La in­do­len­cia del tiem­po

Perfil (Domingo) - - LIBROS - MAR­TA GATTI

To­dos an­sían ser li­bres, ser fe­li­ces. ¿Pe­ro cuál es el pre­cio que un hom­bre po­dría pa­gar por su li­ber­tad? ¿Des­de qué lu­gar se po­dría de­sear la fe­li­ci­dad si has­ta las si­tua­cio­nes más hu­mi­llan­tes la pro­vo­ca­ran? ¿Có­mo se ha­ce pa­ra va­lo­rar el día si no exis­te la no­che? Qui­zás des­pués de ha­ber­lo per­di­do to­do se en­cuen­tre una luz de es­pe­ran­za en una ciu­dad lu­mi­no­sa, don­de no exis­te el do­lor, ni la tris­te­za ni el mie­do. Pe­ro, lo que es gra­ve, don­de no exis­te la dig­ni­dad.

Un hom­bre, su es­po­sa y Ju­lio, un ni­ño huér­fano que no ha­bla y que el ma­tri­mo­nio de­ci­dió adop­tar, su­fren las con­se­cuen­cias de una gue­rra que no com­pren­den. De­ben aban­do­nar el pue­blo don­de vi­ven, que­mar la ca­sa, lle­var muy po­cas co­sas con­si­go y ca­mi­nar ki­ló­me­tros de­ci­di­dos a ol­vi­dar el pa­sa­do y em­pe­zar una nue­va vi­da, fe­liz y tranquila, en la ciu­dad trans­pa­ren­te con luz per­ma­nen­te, sin no­che, sin frío, sin ca­lor, sin olo­res, don­de no hay pri­va­ci­dad ni pa­ra ba­ñar­se, don­de se pue­de ob­ser­var có­mo de­fe­ca ca­da uno y có­mo ba­jan los ex­cre­men­tos por tu­bos trans­pa­ren­tes. Una ciu­dad en la que el sen­ti­mien­to de fe­li­ci­dad lle­ga a ser in­so­por­ta­ble, por­que no tie­ne nin­gún sen­ti­do; don­de la li­ber­tad es­ca­sea y la ma­ni­pu­la­ción so­bra, pe­ro no se no­ta.

El hom­bre ex­tra­ña a sus hi­jos ma­yo­res, que fue­ron a pe­lear al fren­te de ba­ta­lla, ha­bla con su mu­jer, tie­ne de­seos. Pe­ro al lle­gar a la ciu­dad trans­pa­ren­te, to­do cam­bia. Sin sa­ber él por­qué, se ol­vi­da de sus hi­jos, de sus de­seos y de sus sen­ti­mien­tos, que se­rán in­va­di­dos por la fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta. Su mu­jer se ale­ja de él, me­te en la ca­sa a un bi­blio­te­ca­rio que se­rá el tu­tor de Ju­lio y que se acues­ta con ella de­lan­te de él, pe­ro a él no le im­por­ta, se sien­te ex­tra­ña­men­te fe­liz. En un mo­men­to des­per­ta­rá su con­cien­cia y so­bre­ven­drán las pre­gun­tas.

Na­rra­da en pri­me­ra per­so­na, tie­ne una tra­ma ori­gi­nal y com­ple­ja que no per­mi­te adi­vi­nar el fi­nal si­quie­ra en el fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.