¿Qué nos ha­ce hu­ma­nos?

Perfil (Domingo) - - LA SEMANA INTERNACIONAL -

So­mos los gran­des co­lo­ni­za­do­res en nues­tro pla­ne­ta des­de ha­ce unos cuan­tos mi­les de años. Nin­gún otro ani­mal ha po­di­do desa­rro­llar unas ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas que lo ha­yan lle­va­do a adap­tar­se y do­mi­nar el te­rreno co­mo no­so­tros.

Eso sí, ha si­do la tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da, y no nues­tras ca­pa­ci­da­des, la que nos ha he­cho adap­tar­nos de tal for­ma. Gra­cias a ella so­mos ca­pa­ces de vi­vir en un gran nú­me­ro de es­pa­cios pa­ra los que nues­tro or­ga­nis­mo no es­tá pre­pa­ra­do. Ade­más hay que alu­dir a la en­ce­fa­li­za­ción, que ha po­si­bi­li­ta­do el desa­rro­llo de de­ter­mi­na­das ca­pa­ci­da­des que nos per­mi­ten ac­tuar con un al­to gra­do de pla­ni­fi­ca­ción.

La unión de es­tos fac­to­res, tec­no­lo­gía, pla­ni­fi­ca­ción y ca­pa­ci­dad de ade­lan­tar­nos a los acon­te­ci­mien­tos, es lo que nos ha con­ver­ti­do en los gran­des po­bla­do­res del pla­ne­ta. Pe­ro ¿qué nos ha lle­va­do a ser co­mo so­mos, es de­cir, hu­ma­nos? Las ca­rac­te­rís­ti­cas que nos han he­cho hu­ma­nos son el he­cho de te­ner un es­que­le­to que nos per­mi­te ca­mi­nar er­gui­dos, la ex­pan­sión ce­re­bral y la ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca. Cam­bios que han ex­pe­ri­men­ta­do otras es­pe­cies, pe­ro que en nues­tro ca­so el gran­dí­si­mo desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del que go­za­mos es con­se­cuen­cia del len­gua­je ar­ti­cu­la­do. Es ver­dad que otros ani­ma­les son ca­pa­ces de emi­tir so­ni­dos, pe­ro no de­jan de ser me­ras re­pe­ti­cio­nes sin sen­ti­do. Los hu­ma­nos so­mos los úni­cos que go­za­mos de un len­gua­je ar­ti­cu­la­do y eso, in­du­da­ble­men­te, ha re­per­cu­ti­do fa­vo­ra­ble­men­te pa­ra el desa­rro­llo de otras fa­ce­tas, co­mo son la acu­mu­la­ción de in­for­ma­ción y el desa­rro­llo de re­la­cio­nes so­cia­les, cau­sas fun­da­men­ta­les de nues­tro avan­ce. Ca­mi­nar er­gui­dos y con la úni­ca ayu­da de nues­tras pier­nas lle­vó con­si­go la adap­ta­ción de otras zonas del cuer­po.

El pro­ce­so evo­lu­ti­vo de la co­lum­na, el en­de­re­za­mien­to que su­frió, se apre­cia en fó­si­les co­mo los Aus­tra­lo­pit­he­cus. En los Ho­mo sa­piens –así co­mo en los an­te­rio­res in­te­gran­tes del gé­ne­ro Ho­mo–, des­pués del pro­ce­so evo­lu­ti­vo la co­lum­na ya pre­sen­ta la on­du­la­ción en for­ma de S que la ca­rac­te­ri­za. El he­cho de ca­mi­nar er­gui­dos hi­zo que las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res se li­be­ra­sen y pu­die­ran rea­li­zar otras fun­cio­nes. Otra con­se­cuen­cia de ir er­gui­dos es un cam­po de vi­sión mu­cho más am­plio y al­to, con la po­si­bi­li­dad de otear el ho­ri­zon­te con ma­yor efec­ti­vi­dad, ad­vir­tien­do los pe­li­gros mu­cho an­tes que los cua­drúpe­dos. Ir er­gui­dos tam­bién tra­jo con­si­go al­gún in­con­ve­nien­te in­di­rec­to. La pel­vis, a di­fe­ren­cia de la de los gran­des si­mios, es an­cha y cor­ta. Por las mo­di­fi­ca­cio­nes de la pel­vis y las ne­ce­si­da­des me­cá­ni­cas pa­ra des­pla­zar­nos, el glú­teo ma­yor se con­vir­tió en uno de los múscu­los más gran­des de nues­tro cuer­po, y ad­qui­rió una fun­ción fun­da­men­tal pa­ra la es­ta­bi­li­za­ción. El in­con­ve­nien­te fue que la pel­vis se es­tre­chó en su par­te in­fe­rior –el ca­nal pél­vi­co–, lo que di­fi­cul­tó la sa­li­da de los re­cién na­ci­dos y el par­to se hi­zo pe­li­gro­so a cau­sa de la tor­sión del neo­na­to. ¿La so­lu­ción? Los be­bés na­cen mu­cho me­nos for­ma­dos que los de otras es­pe­cies. La in­fan­cia y el pe­río­do de apren­di­za­je se­rán de más du­ra­ción en com­pa­ra­ción con el res­to de los ani­ma­les.

De la mis­ma for­ma, se crea­rá un víncu­lo de de­pen­den­cia de la ma­dre con los hi­jos mu­cho ma­yor. De ahí el com­ple­jo for­ta­le­ci­mien­to de la fa­mi­lia y el sur­gi­mien­to de víncu­los en­tre los miem­bros del gru­po. Al ca­mi­nar er­gui­dos hay aho­rro ener­gé­ti­co. Con res­pec­to a los cua­drúpe­dos, los bípe­dos ven dis­mi­nui­da la su­per­fi­cie cor­po­ral ex­pues­ta a la ac­ción de los ra­yos del sol, pro­te­gién­do­se de es­ta for­ma de un so­bre­ca­len­ta­mien­to. Así se ex­pli­ca­ría la pér­di­da de pe­lo de la ma­yor par­te de nues­tro cuer­po, ex­cep­to de la ca­be­za. Ade­más ha­bría que aña­dir la exis­ten­cia de un sis­te­ma de glán­du­las su­do­rí­pa­ras que au­to­rre­gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra de nues­tro cuer­po me­dian­te la su­do­ra­ción.

En las ma­nos apre­cia­mos otro de esos im­por­tan­tes cam­bios evo­lu­ti­vos que nos ha mar­ca­do so­bre­ma­ne­ra. Así co­mo en los pies he­mos per­di­do la op­ción de opo­ner el de­do gor­do –és­te se ali­neó con los de­más, lo que fa­vo­re­ció el desa­rro­llo de los ar­cos plan­ta­res que nos ha­rán más efi­ca­ces en la lo­co­mo­ción bí­pe­da–, nues­tras ma­nos se con­vir­tie­ron en una pin­za de pre­ci­sión que nos per­mi­tió un gran desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co me­dian­te el ma­ne­jo de di­fe­ren­tes ob­je­tos con ellas. Las ma­nos per­die­ron ca­pa­ci­dad pren­sil en fa­vor de la pin­za que nos per­mi­te opo­ner el pul­gar. De la mis­ma for­ma, las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res han per­di­do lon­gi­tud. El crá­neo y el ce­re­bro han va­ria­do os­ten­si­ble­men­te has­ta al­can­zar el pun­to de evo­lu­ción ac­tual. Evi­den­te­men­te, la ca­pa­ci­dad cra­nea­na es im­por­tan­te, pe­ro ha­bría que ha­cer una sal­ve­dad: Ho­mo nean­dert­ha­len­sis tie­ne una ca­pa­ci­dad si­mi­lar, in­clu­so ma­yor que los hu­ma­nos mo­der­nos. En es­te ca­so lo im­por­tan­te no es el ta­ma­ño del ce­re­bro sino su com­ple­ji­dad, las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les, lo que per­mi­tió a los hu­ma­nos desa­rro­llar unas ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas que hi­cie­ron po­si­ble nues­tro avan­ce tec­no­ló­gi­co. Otro asun­to muy de­ba­ti­do a lo lar­go de los años es dón­de se en­cuen­tra la ba­rre­ra de lo hu­mano.

¿En qué mo­men­to de la evo­lu­ción con­si­de­ra­mos que un ejem­plar es hu­mano o no lo es? Hoy por hoy, la ba­rre­ra es­tá mar­ca­da por el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Con­si­de­ra­mos a Ho­mo ha­bi­lis el pri­me­ro ca­paz de desa­rro­llar tos­cos ins­tru­men­tos que le per­mi­tie­ron gol­pear y ob­te­ner al­gún ti­po de pro­ve­cho. Aun así, se tra­ta de una ba­rre­ra me­ra­men­te “hu­ma­na”, ar­ti­fi­cial y for­za­da, que uti­li­za­mos pa­ra pe­rio­di­zar la Prehis­to­ria y la evo­lu­ción de nues­tra es­pe­cie. De to­das for­mas, ¿a qué le de­be­mos que nues­tro ce­re­bro cre­cie­ra y ga­na­se en com­ple­ji­dad? Sin du­da la ali­men­ta­ción fue una de las gran­des cul­pa­bles. La in­tro­duc­ción de una die­ta car­ní­vo­ra pro­vo­có cam­bios im­por­tan­tes en el or­ga­nis­mo.

So­mos los úni­cos que go­za­mos de un len­gua­je ar­ti­cu­la­do, y eso ha re­per­cu­ti­do fa­vo­ra­ble­men­te

*Au­tor de El Ate­neo. (Fragmento).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.