‘Rum­bo al Mar Blan­co’

Perfil (Domingo) - - NOTA DE TAPA -

Los dos uni­ver­si­ta­rios con­tem­pla­ban la vie­ja ciu­dad in­gle­sa des­de lo al­to de Castle Hill. Subidos al mon­tícu­lo de hier­ba que hay fren­te a la pri­sión, has­ta los te­ja­dos más al­tos de Cam­brid­ge que­da­ban a sus pies; las ca­lles pre­sen­ta­ban un as­pec­to im­po­lu­to y de­sér­ti­co a la luz ves­per­ti­na del in­vierno mien­tras una ne­bli­na so­lar se de­rra­ma­ba en cas­ca­das has­ta la le­ja­nía en­tre mu­ros, to­rres y te­rra­zas. Des­de la es­ta­ción, que nun­ca re­po­sa­ba, un vien­to bron­co les lle­va­ba el fra­gor de las lo­co­mo­to­ras cuan­do és­tas arran­ca­ban pa­ra cam­biar de vía los som­no­lien­tos va­go­nes; de cuan­do en cuan­do, sin em­bar­go, ce­sa­ba el es­tré­pi­to fe­rro­via­rio dan­do pa­so a las vo­ces de los re­me­ros en el río o al ca­ño­na­zo del trá­fi­co, que subía de vo­lu­men con la mis­ma pres­te­za con que los otros rui­dos se apa­ga­ban. A oí­dos de los her­ma­nos lle­ga­ban los gri­tos de áni­mo de un par­ti­do de fút­bol o el sú­bi­to bu­lli­cio de las zan­fo­ñas en la ex­pla­na­da de la fe­ria: pe­ro es­tos cú­mu­los de so­ni­dos, ca­da uno un ho­la y un adiós pro­ce­den­te de su pro­pia ob­je­ti­vi­dad, se des­va­ne­cían ca­si al to­mar cuer­po, co­mo el gru­ñi­do de los avio­nes que ve­loz­men­te se di­si­pa has­ta con­ver­tir­se en un sus­pi­ro den­tro del ven­da­val.

De pie jun­to al pos­te que se­ña­la­ba el lu­gar del úl­ti­mo ahor­ca­mien­to en el mon­tícu­lo, con el pe­lo cla­rí­si­mo al ai­re, te­nían los ojos bri­llan­tes por el sol y el vien­to aun­que la de­ses­pe­ra­ción les pi­sa­ra los ta­lo­nes, y co­mo dos náu­fra­gos en una bal­sa se los pro­te­gían con­tra al­gu­na es­pe­ran­za que se es­fu­ma­ba an­te un mun­do plano, mien­tras a su al­re­de­dor rom­pía el olea­je y los ro­cia­ba no de mar, sino de pol­vo y pa­ja. Pa­ra Sigb­jørn, el más jo­ven, el so­llo­zo del vien­to en torno a la pri­sión so­na­ba igual que el vien­to en las jar­cias de un bar­co; le pa­re­cía es­cu­char en el ai­re los hi­los te­le­grá­fi­cos re­pi­tien­do el la­men­to fú­ne­bre de la an­te­na de ra­dio en la Bahía de Ben­ga­la, y el gol­pe­teo de al­gún pos­ti­go flo­jo bien ha­bría po­di­do ser el cru­ji­do de las tra­cas de un bar­co que se bam­bo­lea­ra en una fuer­te ma­re­ja­da; pe­ro, si bien vol­vía a sen­tir esa par­ti­cu­lar an­gus­tia del mar, él, que ha­bía si­do ma­ri­ne­ro, de­tec­ta­ba tam­bién den­tro de sí, por pri­me­ra vez en va­rias se­ma­nas aho­ra que Tor ha­bía vuel­to de una bre­ve es­tan­cia en Londres, el cis­ma que los se­pa­ra­ba y, con cier­to nar­ci­sis­mo, el ir y ve­nir de la ma­rea de los muy di­ver­sos sen­ti­mien­tos del otro.

Y es que en­tre es­tos dos her­ma­nos ha­bía una mar­ca­da dis­pa­ri­dad al­quí­mi­ca. De he­cho, des­de el ac­ci­den­te que ha­bían su­fri­do du­ran­te su in­fan­cia en No­rue­ga nun­ca se ha­bían sen­ti­do tan pró­xi­mos en es­pí­ri­tu co­mo aho­ra. Ha­cía só­lo seis se­ma­nas que el Thors­tein, uno de los bar­cos de su pa­dre, se ha­bía hun­di­do fren­te a las cos­tas de Mon­tse­rrat con gran pér­di­da de vi­das hu­ma­nas. Des­de aquel mo­men­to, du­ran­te el trans­cur­so de la in­ves­ti­ga­ción y el con­si­guien­te opro­bio pú­bli­co, ha­bían si­do inseparables pe­se a sus di­fe­ren­cias pre­vias. Ex­traí­do de (Mal­pa­so, 2017).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.