“Mah­ler me lla­mó y me ofre­ció di­ri­gir”

Ce­rró su mí­ti­ca sala en don­de im­par­tía cla­ses de tea­tro, can­sa­do de la bu­ro­cra­cia. Ha­bla del país con ob­je­ti­vi­dad y sos­tie­ne que no es­ta­mos en Sue­cia a nin­gún ni­vel. Con­fie­sa que ad­mi­ra a los ac­to­res ar­gen­ti­nos.

Perfil (Domingo) - - TEATRO - ANA SEOANE

No ha­go tea­tro por ha­cer tea­tro. Si no me enamo­ro del tex­to no di­ri­jo”. Es­ta es la pri­me­ra afir­ma­ción que con­fie­sa Agus­tín Alez­zo. Una vi­da de­di­ca­da ín­te­gra­men­te al ar­te dra­má­ti­co. Pri­me­ro fue alumno, lue­go ac­tor, des­pués di­rec­tor, maes­tro de in­ter­pre­ta­ción y hoy es uno de nues­tros his­tó­ri­cos hom­bres de tea­tro. Pa­san por sus cla­ses más de cien alum­nos por año. Y ha­ce muy po­cos días es­tre­nó El re­gre­so, su adap­ta­ción de Li­ving Quar­ters de Brian Friel. El elen­co es­tá in­te­gra­do por Carlos Kas­par, Ber­nar­do For­te­za, Ste­fa­nia Koessl, Clau­dio Ama­to, Sol Fas­si, Lo­re­na Sai­zar, Ma­ge­la Za­not­ta, Alejandro Fain y Fe­de­ri­co Tom­bet­ti. Ha­cen fun­cio­nes de jue­ves a do­min­gos en el Cen­tro Cul­tu­ral 25 de Ma­yo, en la ave­ni­da Triun­vi­ra­to.

“Clau­su­ré mi tea­tro El duen­de –con­fir­ma–. Lo hi­ce por­que es­ta­ba har­to de los ins­pec­to­res. Nun­ca nos ha­bi­li­ta­ron la sala, hoy de­be ha­ber só­lo 25 de las 400 que es­tán fun­cio­nan­do. Lle­gan y siem­pre te en­cuen­tran pro­ble­mas, te dan una lis­ta de los arre­glos. To­do lle­va di­ne­ro. A los diez me­ses vuel­ven y ahí en­cuen­tran nue­vos in­con­ve­nien­tes y así siem­pre. Mi es­pa­cio era só­lo pa­ra se­sen­ta es­pec­ta­do­res. Me har­té. Mi in­ten­ción no fue te­ner un tea­tro, bus­qué crear una es­cue­la, al­go que ten­go des­de ha­ce cin­cuen­ta y dos años. Pe­ro en el 2005 acep­té que don­de da­ba cla­ses se hi­cie­ra una sala, con enor­me gas­to. Lo pu­bli­qué por­que un tea­tro es al­go pú­bli­co, cuan­do se abre hay que anun­ciar­lo y cuan­do se cie­rra sen­tí que tam­bién de­bía ha­cer­lo. Ahí me lla­mó An­gel Mah­ler (mi­nis­tro de Cul­tu­ra por­te­ño). Nos reuni­mos y se can­só de ofre­cer­me so­lu­cio­nes has­ta que com­pren­dió que no que­ría más el tea­tro y me ofre­ció di­ri­gir en el Cen­tro Cul­tu­ral 25 de Ma­yo. Acep­té. Te­nía es­te tex­to pe­ro no po­día es­tre­nar­lo en un es­ce­na­rio chi­co. Pu­se co­mo con­di­ción que se les pa­ga­ra a los ac­to­res los en­sa­yos y fun­cio­nes has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre”.

“Me acor­dé de es­te au­tor, del que ha­bía he­cho Dan­za de ve­rano –re­la­ta con su se­re­na pa­sión– . Me gus­ta por­que es muy tea­tral, ade­más, coin­ci­do con su pen­sa­mien­to y lo com­par­to. Lo he­cho, he­cho es­tá. No se pue­de vol­ver atrás pa­ra me­jo­rar las ac­cio­nes. No­so­tros aquí es­ta­mos muy apu­ra­dos. Se pre­gun­tan cuán­to du­ra un es­pec­tácu­lo y es atroz. En Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos son pro­pues­tas muy lar­gas y la gen­te go­za. Es­te du­ra una ho­ra y tres cuar­tos, pe­ro de­ci­dí in­cluir­le una pau­sa”.

“El país es una bar­ca que va se­gún los olea­jes. ¿Hay po­lí­ti­ca cul­tu­ral?” –re­pre­gun­ta con iro­nía Alez­zo–. “Dos ve­ces me ofre­cie­ron di­ri­gir el San Mar­tín y di­je que no. Mi in­ten­ción es di­ri­gir tea­tro. No es­ta­mos en Sue­cia co­mo ha­cía Ing­mar Berg­man. En un tiem­po hu­bo allí un di­rec­tor ar­tís­ti­co, car­go que ocu­pó Os­val­do Bo­net, ha­bía otro di­rec­tor ge­ne­ral, otro téc­ni­co y un cuar­to ad­mi­nis­tra­ti­vo. Cuan­do lle­gó Ki­ve Staiff se que­dó con los dos car­gos, el ge- ne­ral y el ar­tís­ti­co. Siem­pre creí que a un tea­tro lo de­be di­ri­gir un hom­bre de tea­tro. Su gen­te es muy bue­na, des­de los bo­le­te­ros has­ta los aco­mo­da­do­res y téc­ni­cos. No tie­nen gran­des suel­dos. Es­to me pa­só en to­dos los ám­bi­tos: es­ta­ta­les, co­mer­cia­les o in­de­pen­dien­tes. No soy de dar consejos, si me pre­gun­tan con­tes­to”.

Cuan­do se le pre­gun­ta por la ac­tua­li­dad no lo du­da y con­fie­sa: “Me due­le el atra­so que es­ta­mos vi­vien­do. Mi­rá los cien­tí­fi­cos, fa­mi­lias dur­mien­do en las ca­lles, la mi­se­ria… el chi­co des­apa­re­ci­do, San­tia­go Mal­do­na­do. Me ate­rra. Hay un di­cho que di­ce: ‘Siem­pre tie­nes que te­ner es­pe­ran­zas, pe­ro no es­pe­res na­da y coin­ci­do’”.

NESTOR GRASSI

RE­FLE­XI­VO. Cri­ti­ca la te­le­vi­sión y ex­tra­ña las carteleras tea­tra­les de an­tes.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

la obra que es­tre­nó en el 25 de Ma­yo. Y Alez­zo jun­to a Nor­ma Alean­dro.

ES­CE­NAS. De El re­gre­so,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.