To­do eso que vi­vi­mos

Perfil (Domingo) - - TEATRO / CRITICA - ALEJANDRO BELLOTTI

En una es­ce­na de ese des­ma­ña­do en­sa­yo ci­ne­ma­to­grá­fi­co ti­tu­la­do Náu­fra­go, Tom Hanks in­tro­du­ce el ro­di­llo de pu­bli­ci­dad no tra­di­cio­nal a ins­tan­cia de los pro­duc­to­res eje­cu­ti­vos: una pe­lo­ta de vo­lei­bol mar­ca Wil­son so­ba­da has­ta la lás­ti­ma (epí­to­me de la en­te­re­za de la mar­ca: una bo­la que se la aguan­ta, con­tra vien­to, ma­rea y nau­fra­gios). En­ton­ces, es­te fu­lano, que ha que­da­do a mer­ced de los co­co­ta­les que le ofre­ce un ato­lón sin nom­bre, tu­nea a su nue­vo com­pa­ñe­ro y co­mien­za a in­ter­ac­tuar con él. Mien­tras tan­to, el es­pec­ta­dor asis­te al en­cuen­tro im­po­si­ble de es­te man y su ball. ¿Se tra­ta de un de­men­te? Po­drá ser mu­chas co­sas, se­gún el cre­do que se con­sul­te, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te un chi­fla­do. Su bús­que­da ca­pi­tal es el diá­lo­go, el in­ter­cam­bio; se con­for­ma ape­nas con el ha­bla pro­pia, y la es­cu­cha. El cuer­po par­lan­te, la pa­la­bra que nombra el mun­do.

En Las pie­dras, el cuer­po tam­bién ha­bla, se re­pre­sen­ta en tan­to le­tra. El cuer­po tem­pla­do que co­mo la pie­dra ero­sio­na, mo­di­fi­ca el nú­cleo, pa­ra re­com­po­ner­se en al­go dis­tin­to. La pie­dra en tan­to cuer­po que al per­ci­bir­se ais­la­do in­tu­ye que en la amal­ga­ma ra­di­ca la ener­gía –pa­ra edi­fi­car, pa­ra se­pul­tar la luz–. Cuer­po, pie­dra, car­ne mo­li­da por el em­pu­je elás­ti­co del man­tra bur­gués. Los días que pa­san, y la pre­gun­ta so­bre có­mo aco­mo­dar­nos a eso que es­tá ahí, que nos in­ter­pe­la y que al­gu­nos lla­man vi­da.

La obra de Agus­ti­na Mu­ñoz –es­ce­no­gra­fía, voz en off, mú­si­ca e in­ter­pre­ta­cio­nes com­po­nen un en­sam­ble es­plén­di­do– es­ca­pa del sem­bra­dío cí­ni­co re­ga­do por la me­ta­fí­si­ca ex­prés que abun­da en la dra­ma­tur­gia lo­cal. Por­que así plan­tea­da la pie­za, in­tro­du­ci­mos hu­ma­nis­ta, amenaza la es­ta­bi­li- dad hor­mo­nal de quie­nes ya­cen en la apa­tía pa­ra mos­trar una al­ter­na­ti­va al flu­jo bi­na­rio que nos es­tran­gu­la: es­qui­var la di­ges­tión ab­sur­da pa­ra vol­ver a co­nec­tar, a sin­to­ni­zar. La ne­ce­si­dad de co­mu­ni­dad,deu­na­mis­ma­cos­mo­vi­sión del es­pa­cio co­mún.

Fue en 1936 cuan­do Elias Ca­net­ti pro­nun­ció en Vie­na un dis­cur­so en el que re­por­tó lo que pa­ra él son los tres atri­bu­tos que de­ben exi­gír­se­le a un es­cri­tor. El ter­ce­ro ad­vier­te la im­por­tan­cia de es­tar en con­tra de su épo­ca. Las pie­dras, en tan­to ma­te­ria po­li­fó­ni­ca, lo es­tá. Por­que por más vuel­tas que le de­mos al asun­to, ge­nu­fle­xos co­mo es­ta­mos an­te el atro­pe­llo del pro­gre­so im­pia­do­so, el hom­bre se­gui­rá bus­can­do un re­fu­gio don­de re­po­sar jun­to al fuego, con los su­yos, pa­ra con­tar­se historias y tra­zar un ho­ri­zon­te co­mún. Con­tra la pa­si­vi­dad, el des­per­tar. Du­ro co­mo una som­bra, os­cu­ro co­mo las pie­dras..

GI­SE­LA FILC

MAR­CO. Los cua­tro ac­to­res y el sem­bra­dío de pie­dras que fun­cio­nan, a la vez, co­mo un in­tér­pre­te más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.