Be­ba mi­la­gro.

En sep­tiem­bre del año 2014, su pa­dre la acu­chi­lló y aban­do­nó jun­to al cuer­po sin vi­da de su ma­dre. Hoy tie­ne 4 años y vi­ve con sus abue­los.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - NA­DIA GALAN

Mar­ti­na se sal­vó de mo­rir en una al­can­ta­ri­lla ha­ce tres años y tie­ne nue­va vi­da.

Mar­ti­na es si­nó­ni­mo de mi­la­gro. Mar­ti­na sig­ni­fi­ca la fuer­za en mi­nia­tu­ra a la que se afe­rró la fa­mi­lia de Pao­la Acosta (36) “pa­ra se­guir” ade­lan­te des­pués de su bru­tal cri­men. Mar­ti­na te­nía un año y nue­ve me­ses cuan­do fue res­ca­ta­da, en sep­tiem­bre de 2014, de una al­can­ta­ri­lla des­pués de ha­ber pa­sa­do ochen­ta ho­ras jun­to al cuer­po sin vi­da de su ma­má. Am­bas ha­bían si­do acu­chi­lla­das por el pa­dre de la pe­que­ña y ti­ra­das ahí por él. “To­dos los días le doy gra­cias a Dios por­que es­tá con no­so­tros. Ella es nues­tro mi­la­gro y quien nos le­van­ta to­dos los días; si no, no sé que hu­bie­se si­do de mí”, con­fie­sa a PER­FIL Nor­ma Gó­mez, a ca­si tres años del fe­mi­ci­dio de su hi­ja.

Con una son­ri­sa am­plia y los ojos achi­na­dos, se pue­de ver a Mar­ti­na en dis­tin­tas fo­tos. Vi­ve con sus abue­los y su tía Ma­ri­na. Es una ne­na fe­liz, con­ten­ta, vi­va. Hoy tie­ne cua­tro años, em­pe­zó el jar­dín, pe­ro tam­bién co­men­zó a ha­cer pre­gun­tas. “A me­di­da que va cre­cien­do, va pre­gun­tan­do más. Aho­ra que em­pe­zó la es­cue­la ha­bla con sus com­pa­ñe­ri­tos y ve que las fa­mi­lias no son co­mo la de ella. De a po­qui­to hay que ir ex­pli­cán­do­le…”, cuen­ta Nor­ma, quien de­tie­ne su re­la­to pa­ra res­pi­rar pro­fun­do.

La ima­gen de Pao­la es­tá muy presente en la ca­sa de sus pa­dres, en Cór­do­ba ca­pi­tal. “Yo me acer­co a la foto de Pao­la y le pre­gun­to si es­toy ha­cien­do bien las co­sas. Le co­men­to lo lin­da que es­tá la ne­na y lo bien que es­tá cre­cien­do. Mar­ti­na es nues­tro mo­tor pa­ra se­guir”, ase­gu­ra Nor­ma. El ho­rror. Pao­la y Mar­ti­na des­apa­re­cie­ron el 17 de sep­tiem­bre de 2014. Pa­ra en­ton­ces, lo úl­ti­mo que se sa­bía de ellas era que el pa­pá de la ne­na ha­bía lla­ma­do a Pao­la pa­ra de­cir­le que iba a cum­plir con lo or­de­na­do por el juez de fa­mi­lia e iba a pa­sar por su ca­sa a pa­gar­le los 1.400 pe­sos de cuo­ta ali­men­ta­ria que ha­bía es­ta­ble­ci­do la Jus­ti­cia. Has­ta en­ton­ces, Gonzalo Li­za­rral­de no ha­bía que­ri­do re­co­no­cer co­mo pro­pia a Mar­ti­na. Un ADN no de­jó du­da so­bre su pa­ter­ni­dad.

Pe­ro Li­za­rral­de es­ta­ba dis­pues­to a ir más allá. Se­gún de­ter­mi­na­ría la Jus­ti­cia más tar­de, la ver­da­de­ra in­ten­ción del lla­ma­do no era cum­plir con sus obli­ga­cio­nes sino ter­mi­nar con la vi­da de ma­dre e hi­ja. Acu­chi­lló a am­bas y las ti­ró a una al­can­ta­ri­lla que se en­cuen­tra en la ve­re­da de su pa­na­de­ría, en la es­qui­na de Igual­dad y Zi­po­li.

En esos días en los que no ha­bía no­ti­cias de ellas, Ma­ri­na de­ci­dió dor­mir en la puer­ta de la ca­sa de su her­ma­na, es­pe­ran­do a que vol­vie­ran. La de­ses­pe­ra­ción se ha­bía apo­de­ra­do de to­da la fa­mi­lia.

Ca­si cua­tro días des­pués, una em­plea­da de la pa­na­de­ría vio a Pao­la en la al­can­ta­ri­lla y un ve­cino res­ca­tó a la ne­na, que es­ta­ba vi­va, pe­ro con un agu­do cua­dro de des­hi­dra­ta­ción.

“Cuan­do la en­con­tra­ron es­ta­ba tem­blan­do, asus­ta­da. Te­nía los ojos abier­tos, gran­des, y unos ta­jos enor­mes”, re­cor­dó Ma­ri­na du­ran­te el jui­cio con­tra Gonzalo Li­za­rral­de. La ne­na pa­só unos 15 días in­ter­na­da, so­por­tó dos en­tra­das a

GENTILEZA LA VOZ DEL IN­TE­RIOR

PRESENTE. Mar­ti­na cum­plió 4 años. Vi­ve con sus abue­los y su tía en el ba­rrio Ta­lle­res. Arri­ba: con su ma­má, Pao­la, en tiem­pos fe­li­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.