom­pas las pe­lo­tas! –le con­tes­tó Gros­man, cre­yen­do que se tra­ta­ba de una bro­ma.

—Ja­vier, es­cu­cha­me lo que te di­go: mu­rió Nés­tor. —No te pue­do creer, Ni­co­lás. Mien­tras su es­po­sa po­nía la te­le­vi­sión, Gros­man lla­mó a Juan Ma­nuel Abal Me­di­na, vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te y ase­sor de Kirch­ner en la Una­sur.

“Ja­vier –agre­ga el in­for­man­te– siem­pre con­ta­ba que Abal Me­di­na lo aten­dió, pe­ro que no le sa­lió una pa­la­bra por­que es­ta­ba llo­ran­do”.

—Ya es­tá, Juan Ma­nuel, en­ten­dí to­do –le di­jo an­tes de cor­tar.

Gros­man se fue a la Ca­sa Ro­sa­da, al des­pa­cho de Os­car Pa­rri­lli, que era el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia y de quien de­pen­día en el or­ga­ni­gra­ma co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Uni­dad Eje­cu­to­ra del Bi­cen­te­na­rio.

Por su car­go, Pa­rri­lli era el en­car­ga­do de or­ga­ni­zar to­dos los ac­tos pro­to­co­la­res de la pre­si­den­ta.

Du­ran­te una ho­ra, has­ta que Pa­rri­lli via­jó tam­bién él a El Ca­la­fa­te pa­ra asis­tir al ve­la­to­rio ín­ti­mo, se ocu­pa­ron de tra­zar las lí­neas grue­sas de la ca­pi­lla ar­dien­te.

“Cris­ti­na tu­vo, cla­ra­men­te, una par­ti­ci­pa­ción de­ci­si­va des­de el mo­men­to en que pu­do ha­blar por te­lé­fono con Pa­rri­lli. Una par­ti­ci­pa­ción más con­cep­tual, ade­más de al­gu­nas de­ci­sio­nes cla­ves. Aní­bal Fer­nán­dez –je­fe de Ga­bi­ne­te– y Carlos Zan­ni­ni –se­cre­ta­rio de Le­gal y Téc­ni­ca de la Pre­si­den­cia– tam­bién hi- cie­ron apor­tes por te­lé­fono, en­tre otros mi­nis­tros y se­cre­ta­rios”, in­for­mó el ex co­la­bo­ra­dor de Gros­man.

Lo pri­me­ro que de­fi­nie­ron fue el lu­gar del ve­la­to­rio pú­bli­co. Tan­to el vi­ce­pre­si­den­te Ju­lio Co­bos co­mo el ti­tu­lar de Dipu­tados, Eduardo Fell­ner, ha­bían ofre­ci­do el Con­gre­so, pe­ro ese lu­gar fue re­cha­za­do por­que to­dos coin­ci­die­ron en que “la ca­sa de Nés­tor era la Ca­sa Ro­sa­da”.

“Nés­tor mis­mo lo ha­bía de­mos­tra­do. Era un po­lí­ti­co de ges­tión; ya ha­bía si­do ele­gi­do dipu­tado, pe­ro es­ta­ba cla­ro que la ta­rea par­la­men­ta­ria no le in­tere­sa­ba en lo más mí­ni­mo”, ex­pli­ca otro ex fun­cio­na­rio que tam­bién reali­zó apor­tes por te­lé­fono.

Fell­ner era un ami­go: fue uno de los po­cos go­ber­na­do­res que apo­ya­ron a Kirch­ner pa­ra la pri­me­ra vuel­ta en 2003, cuan­do man­da­ba en su pro­vin­cia, Ju­juy, que, ade­más, fue uno de los tres úni­cos distritos en los que el pa­ta­gó­ni­co ga­nó, jun­to con San­ta Cruz y For­mo­sa.

En cam­bio, Co­bos se ha­bía trans­for­ma­do en ma­la pa­la­bra en el kirch­ne­ris­mo lue­go de su vo­to “no po­si­ti­vo” en el Se­na­do, que de­ci­dió la de­rro­ta con­tra el cam­po. La con­sig­na “¡Co­bos trai­dor!” y to­das sus va­rian­tes es­tu­vie­ron en­tre las más co­rea­das por la gen­te que hi­zo has­ta ocho ho­ras de fi­la pa­ra des­pe­dir­se de Kirch­ner.

Una de­ci­sión cla­ve, y po­lé­mi­ca, fue que el ve­la­to­rio se hi­cie­ra a ca­jón ce­rra­do, a di­fe­ren­cia de lo que ha­bía su­ce­di­do con otros lí­de­res po­pu­la­res, co­mo Juan Pe­rón, en 1974, y Raúl Al­fon­sín el año an­te­rior. El fé­re­tro ha­bía lle­ga­do así des­de El Ca­la­fa­te; la pre­si­den­ta po­dría ha­ber or­de­na­do su reaper­tu­ra, pe­ro no lo hi­zo.

En una en­tre­vis­ta con el pro­gra­ma Te­ra­pia de no­ti­cias, de La Na­ción+, Gros­man afir­mó que “fue una de­ci­sión per­so­nal, ín­ti­ma y res­pe­ta­ble de su es­po­sa, de Cris­ti­na, y de su fa­mi­lia”.

La pre­si­den­ta le dio esa or­den a Pa­rri­lli, que se la trans­mi­tió a Gros­man. El di­rec­tor de la pues­ta en es­ce­na que­dó con­ven­ci­do de que se de­bía al gol­pe en la fren­te que Kirch­ner se ha­bía he­cho al ro­zar con la me­si­ta de luz an­tes de des­plo­mar­se al sue­lo. Y se mos­tró ali­via­do: por su per­te­nen­cia ju­día, es­ta­ba de acuer­do con los fu­ne­ra­les a ca­jón ce­rra­do.

Sin em­bar­go, el gol­pe en la fren­te no pa­sa­ba de un ras­pón, una he­ri­da muy su­per­fi­cial, se­gún afir­ma­ron los mé­di­cos y en­fer­me­ros que lo aten­die­ron en El Ca­la­fa­te.

Lo mis­mo ase­gu­ró el fu­ne­bre­ro Wal­ter Yos­ver, quien ofre­ce otra ex­pli­ca­ción pa­ra la de­ci­sión de la pre­si­den­ta:

“El cuer­po se es­ta­ba des­com­po­nien­do muy rá­pi­do. No es­ta­ba en con­di­cio­nes de ser ve­la­do más tiem­po a ca­jón abierto”.

El ter­cer ar­gu­men­to po­si­ble es po­lí­ti­co: la nue­va je­fa del ofi­cia­lis­mo ha­bría pre­fe­ri­do que el úl­ti­mo re­cuer­do po­pu­lar so­bre Kirch­ner no fue­ra el de una per­so­na iner­te, sin vi­da, sino el de un lu­cha­dor –“un gla­dia­dor”, lo ca­li­fi­có Ma­ra­do­na– dis­pues­to a dar to­do, has­ta el úl­ti­mo la­ti­do de su co­ra­zón, en la pe­lea al man­do de los bue­nos.

En ese con­tex­to, pre­ten­día evi­tar que la ima­gen de su ma­ri­do muer­to fue­ra ex­hi­bi­da co­mo un tro­feo por los ma­los, por sus enemi­gos. “Cris­ti­na y el kirch­ne­ris­mo no que­rían la foto de Nés­tor en la ta­pa de Cla­rín del día si­guien­te”, re­su­me Fran­cis­co Mu­ñoz, el periodista de agen­cia OPI San­ta Cruz que los co­no­ce tan­to.

To­do con­ver­gía en ella; na­da dis­traía la aten­ción del pú­bli­co. Tam­bién la es­ce­no­gra­fía, de una sim­ple­za dra­má­ti­ca: ape­nas el fé­re­tro, apo­ya­do so­bre una al­fom­bra cir­cu­lar y cu­bier­to con la ban­de­ra ar­gen­ti­na, el bas­tón de man­do del ex pre­si­den­te, un pa­ñue­lo de las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo y la ca­mi­se­ta de Ra­cing; un ja­rrón de ro­sas co­lo­ra­das por de­lan­te y una cruz por de­trás; cua­tro gra­na­de­ros de guar­dia, y un ta­piz de co­ro­nas re­cos­ta­das so­bre las pa­re­des pe­ro sin ta­par los re­tra­tos de San Mar­tín, el Che Gue­va­ra, Pe­rón, Evi­ta, Jo­sé Mar­tí y Salvador Allen­de, en­tre otros per­so­na­jes de la Pa­tria Gran­de.

Tan­to Gros­man co­mo sus co­la­bo­ra­do­res se­ña­lan que el ve­la­to­rio de Kirch­ner en la Ca­sa Ro­sa­da es­tu­vo den­tro de la lí­nea es­té­ti­ca que des­de los fes­te­jos por el Bi­cen­te­na­rio bus­ca­ba in­ter­pre­tar las ideas de la pre­si­den­ta pa­ra “re­la­tar una épi­ca de­ter­mi­na­da” –una lu­cha–, cu­yo ob­je­ti­vo era trans­mi­tir una éti­ca; es de­cir, una se­rie de con­cep­tos y va­lo­res so­bre lo que es­tá bien y lo que es­tá mal.

“No­so­tros no hi­ci­mos otra co­sa que en­ten­der lo que pa­sa­ba por la ca­be­za de la per­so­na que con­du­cía y nos con­du­cía”, ase­gu­ró Gros­man a La Na­ción+ al ex­pli­car có­mo se ge­ne­ró esa es­té­ti­ca tan iden­ti­fi­ca­do­ra.

Una es­té­ti­ca pa­ra una épi­ca que ex- pre­sa una éti­ca; la fór­mu­la ge­ne­ral que re­su­me el es­ti­lo Gros­man. Jun­to con otros dos ele­men­tos: en ca­da even­to, una idea muy cla­ra so­bre lo que se quie­re con­tar y una pro­duc­ción de pri­mer ni­vel pa­ra un es­pec­tácu­lo de ma­sas.

El ex co­la­bo­ra­dor de Gros­man, que pi­dió per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to, cuen­ta que “no­so­tros no pen­sá­ba­mos in­di­vi­dual­men­te los even­tos. Pri­me­ro, pen­sa­mos una idea ge­ne­ral, que des­pués se iba ba­jan­do y plas­man­do en ca­da ac­to. La ver­dad es que no­so­tros no con­tro­lá­ba­mos to­do; ni re­mo­ta­men­te. A ve­ces sa­lían co­sas que ni si­quie­ra ha­bía­mos pen­sa­do. Mu­chas ve­ces ha­cía­mos lo úni­co que po­día­mos ha­cer, ya sea por­que no te­nía­mos tiem­po o por­que ésos eran los re­cur­sos dis­po­ni­bles. Lo que pa­sa es que, cuan­do las co­sas sa­len bien, se bus­can lue­go ex­pli­ca­cio­nes es­tra­fa­la­rias”.

Se­gún es­ta fuen­te, en la ca­pi­lla ar­dien­te en la Ca­sa Ro­sa­da hu­bo va­rias de­ci­sio­nes ob­vias co­mo, por ejem­plo, la elec­ción del lu­gar, al que lue­go se le atri­bu­yó bue­na par­te del éxi­to por su for­ma cir­cu­lar, que fa­ci­li­tó la ta­rea de las cá­ma­ras de te­le­vi­sión y del fo­tó­gra­fo pre­si­den­cial Víc­tor Bug­ge, quien des­de la ga­le­ría cap­tó imá­ge­nes ce­ni­ta­les muy con­mo­ve­do­ras.

“Hay to­da una fan­ta­sía ahí, pe­ro fue to­do muy na­tu­ral –ex­pli­ca el in­for­man­te–. Si vos en­trás en la Ca­sa Ro­sa­da por Bal­car­ce 50, por la en­tra­da prin­ci­pal, ¿dón­de desem­bo­cás? En ese lu­gar, que tie­ne for­ma cir­cu­lar. El lu­gar ya es­ta­ba y, ade­más, era el Sa­lón de los Pa­trio­tas La­ti­noa­me­ri­ca­nos. No te­nía sen­ti­do bus­car otro. Más aún, si te­nías que pre­ver que lle­ga­ría mu­cha gen­te por­que no­so­tros, cuan­do ha­ce­mos un aná­li­sis de un lu­gar fí­si­co de ese ti­po, com­pa­ra­mos a la gen­te con el agua. Nos pre­gun­ta­mos: ¿qué ha­ría el agua en es­tas cir­cuns­tan­cias? ¿Pa­ra dón­de iría? La con­clu­sión: la gen­te iba a en­trar por Bal­car­ce 50, lle­ga­ría al sa­lón, mi­ra­ría el fé­re­tro mien­tras pe­ga­ba la vuel­ta y sal­dría por el mis­mo lu­gar, aun­que por la otra puer­ti­ta”.

“Lo mis­mo –agre­ga– con las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. El lu­gar y la fun­ción te dan la ubi­ca­ción de las cá­ma­ras. En­tra la gen­te por aque­lla puer­ta, te­nés que po­ner una cá­ma­ra en dia­go­nal pa­ra que la en­fo­que de fren­te. Des­pués te pre­gun­tás quién más es­tá en el lu­gar, quié­nes son los otros ac­to­res prin­ci­pa­les. La pre­si­den­ta y quie­nes la acom­pa­ñan; los to­ma­mos des­de aque­lla es­qui­na, y te­nés que po­ner una cá­ma­ra allí. Así te­ne­mos los pla­nos y los con­tra­pla­nos. Tam­bién de­be­mos te­ner imá­ge­nes de la gen­te ha­cien­do la fi­la; po­ne­mos cá­ma­ras den­tro y fue­ra de la Ca­sa Ro­sa­da. Y ne­ce­si­ta­mos bue­nas fo­tos de to­da la es­ce­na y de Cris­ti­na al la­do del fé­re­tro, ¿qué me­jor que des­de arri­ba, des­de la ga­le­ría? Bug­ge subió y sa­có esas fo­tos. Un fo­tó­gra­fo ex­ce­len­te, de to­da la vi­da en Pre­si­den­cia”.

Bug­ge es­tá por cum­plir cua­ren­ta años co­mo fo­tó­gra­fo pre­si­den­cial. Un ca­so úni­co en el mun­do; un pro­fe­sio­nal muy pres­ti­gio­so, den­tro y fue­ra del país. Re­cuer­da que el día del fu­ne­ral en­tró en el sa­lón jun­to con Cris­ti­na: “Ha­bía ya un gru­po de pa­rien­tes, ami­gos y fun­cio­na­rios, pe­ro na­die ha­bla­ba. El si­len­cio era, co­mo sue­le de­cir­se, en­sor­de­ce­dor.

El úni­co que po­día ha­cer un rui­do era yo, con la cá­ma­ra. Pe­ro tar­dé, has­ta que el in­gre­so de la gen­te tra­jo un mur­mu­llo que me per­mi­tió sa­car la pri­me­ra foto sin mo­les­tar con el rui­do de la cá­ma­ra. Es­tá la pre­si­den­ta con sus dos hi­jos de­lan­te de un re­tra­to de Pe­rón. Ese fue el pri­mer en­vío, a los cua­ren­ta mi­nu­tos del ini­cio del ve­la­to­rio”.

“El se­gun­do en­vío de fo­tos –re­cuer­da– fue a la ho­ra y me­dia. Subí a la ga­le­ría y sa­qué unas quin­ce fo­tos; ele­gí una en­tre ellas, en la que no ha­bía na­da más que la pre­si­den­ta y el ataúd. Te­nía un pro­ble­ma: la bo­ta de un gra­na­de­ro en la al­fom­bra; no que­ría usar Pho­tos­hop pa­ra bo­rrar­la por lo cual re­en­cua­dré y la al­fom­bra no que­dó re­don­da”.

Una de­ci­sión cla­ve, y po­lé­mi­ca, fue que el ve­la­to­rio se hi­cie­ra a ca­jón ce­rra­do

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

IM­PO­NEN­TE. “Ella tu­vo a su car­go el pa­pel es­te­lar, pa­ra­da o sen­ta­da jun­to al fé­re­tro ce­rra­do y lus­tro­so, to­da de ne­gro y con gran­des an­te­ojos tam­bién ne­gros”.

GES­TO. La des­pe­di­da y do­lor de sus fa­mi­lia­res jun­to a su gru­po de fun­cio­na­rios.

IMA­GEN: TEMESJOAQUIN

PÉR­DI­DA. “Más allá del do­lor y las lá­gri­mas, Cris­ti­na Fer­nán­dez su­po con­ver­tir el ve­la­to­rio pú­bli­co en una pues­ta en es­ce­na que con­mo­vió a los ar­gen­ti­nos y al­fom­bró el ca­mino ha­cia su re­elec­ción con una vo­ta­ción ré­cord”.

BUG­GE. Fo­tó­gra­fo pre­si­den­cial, de re­co­no­ci­do pres­ti­gio. “Es­tá la pre­si­den­ta con sus dos hi­jos de­lan­te de un re­tra­to de Pe­rón. Es­te fue el pri­mer en­vío”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.