His­to­ria de un le­van­ta­mien­to

Perfil (Domingo) - - LIBROS - HO­RA­CIO BERNADES

En tres días del año 1944, bri­ga­das ale­ma­nas en­via­das a la ca­pi­tal de Po­lo­nia aca­ban con la vi­da de cua­ren­ta mil ci­vi­les. Se­ten­ta años más tar­de, en el li­ving de un dé­ci­mo pi­so so­bre la ave­ni­da San­ta Fe, un hom­bre que vi­vía a cua­dras de allí se ex­cu­sa por no re­cor­dar na­da. “Es lo que lla­man ol­vi­do be­nigno”, ar­gu­men­ta.

El re­co­rri­do de Ana Wajszc­zuk (Quil­mes, 1978) en Chi­cos de Var­so­via es el con­tra­rio al ol­vi­do be­nigno. Un día, ya adul­ta, Ana se en­te­ra de que los tres pri­mos de su abue­lo, por en­ton­ces vein­tea­ñe­ros, par­ti­ci­pa­ron de la ma­yor in­su­rrec­ción con­tra los na­zis pro­du­ci­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra: el Le­van­ta­mien­to de Va r sov ia , que tu­vo lu­gar el 1º de agos­to de 1944 (no con­fun­dir con el Le­van­ta­mien­to del Gue­to de Var­so - via, acon­te­ci­do un año an­tes). Nin­guno de sus pa­rien­tes so­bre­vi­vió: en los en­fren­ta­mien­tos, y en la ma­sa­cre pos­te­rior, mu­rie­ron 200 mil po­la­cos, con­tan­do po­bla­ción ci­vil e in­te­gran­tes del ejér­ci­to irre­gu­lar. En­tre ellos, aque­llos cua­ren­ta mil que la me­mo­ria de Ju­rek La­goc­ki no so­por­ta re­cor­dar.

Cuan­do se en­te­ra de to­do aque­llo, Ana Wajszc­zuk se pro­po­ne vi­si­tar Po­lo­nia pa­ra ras­trear allí las hue­llas del he­cho, y lo ha­ce con su pa­dre, na­ci­do en la pa­tria de Cho­pin. Chi­cos de Var­so­via na­rra to­do eso: la his­to­ria del le­van­ta­mien­to, la de los pa­rien­tes le­ja­nos de la au­to­ra, la del via­je de és­ta a la tie­rra de sus ma­yo­res, jun­to a su pa­dre, y la de los úl­ti­mos so­bre­vi­vien­tes por­te­ños de aque­llos he­chos. En lu­gar de ol­vi­do be­nigno, me­mo­ria ga­na­da, re­cu­pe­ra­da.

Trein­ta mil fue­ron los in­sur­gen­tes en ar­mas en aque­llos pri­me­ros días de agos­to de 1944. En ar­mas, en ver­dad só­lo tres mil. El res­to, “a pe­lo”, por­que los fon­dos no per­mi­tie­ron un ma­yor per­tre­cha­mien­to. Esos trein­ta mil com­ba­tien­tes irre­gu­la­res, co­man­da­dos por mi­li­ta­res de ran­go y apo­ya­dos por la po­bla­ción ci­vil, die­ron pe­lea a los sol­da­dos del ejér­ci­to más des­pia­da­do del si­glo XX en Oc­ci­den­te, a sus tan­ques y me­tra­llas, du­ran­te dos me­ses. Has­ta que Hein­rich Himm­ler, se­gun­do de Hitler, dio or­den de que la ciu­dad en­te­ra (ca­sas, ca­lles, edi­fi­cios) fue­ra ni­ve­la­da al ras. O sea: arra­sa­da. Pa­ra aho­rrar mu­ni­ción, el te­nien­te ge­ne­ral de po­li­cía Heinz Rei­ne­farth, je­fe del ope­ra­ti­vo, en­con­tró una so­lu­ción: ma­tar a los ni­ños pe­gán­do­les con las cu­la­tas de los fu­si­les. Al­gu­nos de sus hom­bres, más de­rro­cho­nes, prac­ti­ca­ban ti­ro con los ni­ños po­la­cos que huían, co­mo Amon Goeth en La lis­ta de Schind­ler.

Edi­to­ra y periodista, con dos li­bros de poe­sía pu­bli­ca­dos y unos años a car­go de la pren­sa de la edi­to­rial Pla­ne­ta, en Chi­cos de Var­so­via Ana Wajszc­zuk lo­gra con­te­ner to­do po­si­ble aso­mo de odio o de sen­ti­men­ta­lis­mo, pa­ra en su lu­gar re­cons­truir en de­ta­lle aquel cru­cial ac­to de he­roís­mo ci­vil, co­nec­tar­se con él des­de su lu­gar de des­cen­dien­te de po­la­cos y vol­ver a tra­zar las hue­llas en el mar que, fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra, tra­jo has­ta aquí a 150 so­bre­vi­vien­tes de aquel glo­rio­so le­van­ta­mien­to. De esos 150, al día de edi­tar­se el li­bro so­bre­vi­vía una so­la per­so­na, la se­ño­ra Han­nah Ba­ra­nows­ka de Fu­gle­wicz, una de las cua­tro o cin­co mil mu­je­res com­ba­tien­tes del AK (el ejér­ci­to clan­des­tino que li­de­ró las ac­cio­nes var­so­via­nas).

“Uno no era un hé­roe”, di­ce la

Trein­ta mil fue­ron los in­sur­gen­tes en ar­mas en aque­llos pri­me­ros días de agos­to de 1944. En ar­mas, en ver­dad só­lo tres mil. El res­to, “a pe­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.