¿Aca­so no matan a los co­ne­jos?

Perfil (Domingo) - - LIBROS - POR QUIN­TíN

Fui al Fes­ti­val de Li­ma. Vi pe­lí­cu­las y co­mí. Com­pré no­ve­las. Vol­ví. Leí nue­ve es­te fin de se­ma­na. El pri­mer día en Li­ma, Juan Carlos Fan­ga­cio, periodista de El Co­mer­cio, me re­co­men­dó dos au­to­res: Kat­ya Adaui y Je­ró­ni­mo Pi­men­tel. Com­pré dos li­bros de Adaui y des­cu­brí que el pri­me­ro era del gru­po Pla­ne­ta y el se­gun­do de Pen­guin Ran­dom Hou­se. Al­guien me ex­pli­có que Pi­men­tel, que ade­más es­cri­be en El Co­mer­cio, era aho­ra di­rec­tor edi­to­rial de Pen­guin Pe­rú y se ha­bía lle­va­do a va­rios es­cri­to­res al se­llo. Me pa­re­ció que Pi­men­tel (n. 1978) era un nom­bre cla­ve. Em­pe­zó co­mo poe­ta y pu­bli­có dos pe­que­ñas no­ve­las. Las leí. La pri­me­ra, La ciu­dad más tris­te, es una se­rie de car­tas apó­cri­fas que Her­man Mel­vi­lle le es­cri­be a Nat­ha­niel Hawt­hor­ne des­de Li­ma, en las que cuen­ta una se­rie de epi­so­dios de­li­ran­tes. Esa ciu­dad in­fer­nal le ins­pi­ra Moby Dick. La se­gun­da, Es­tre­lla so­li­ta­ria, tie­ne co­mo cen­tro una ex­cur­sión a Bue­nos Ai­res pla­ga­da de vio­len­cia y gui­ños li­te­ra­rios. Pi­men­tel no só­lo ges­tio­na la li­te­ra­tu­ra pe­rua­na sino tam­bién, ima­gi­na­ria­men­te, la chi­le­na: “Los chi­le­nos, a quie­nes odia­mos con la ex­cep­ción de su poe­sía en­te­ra y el gran Al­va­ro Bi­sa­ma, que en el fon­do es pe­ruano”.

Pi­men­tel tie­ne hu­mor, su cul­tu­ra es am­plia y su pro­sa, ele­gan­te. Es­tre­lla so­li­ta­ria, es­pe­cial­men­te, es un li­bro con en­can­to. De Adaui (n. 1977), en cam­bio, leí Nun­ca sa­bré lo que en­tien­do y me pa­re­ció un ejer­ci­cio de au­to­pro­mo­ción bas­tan­te pom­po­so. Pi­men­tel em­pie­za su li­bro ci­tan­do a Jo­sé Carlos Yri­go­yen (n. 1976), a quien tam­bién edi­ta. De Yri­go­yen leí Or­gu­llo­sa­men­te so­los, so­bre su abue­lo Carlos Mi­ró Que­sa­da, periodista y po­lí­ti­co fas­cis­ta. Tan­to el per­so­na­je co­mo el li­bro re­sul­ta­ron muy cha­tos. Otro jo­ven de la es­cu­de­ría Pen­guin es Fran­cis­co Angeles (n. 1977), que aca­ba de pu­bli­car su ter­ce­ra no­ve­la. Leí la an­te­rior, Aus­tin, Te­xas 1979, que le de­be mu­cho a Paul Aus­ter y es­tá es­cri­to en una pro­sa agra­da­ble, ter­sa y flui­da, pe­ro ter­mi­na con la des­crip­ción de­ta­lla­da de la eje­cu­ción de un co­ne­jo. Es el pasaje más cruel, es­tú­pi­do y gra­tui­to que leí en años. A es­ta al­tu­ra, for­mu­lé una hi­pó­te­sis (ca­si se­gu­ra­men­te exa­ge­ra­da): Pi­men­tel ad­mi­nis­tra una ge­ne­ra­ción pa­so­ta, que quie­re de­jar atrás tan­to la in­fluen­cia de Var­gas Llosa co­mo los ho­rro­res peruanos de las úl­ti­mas dé­ca­das (Bi­sa­ma ha­ce al­go de eso en Chi­le, pe­ro es mi ami­go). No cam­bia esa im­pre­sión cuan­do leo No soy tu cho­lo, de Mar­co Avi­lés (n. 1978), ru­ti­na­rio ejer­ci­cio so­bre la dis­cri­mi­na­ción a ba­se de lu­ga­res co­mu­nes.

La mis­ma ge­ne­ra­ción tie­ne otros es­cri­to­res fue­ra de la ór­bi­ta de Pi­men­tel. Por ejem­plo, Ri­chard Pa­rra (n. 1977, vi­ve en Nue­va York), de quien leí dos nou­ve­lles agru­pa­das en un li­bro ( La pa­sión de En­ri­que Lynch / Ne­cro­fuc­ker): di­ver­ti­das, ins­pi­ra­das, lle­nas de ha­llaz­gos de len­gua­je, no eva­den el pe­so de la his­to­ria. Otro es­cri­tor en la tra­di­ción de Var­gas Llosa co­mo Pa­rra es Die­go Tre­lles Paz (n. 1977), cu­ya re­cien­te no­ve­la, La pro­ce­sión in­fi­ni­ta, po­dría ser una ac­tua­li­za­ción de Con­ver­sa­ción en La Ca­te­dral) y es de una fuer­za na­rra­ti­va y lin­güís­ti­ca con­si­de­ra­ble. Pa­ra sa­lir un po­co de la ge­ne­ra­ción mid 70, ter­mi­né le­yen­do la re­cién re­edi­ta­da La con­cien­cia del lí­mi­te úl­ti­mo, de Carlos Cal­de­rón Fa­jar­do (n. 1946), una no­ve­la po­li­cial bri­llan­te que me re­co­men­dó Alonso Iza­gui­rre, el hom­bre más dark de Li­ma.

Pi­men­tel tie­ne hu­mor, su cul­tu­ra es am­plia y su pro­sa, ele­gan­te. Es­tre­lla so­li­ta­ria, es­pe­cial­men­te, es un li­bro con en­can­to

JERONIMO PI­MEN­TEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.