La no­ve­lla per­di­da de Mal­colm Lo­way

En ju­nio de 1944, Mal­colm Lowry fue tes­ti­go del in­cen­dio de su ca­sa y, con ella, del ma­nus­cri­to de una no­ve­la en la que ve­nía tra­ba­jan­do des­de ha­cía 12 años. Se cre­yó per­di­do pa­ra siem­pre has­ta que, en el año 2000, su pri­me­ra es­po­sa re­ve­ló que aún so­bre­vi

Perfil (Domingo) - - NOTA DE TAPA - RA­FAEL TORIZ

Otra de las prue­bas que de­mues­tran que la vi­da es un pro­duc­to del len­gua­je es que del in­cen­dio que la ani­ma, al fin y al ca­bo, só­lo que­dan las ce­ni­zas; de­rre­lic­tos in­for­mes con los que al­gu­nos se­res de ta­len­to –y en ca­sos co­mo el de Mal­colm Lowry, ver­da­de­ra­men­te po­seí­dos– es­cri­ben en oca­sio­nes la li­te­ra­tu­ra de ma­yor oc­ta­na­je. Ni con san­gre ni con tin­ta: los pre­di­lec­tos de los dio­ses son un fuego que ca­mi­na. Fi­gu­ra mí­ti­ca por su ma­ne­ra de be­ber den­tro de una len­gua, ofi­cio y tra­di­ción que cul­ti­va y con­ci­be la dip­so­ma­nía co­mo un ar­te con­su­ma­do, Mal­colm Lowry (1909-1957) es­cri­bió su nom­bre en lum­bre ha­ce tiem­po por ha­ber le­ga­do una de las ma­yo­res no­ve­las del si­glo XX: Ba­jo el vol­cán es un des­cen­so a los in­fier­nos el Día de Muer­tos de 1938 del cón­sul in­glés, Geof­frey Fir­min, per­di­do en Cuer­na­va­ca, cu­yas des­ven­tu­ras su­ce­den a las fal­das de los dos vol­ca­nes que cus­to­dian im­pa­si­bles la mi­se­ria me­xi­ca­na (aca­so con afán de pro­fe­cía, el pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la Ul­tra­ma­ri­na es­cri­bi­rá an­tes de que Lowry lle­gue a Mé­xi­co: “Al­gún día en­con­tra­ré una tie­rra co­rrom­pi­da has­ta la ig­no­mi­nia, don­de los ni­ños des­fa­llez­can por fal­ta de le­che, una tie­rra des­di­cha­da e inocen­te”). Mi­sión cum­pli­da. Con cre­ces. Au­tor con vo­ca­ción pa­ra la des­di­cha y con el ma­ca­bro su­per­po­der de lle­var a ca­bo su con­de­na, Lowry es uno de los ma­yo­res ejem­plos de que la sen­si­bi­li­dad li­te­ra­ria se con­su­ma só­lo a tra­vés de la de­gra­da­ción de quien la ejer­ce, des­tru­yen­do en el ca­mino al mun­do que lo ro­dea; por ello se ha vis­to en su obra una con­ti­nua­ción del ro­man­ti­cis­mo ale­mán, don­de el Faus­to de Goet­he alum­bra en su pe­ri­plo lu­ci­fe­rino

al con­de­na­do por la vi­da, una ver­sión del ar­tis­ta in­mo­la­do an­te el al­tar de su obra, enamo­ra­do in­so­bor­na­ble de su pro­pia pro­fe­cía.

Ha­bi­tua­do al agua ar­dien­te del al­cohol –ese in­cen­dio be­bes­ti­ble que de­vo­ra lo que to­ca–, las lla­mas lo al­can­za­ron has­ta Do­llar­ton, en Ca­na­dá, en 1944, don­de vi­vía con su se­gun­da es­po­sa, Mar­ge­rie Bon­ner, quien lo­gró res­ca­tar de la ca­sa con­su­mi­da por las lla­mas

Ba­jo el vol­cán. En ese in­cen­dio Lowry ca­si pier­de la vi­da al ser gol­pea­do por una vi­ga en lla­mas cuan­do que­ría sal­var In Ba­llast to

the Whi­te Sea, pu­bli­ca­da ha­ce tres años en in­glés y re­cién edi­ta­da en es­pa­ñol por Mal­pa­so en la tra­duc­ción de Ignacio Vi­lla­ro con el tí­tu­lo Rum­bo al Mar Blan­co.

La his­to­ria del ma­nus­cri­to pa­re­ce ya uno de los en­re­dos exis­ten­cia­les de Lowry. Da­da por per­di­da en el in­cen­dio, Lowry ru­mió su pér­di­da has­ta el fi­nal de sus días, pues­to que, li­te­ral­men­te, es­ta no­ve­la era su re­pre­sen­ta­ción del pa­raí­so en ese ho­me­na­je obli­cuo tejido por su na­rra­ti­va al­re­de­dor de la Co­me­dia de Dan­te (el pur­ga­to­rio era Lu­nar Caus­tic, y el in­fierno, Ba­jo el vol­cán).

Con­ser­va­do un bo­rra­dor car­bó­ni­co en ca­sa de su pri­me­ra sue­gra, la ma­dre de la ac­triz Jan Ga­brial, ella mis­ma me­ca­no­gra­fió la ver­sión que a su muer­te se­ría en­tre­ga­da a la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York. Ga­brial es tam­bién au­to­ra del li­bro de me­mo­rias In­si­de the Vol­cano: My Li­fe with Mal­colm Lowry, don­de re­la­ta los abis­mos de su re­la­ción, sus al­ti­ba­jos pa­sio­na­les y sus fe­cun­dos años en Mé­xi­co. Co­mo sue­le su­ce­der en es­tos ca­sos, las viu­das se de­tes­ta­ban.

La crí­ti­ca, ma­le­di­cen­te co­mo acos­tum­bra, sos­tie­ne que no es po­si­ble que Lowry ig­no­ra­ra esa co­pia y que una vez in­cen­dia­do su ma­nus­cri­to él, por ex­ce­so de ri­gor con su le­yen­da, ha­bría que­da­do sa­tis­fe­cho ha­bien­do per­di­do pa­ra siem­pre el pa­raí­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.