La rein­ven­ción per­ma­nen­te

Perfil (Domingo) - - NOTA DE TAPA - MI­GUEL ES­PE­JO*

Des­pués de la pu­bli­ca­ción de Ba­jo el vol­cán, Mal­colm Lowry se hun­día en ese mar de con­tra­dic­cio­nes en el que na­ve­gó du­ran­te to­da su vi­da. Pe­ro ¿no es aca­so el des­tino de nues­tra es­pe­cie ha­bi­tar de es­te mo­do, des­tru­yen­do la tie­rra pa­ra vi­vir, agre­dien­do a los se­res que de­ci­mos amar, te­nien­do hi­jos pa­ra en­tre­gar­los a la muer­te? Mal­colm Lowry fue uno de los más gran­des es­cri­to­res del si­glo XX y lo lo­gró ex­tra­yen­do con­se­cuen­cias li­te­ra­rias, uni­ver­sa­les, ar­que­tí­pi­cas de he­chos per­so­na­les. Ba­jo el vol­cán es la prue­ba de lo que ver­da­de­ra­men­te es una obra maes­tra. Su al­coho­lis­mo se trans­mu­tó en la ebrie­dad de la hu­ma­ni­dad, que po­de­mos com­pro­bar a ca­da pa­so que da­mos. Su de­ses­pe­ra­ción per­so­nal fue al mis­mo tiem­po la ex­pre­sión de una épo­ca, que es la nues­tra, in­ca­paz de ima­gi­nar un sen­ti­do. Mu­cho an­tes de que pu­dié­ra­mos sa­ber to­das las pe­ri­pe­cias su­fri­das por los ma­nus­cri­tos de Lowry, le ha­bía da­do a leer a Con­rad Ai­ken, en 1937, el ma­nus­cri­to de In Ba­llast to the Whi­te Sea, que hoy se pu­bli­ca. Es­te le es­cri­bió a Henry Mu­rray: “El ti­po tie­ne ge­nio, con su bri­llan­te y con­ti­nuo au­to­aná­li­sis, ego­cén­tri­co y de una fuen­te tan pró­di­ga, tan inago­ta­ble de amor pro­yec­ta­do ha­cia sí mis­mo que ja­más lo­gré ver. Ma­ra­vi­llo­sa. Me re­ba­sa, no se di­ri­ge ha­cia nin­gún pun­to pe­ro es un de­lei­te su­mer­gir­se en la pu­ra ri­que­za tác­til y la be­lla tex­tu­ra de la pro­sa”. Las dos bio­gra­fías so­bre Lowry, am­bas pu­bli­ca­das por el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, una es­cri­ta por Dou­glas Day y la otra por G. Bow­ker, con una di­fe­ren­cia de 25 años, se en­fren­tan a al­go irre­so­lu­ble: ¿por qué ta­les he­chos pro­du­cen en al­gu­nos se­res obras de ar­te y en otros no pro­vo­can na­da? La ten­sión en­tre las mu­sas y la ra­zón ana­lí­ti­ca con­ti­núa has­ta el día de hoy. Am­bas bio­gra­fías se de­tie­nen es­pe­cial­men­te en el cor­to pe­río­do que Lowry vi­vió con su pri­me­ra es­po­sa, Jan Ga­brial, a quien le de­be­mos ha­ber sal­va­do el pri­mer ma­nus­cri­to de es­ta no­ve­la. El se­gun­do se que­mó en el in­cen­dio de su ca­ba­ña en Bri­tish Co­lum­bia, don­de ca­si pe­re­ce Ba­jo el vol­cán. Pe­ro Lowry le de­be tam­bién a Jan Ga­brial una inin­te­rrum­pi­da se­rie de en­ga­ños, con el pre­tex­to de su im­po­ten­cia al­cohó­li­ca, en­tre los cua­les se cuen­ta tam­bién Con­rad Ai­ken. En Lowry se apli­ca per­fec­ta­men­te la bou­ta­de de Mau­ri­ce Blan­chot so­bre Ma­llar­mé: es­cri­bió mu­cho más des­pués de muer­to que en vi­da. En efec­to, la ma­yor par­te de su obra es pós­tu­ma. La di­fí­cil tra­duc­ción de es­ta úl­ti­ma no­ve­la nos vuel­ve a su­mer­gir en la com­ple­ji­dad con que Lowry rea­li­za­ba su es­cri­tu­ra. Me atre­ve­ría a de­cir que, ade­más del ob­vio pa­ren­tes­co con los re­cur­sos de Joy­ce en el Ulises, hay en Lowry una es­pe­cie de es­cri­tu­ra cu­bis­ta, don­de los per­so­na­jes son mi­ra­dos des­de un ca­lei­dos­co­pio. Rum­bo al Mar Blan­co pre­fi­gu­ra en más de un as­pec­to a Ba­jo el vol­cán. Su­pon­go que, cons­cien­te de al­gu­nas in­su­fi­cien­cias es­truc­tu­ra­les, en su mo­men­to no lle­gó a ofre­cer­la a nin­gún edi­tor. Leer­la ochen­ta años des­pués de que ha­ya si­do es­cri­ta es un de­lei­te y la ple­na afir­ma­ción de un cor­pus que no ha ce­sa­do de rein­ven­tar­se. *Es­cri­tor y en­sa­yis­ta.

ANALITICA. Ta­pa del en­sa­yo –de cul­to, in­ha­lla­ble– que Mi­guel Es­pe­jo pu­bli­có en Mé­xi­co so­bre Lowry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.