re­nun­ció el vi­ce de Uru­guay en me­dio de una fe­roz in­ter­na en el fren­te am­plio

la coa­li­ción go­ber­nan­te for­zó su sa­li­da tras un es­cán­da­lo por gas­tos per­so­na­les que hi­zo con una tar­je­ta es­ta­tal. Se per­fi­la­ba co­mo can­di­da­to re­no­va­dor en 2019. ¿Vuel­ve Mu­ji­ca?

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - FACUNDO F. BA­RRIO

El vi­ce­pre­si­den­te de Uru­guay, Raúl Sen­dic, pre­sen­tó ayer la “re­nun­cia in­de­cli­na­ble” a su car­go en me­dio de un es­cán­da­lo que lo tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta des­de ha­ce me­ses. Una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca re­ve­ló que Sen­dic, hi­jo del fun­da­dor de la gue­rri­lla Tu­pa­ma­ros, uti­li­zó la tar­je­ta de cré­di­to cor­po­ra­ti­va de la pe­tro­le­ra es­ta­tal Ancap, de la que fue di­rec­tor en­tre 2010 y 2013, pa­ra gas­tos per­so­na­les en tien­das de ro­pa, elec­tró­ni­ca, li­bre­rías y otros co­mer­cios den­tro y fue­ra de su país.

Aun­que no fue sor­pre­si­va, la no­ti­cia ca­yó co­mo una bom­ba po­lí­ti­ca en el seno del Fren­te Am­plio. Sen­dic ha­bía lle­ga­do a la vi­ce­pre­si­den­cia co­mo can­di­da­to po­ta­ble pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2019. Hi­jo pró­di­go de la iz­quier­da uru­gua­ya, se per­fi­la­ba co­mo ca­ra de la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal del pro­gre­sis­mo uru­gua­yo. Pe­ro va­rios pa­sos erra­dos –pri­me­ro un fal­so tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, aho­ra las acu­sa­cio­nes de mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos– da­ña­ron su po­pu­la­ri­dad y ter­mi­na­ron mar­gi­nán­do­lo den­tro del go­bierno del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez, quien nun­ca tu­vo pre­di­lec­ción por Sen­dic.

“Raúl fue víc­ti­ma de una in­ter­na; cual­quie­ra con sen­ti­do co­mún ve que las acu­sa­cio­nes son ri­dí­cu­las –di­je­ron fuen­tes fren­team­plis­tas a PER­FIL–. Lo mar­gi­na­ron por­que ha- bía cons­trui­do por fue­ra de los sec­to­res tra­di­cio­na­les del Fren­te. La gen­te de (Da­ni­lo) As­to­ri cree que se be­ne­fi­cia con es­to. Y ni el Pe­pe ni Ta­ba­ré se gas­ta­ron en de­fen­der­lo. Le sol­ta­ron la mano”.

El va­cío que de­ja su caí­da en des­gra­cia re­no­vó las es­pe­cu­la­cio­nes ha­cia 2019. Hay quie­nes di­cen que, a sus 82 años, el pro­pio Mu­ji­ca quie­re vol­ver. Con­sul­ta­do ayer por la pren­sa, el Pe­pe res­pon­dió con una eva­si­va: “Yo es­toy se­mi­ju­bi­la- do. Por aho­ra soy es­cla­vo de mis años. Ten­go mu­chos abri­les en­ci­ma y es­pe­ro que ha­ya gen­te más fres­ca que se pon­ga el sa­yo”. Tam­bién apro­ve­chó pa­ra mi­ni­mi­zar las de­nun­cias con­tra Sen­dic y, de pa­so, pa­ra ti­rar un ti­ro por ele­va­ción a la Ar­gen­ti­na: “En­fren­te hay mon­ji­tas con bol­so­nes de pla­ta, no­so­tros dis­cu­ti­mos por unos cal­zon­ci­llos”.

Los pro­ble­mas pa­ra Sen­dic em­pe­za­ron el pa­sa­do 8 de ju­nio, cuan­do el se­ma­na­rio

Bús­que­da in­for­mó, so­bre la ba­se de un pe­di­do de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca, que Sen­dic ha­bía uti­li­za­do la tar­je­ta cor­po­ra­ti­va en free shops y tien­das co­mer­cia­les de dis­tin­tos paí­ses du­ran­te sus gi­ras ofi­cia­les. Al prin­ci­pio, el fun­cio­na­rio di­jo que las com­pras ha­bían si­do he­chas en si­tua­cio­nes de ex­tre­ma ne­ce­si­dad. Pe­ro la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca de­mos­tró que Sen­dic uti­li­zó la tar­je­ta en es­ca­las de vue­los, en el ae­ro­puer­to de Ca­rras­co en Mon­te­vi­deo e in­clu­so al re­gre­so de sus via­jes.

El Fren­te Am­plio de­ri­vó el te­ma a su Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca, que el pa­sa­do lu­nes dio a co­no­cer un fa­llo du­rí­si­mo so­bre la con­duc­ta de Sen­dic. Pa­ra el ór­gano de éti­ca del par­ti­do, el fun­cio­na­rio tu­vo “un mo­do de pro­ce­der inacep­ta­ble en la uti­li­za­ción de di­ne­ros pú­bli­cos” y com­pro­me­tió “su res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca y po­lí­ti­ca con in­cum­pli­mien­to reite­ra­do de nor­mas de con­trol”. La coa­li­ción de go­bierno ha­bía de­ci­di­do que el Ple­na­rio del Fren­te Am­plio tra­ta­ra ayer las con­clu­sio­nes del Tri­bu­nal y to­ma­ra una de­ci­sión al res­pec­to. Pa­ra evi­tar un es­car­mien­to aún ma­yor, Sen­dic acu­dió al en­cuen­tro, de­jó su re­nun­cia y se re­ti­ró en me­nos de diez mi­nu­tos.

“en­fren­te hay mon­ji­tas con bol­sos de pla­ta y acá dis­cu­ti­mos por cal­zon­ci­llos.” (Mu­ji­ca)

DPA

EN DES­GRA­CIA. Hi­jo del fun­da­dor de Tu­pa­ma­ros, Sen­dic era un apa­dri­na­do del Pe­pe, quien aho­ra pa­re­ce ha­ber­le sol­ta­do la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.