La fa­bu­lo­sa his­to­ria de las ver­du­ras

Perfil (Domingo) - - LITERATURA - GUI­LLER­MO PIRO

El in­te­rés por las bio­gra­fías por lo ge­ne­ral es­tá li­ga­do a la fa­ma y al apre­cio o no que se tie­ne por la per­so­na en cues­tión: que­re­mos co­no­cer de­ta­lles per­so­na­les y anéc­do­tas, pe­ro so­bre to­do que­re­mos asis­tir a la for­ma­ción de cier­tos per­so­na­jes, no im­por­ta si son hom­bres, mu­je­res, pe­rros, ca­ba­llos u hor­ta­li­zas. La fa­bu­lo­sa his­to­ria de las ver­du­ras ( La fa­bu­leu­se his­to­ire des lé­gu­mes), apa­re­ci­do ori­gi­nal­men­te en fran­cés en 2008, fue es­cri­to por la bió­gra­fa Evely­ne Bloch-Dano –que por lo ge­ne­ral se ocu­pa de per­so­nas im­por­tan­tes, en par­ti­cu­lar mu­je­res: Jean­ne Proust (la ma­má de Mar­cel), Flo­ra Tris­tán, Romy Sch­nei­der, Geor­ge Sand, Ale­xan­dri­ne Zo­la (la es­po­sa de Emi­le), etc.– y cuen­ta có­mo hi­ci­mos del re­po­llo, el to­ma­te y la za­naho­ria lo que son hoy. O, co­mo es­cri­be Mi­chel On­fray en el pró­lo­go, mues­tra “que las ver­du­ras po­seen un au­ra sim­bó­li­ca que va más allá del me­ro va­lor ca­ló­ri­co y co­mer­cial”.

En su li­bro, que to­da­vía no fue tra­du­ci­do al es­pa­ñol, Bloch-Dano ana­li­za diez ver­du­ras, re­cons­tru­ye sus historias y las en­ri­que­ce con anéc­do­tas, poe­sías, ci­tas y re­ce­tas. Ade­más re­fle­xio­na so­bre la re­la­ción en­tre cul­tu­ra y na­tu­ra­le­za, so­bre en qué me­di­da la pri­me­ra in­fluen­ció a la se­gun­da: “El hom­bre –di­ce la au­to­ra– es el úni­co ser vi­vien­te que no su­fre me­cá­ni­ca­men­te sus víncu­los con el am­bien­te que lo ro­dea, sino que eli­ge su pro­pia ali­men­ta­ción en ba­se a cri­te­rios no fi­sio­ló­gi­cos, sino sim­bó­li­cos”.

Al­guien di­jo al­gu­na vez que el ver­da­de­ro vir­tuo­sis­mo na­rra­ti­vo que­da­ba ma­ni­fies­to a la ho­ra de te­ner que des­cri­bir un cua­dro: Hu­bert Da­misch lle­va ha­cién­do­lo ma­gis­tral­men­te des­de ha­ce años, y Evely­ne Bloch-Dano se mues­tra co­mo una com­pe­ti­do­ra a su ni­vel. Ca­da ca­pí­tu­lo es­tá pre­ce­di­do por la des­crip­ción de una na­tu­ra­le­za muer­ta, lo que evi­den­cia el mo­do en que fue­ron re­pre­sen­ta­das las ver­du­ras a lo lar­go de la his­to­ria, en un pues­to sub­al­terno res­pec­to de las fru­tas, las flo­res y los ár­bo­les.

Uno de los ca­pí­tu­los es­tá de­di­ca­do al to­pi­nam­bur, una hor­ta­li­za de la mis­ma fa­mi­lia del gi­ra­sol que no tu­vo una vi­da fá­cil, men­cio­na­da por pri­me­ra vez por Sa­muel Cham­plain, el ex­plo­ra­dor fran­cés que lle­gó al Ca­na­dá ac­tual en 1603, don­de fun­dó la ciu­dad de Qué­bec, y que com­pa­ró su sa­bor con el del al­cau­cil. Marc Les­car­bot, un abo­ga­do que ha­bía vi­vi­do al­gu­nos me­ses en las co­lo­nias ca­na­dien­ses, la lle­vó a Eu­ro­pa. Los in­dios la lla­ma­ban chi­que­bi, pe­ro en Eu­ro­pa co­men­zó a co­no­cer­se con va­rios nom­bres: “nue­ces de tie­rra”, “tar­tu­fos”, “pa­pas” y “al­cau­ci­les del Ca­na­dá”. Al pa­re­cer es­tá em­pe­zan­do a cul­ti­var­se en la Ar­gen­ti­na.

Bloch-Dano in­sis­te en que cuan­do se co­me ver­du­ra, lo que se co­me en reali­dad es la his­to­ria del mun­do; en una so­la hor­ta­li­za se en­cuen­tran la gran his­to­ria y la pe­que­ña, com­pues­ta por los re­cuer­dos de ca­da uno de no­so­tros: las con­quis­tas, el co­mer­cio en­tre los im­pe­rios, la eco­no­mía, la di­plo­ma­cia y la po­lí­ti­ca se mez­clan con la his­to­ria de ma­dres, pa­dres, her­ma­nos y co­ci­nas lle­nas de olo­res y sa­bo­res. Ha­blar de ver­du­ras sig­ni­fi­ca en­ton­ces sa­lir en bus­ca de un te­rri­to­rio, de una cul­tu­ra, sig­ni­fi­ca en­con­trar las hue­llas exis­ten­tes en la eti­mo­lo­gía de una pa­la­bra, asis­tir al via­je de un pro­duc­to de una re­gión a otra, de un país a otro, de una es­fe­ra sim­bó­li­ca a otra –¿por qué las za­naho­rias ha­cen bien a la vis­ta y los ni­ños na­cen de los re­po­llos?–, pa­san­do de un huer­to a una poe­sía, de un cua­dro a una de esas se­ño­ras con voz es­tri­den­te que em­pu­ja­ban un ca­rro por las ca­lles ofre­cien­do sus ver­du­ras re­cién cul­ti­va­das. Sig­ni­fi­ca via­jar en el es­pa­cio y en el tiem­po, de la es­fe­ra co­lec­ti­va a la más ín­ti­ma. Sig­ni­fi­ca pres­tar aten­ción a esas ho­jas de ra­ba­ni­tos que ti­ra­mos a la ba­su­ra sin pen­sar que ocul­tan ver­da­de­ros te­so­ros.

FOTO: MAU­RI­CE ROUGEMONT

EVELY­NE BLOCH-DANO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.