Re­pen­sar el es­ta­tu­to de los ob­je­tos in­ani­ma­dos

Perfil (Domingo) - - ARTE - DA­NIEL MOLINA

Es pu­ra mar­ca sin es­pe­sor, que per­mi­te ver el otro la­do de la tra­ma A la ma­ne­ra de un aleph re­con­fi­gu­ra­do, la más re­cien­te mues­tra de Mar­co­li­na Di­pie­rro (Bue­nos Ai­res, 1978) en la ga­le­ría Mi­ran­da Bosch bus­ca con­den­sar di­ver­sos uni­ver­sos en su pun­to crí­ti­co.

to­do ar­tis­ta tra­ta de so­bre­pa­sar sus pro­pios lí­mi­tes. Al­gu­nos po­cos lo lo­gran (ge­ne­ral­men­te, los que no te­men plan­tar­se an­te el pre­ci­pi­cio). Mues­tra tras mues­tra, Mar­co­li­na Di­pie­rro lo­gró sa­lir in­dem­ne de las apues­tas que se pro­pu­so: siem­pre un pa­so más cer­ca del va­cío. En ella pa­re­ce ser na­tu­ral in­ven­tar una nue­va di­men­sión del es­pa­cio en el que los ob­je­tos, las vi­das y las ac­cio­nes fun­cio­nan se­gún le­yes que des­co­no­ce­mos. Es­ta vez, en su mues­tra Fun­cio­na

lis­mo inú­til, con cu­ra­du­ría y tex­to de Lau­ra Isola y Fe­de­ri­co Cu­rut­chet, Di­pie­rro sa­le del plano y del es­pa­cio (co­mo hi­zo en sus an­te­rio­res mues­tras, en es­pe­cial en Pla­no­graf y En án

gu­lo) y se lan­za en bus­ca del sen­ti­do. Fun­cio­na­lis­mo inú­til no só­lo fun­cio­na co­mo tí­tu­lo de es­ta mues­tra sino que tam­bién se pre­sen­ta co­mo un man­tra (más que un es­lo­gan, ya que su va­lor es­tá más en la re­pe­ti­ción y en la ri­ma cul­tu­ral que en el sen­ti­do pleno del sin­tag­ma, de ma­ne­ra pa­re­ci­da a los poe­mas del fu­tu­ris­mo ru­so). Es un man­tra que re­sue­na en nues­tro tím­pano, mar­ti­llan­do el ce­re­bro: fun­cio­na­lis­mo inú­til, inú­til, útil, til, til, fun­cio­na­lis­mo, na­lis­mo, lis­mo... mo. Til mo... Es­te sal­to de Di­pie­rro pa­re­ce ser un des­can­so (pa­ra to­mar en­vión) más que un avan­ce. Así co­mo en Pla­no­graf tra­ta­ba de cons­truir una len­gua que no fue­ra uni­ver­sal (esa len­gua pro­pues­ta era una in­vi­ta­ción a que ca­da uno cons­tru­ye­ra su pro­pio idio­ma) en Fun­cio­na

lis­mo inú­til lo que se pro­po­ne es sa­lir de la len­gua: es de­cir, de­jar de ha­blar un len­gua­je com­par­ti­do. Pe­ro, le­jos de lo irra­cio­nal (na­da más ra­cio­nal que la obra de Di­pie­rro), fun­cio­na­lis­mo inú­til pre­ten­de ir más allá de la idea que fun­da la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño fun­cio­na­lis­ta: “El or­na­men­to es de­li­to”.

Di­pie­rro pro­po­ne ver en la de­gra­da­ción de los ob­je­tos (en su in­vi­si­bi­li­dad, en su bús­que­da del óxi­do y de lo que se co­rrom­pe) un si­len­cio. Pe­ro es un si­len­cio atro­na­dor: nos di­ce al­go, pe­ro que no lo po­de­mos en­ten­der. No es or­na­men­to, pe­ro lo que le su­ce­de a la ma­te­ria “la or­na­men­ta”. Ca­da obra de Di­pie­rro es un uni­ver­so con­den­sa­do en su pun­to crí­ti­co. Ca­da obra es un mun­do en sí mis­ma y to­das en con­jun­to son un uni­ver­so.

Fun­cio­na­lis­mo inú­til apa­re­ce co­mo una es­pe­cie de aleph de bol­si­llo (co­mo si el aleph de la ca­lle Ga­ray no fue­ra ya un aleph mí­ni­mo, ín­ti­mo).

Es­tá el uni­ver­so ves­ti­do de blan­co, sin or­na­men­to (apa­ren­te). Es pu­ra mar­ca sin es­pe­sor, que per­mi­te ver el otro la­do de la tra­ma y ver, tam­bién, que no hay tra­ma. En es­ta mues­tra (co­mo a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra) la obra de Di­pie­rro nos en­ce­gue­ce con su abru­ma­do­ra sen­ci­llez. En Pla­no­graf y En án­gu­lo, Di­pie­rro in­ten­ta­ba un len­gua­je fue­ra del sen­ti­do. Aho­ra, ha­ce lo con­tra­rio: tie­ne un sen­ti­do que no en­ca­ja en nin­gu­na len­gua. Di­pie­rro po­ne en cues­tión el es­ta­tu­to de los ob­je­tos. Ya no se tra­ta de pro­po­ner que el len­gua­je dé cuen­ta del mun­do sino que la pro­pia per­cep­ción de ese mun­do cues­tio­ne to­da sis­te­ma­ti­za­ción po­si­ble en un len­gua­je. En la mues­tra En án­gu­lo nos en­fren­tá­ba­mos con ilu­sio­nes óp­ti­cas y esas ilu­sio­nes eran cau­sa­das por ob­je­tos con­cre­tos: exis­tían. Era una in­vi­ta­ción más pa­re­ci­da a una ecua­ción ma­te­má­ti­ca que a la am­bi­güe­dad de una me­tá­fo­ra. Aho­ra, Di­pie­rro da un pa­so más (¿o nos mues­tra el mis­mo es­ce­na­rio des­de otro lu­gar?) y po­ne en es­ce­na el des­po­ja­mien­to del des­po­ja­mien­to. A la idea de Adolph Loos, el ar­qui­tec­to aus­tría­co que pen­só el ar­te pa­ra em­pe­zar el si­glo XX pro­po­nien­do que or­na­men­to es un cri­men, Di­pie­rro res­pon­de con uno nue­vo: aca­bar con

el va­cío que que­da al sa­car el or­na­men­to. Pe­ro lo ha­ce va­cian­do, de­gra­dan­do, res­tan­do su­mas.

Fun­cio­na­lis­mo inú­til es una mues­tra (pa­ra de­cir­lo en tér­mi­nos freu­dia­nos) per­ver­sa: tie­ne que ver con el de­seo que bus­ca no re­pro­du­cir­se.

FO­TOS: MI­RAN­DA BOSCH

UNI­VER­SO. A par­tir de un ejer­ci­cio sos­te­ni­do de de­gra­da­ción en­tre el óxi­do y la in­vi­si­bi­li­dad, se con­si­gue atis­bar el si­len­cio co­mo ma­te­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.