Roc­ca en Ae­ro­lí­neas, An­daha­zi en la City

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - JAI­RO STRACCIA

Si al­gu­na vez ma­ne­jas­te un au­to, sa­bés que te­nés más chan­ces de cho­car des­pués de va­rios años al vo­lan­te que cuan­do re­cién te die­ron el car­net de con­du­cir. Por­que los pa­los te los pe­gás cuan­do te re­la­jás y de­jás que te trai­cio­ne la con­fian­za.

Des­de las elec­cio­nes, el Go­bierno es­tá po­nien­do cuar­ta y es­tá ten­ta­do de ba­jar la ven­ta­ni­lla y po­ner el co­di­to can­che­ro afue­ra, mien­tras re­lo­jea el chat del ce­lu­lar en la fal­da. Si lle­ga a des­tino o ter­mi­na en mo­do pu­bli­ci­da­dLu­che­mos-por-la-Vi­da, se de­fi­ni­rá por la ha­bi­li­dad y la pru­den­cia que mues­tre pa­ra ti­rar los cam­bios. Hay ries­go de que sien­ta que lle­gó la hora de pis­tear. Fi­lo­so­fía Te­chint. Jus­ta­men­te en el ca­mino ten­drá un desafío con pi­lo­tos, pe­ro de avio­nes, que ma­ne­jan otras ve­lo­ci­da­des. El con­flic­to por la pa­ri­ta­ria en Ae­ro­lí­neas Argentinas ame­na­za con ex­ten­der­se to­do el ve­rano no só­lo por­que de un la­do piden 26% y del otro ofre­cen só­lo la in­fla­ción adu­cien­do que el año pa­sa­do die­ron un 42%, sino tam­bién por­que la com­pa­ñía es­ta­tal en­tró en una ló­gi­ca de aus­te­ri­dad pro­pia de una com­pa­ñía co­mo Te­chint. El ti­tu­lar de la ae­ro­lí­nea, Ma­rio Dell’Ac­qua, de he­cho, así lo ex­pli­ca: “Yo lo que ha­go es cui­dar­le la pla­ta al due­ño, co­mo lo ha­cía en Te­chint, sal­vo que acá los due­ños so­mos to­dos”. Dell’Ac­qua ya no es el ca­ra-de-sus­to que lle­gó pi­san­do hue­vo ha­ce un año. Aho­ra no aho­rra de­ta­lles so­bre có­mo lle­ga­rá al “sub­si­dio ce­ro” en un par de años. “El des­pa­cho que te­nía Ma­riano Re­cal­de (úl­ti­mo ti­tu­lar de Ae­ro­lí­neas con CFK) lo di­vi­dí en cua­tro y aho­ra el mío que­dó si­mi­lar al de Pao­lo Roc­ca”, re­ve­la el ex di­rec­tor de pro­yec­tos en el hol­ding si­de­rúr­gi­co que asu­mió ha­ce un año tras el ra­je de Ise­la Cos­tan­ti­ni. “Yo ven­go de Te­chint, una em­pre­sa aus­te­ra”, re­pi­te y ase­gu­ra que no le preo­cu­pa lle­gar al co­mien­zo de la tem­po­ra­da en con­flic­to con los gre­mios. Se vuel­ve a apo­yar en la fi­lo­so­fía de su ex em­plea­dor: “Ro­ber­to Roc­ca de­cía ‘hay que cui­dar los cen­ta­vos, por­que los dó­la­res se cui­dan so­los’”. Que­ría­mos tan­to a Fink. Mien­tras tan­to, en la gi­ra por Nue­va York el Go­bierno pa­seó el au­to tu­nea­do an­te la pla­tea más fie­rre­ra, la de los in­ver­so­res fi­nan­cie­ros. El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, se­ña­ló en un even­to del Con­se­jo de las Amé­ri­cas que “so­met­hing ama­zing is hap­pen­ning in Ar­gen­ti­na”, al sub­ra­yar que “por pri­me­ra vez des­de 1907” ba­jan a la vez el gas­to, el dé­fi­cit, el impuesto in­fla­cio­na­rio, la ta­sa de in­fla­ción y tam­bién hay cre­ci­mien­to. Ade­más, di­jo que hay una nue­va for­ma de gas­tar del Es­ta­do que se ve con, les di­jo, “the Me­tro­bus of La Ma­tan­za” y la ga­nan­cia de pro­duc­ti­vi­dad que con­lle­va.

Es­ta­ban co­mo chan­chos con su an­fi­trión, que era na­da me­nos que Lau­ren­ce Fink, el pre­si­den­te de Blac­kRock, el ma­yor ges­tor de fon­dos del mun­do, del ala de Wall Street que si­gue eu­fó­ri­ca con la mo­da Ma­cri pa­ra ha­cer pla­ta de la pla­ta en la re­gión. “Gra­cias por dar­les más con­fian­za a los in­ver­so­res, gra­cias por su vi­sión y gra­cias por sus sue­ños”, lo des­pi­dió a Stur­ze­neg­ger. El en­tu­sias­mo de Fink, que ya ha­bía ar­ma­do un fo­ro so­bre el país en 2016 e ins­tru­men­tó un ín­di­ce pa­ra in­ver­tir en ac­ti­vos ar­gen­ti­nos, re­fle­ja que hay lar­ga vi­da al fes­ti­val ta­sas-al­tas y dó­lar-ba­jo en la Ar­gen­ti­na. Lin­do pi­be Fink: en una en­tre­vis­ta con el dia­rio es­pa­ñol El País en 2015 ha­bía di­cho: “Los ajus­tes son do­lo­ro­sos, pe­ro hay que ha­cer­los”. Ce­ba­dos. Por suer­te, pa­ra po­ner un po­co de cal­ma an­te tan­ta con­fian­za de­sen­fre­na­da en el mun­do fi­nan­cie­ro, la City con­vo­ca a es­cri­to­res mo­de­ra­dos co­mo Fe­de­ri­co An­daha­zi, una es­pe­cie de Fer­nan­do Igle­sias cul­to que, a pu­ro TN, ca­la hon­do en la formación de opi­nión de los hom­bres de ne­go­cios. “Es­ta es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que te­ne­mos co­mo país, si nos cae­mos, no nos le­van­ta­mos más, Venezuela es­tá ahí cer­ca”. Lo es­cu­cha­ban el jue­ves unos cien in­ver­so­res en La Man­sion del ho­tel Four Sea­sons, en la ce­le­bra­ción del 20 aniver­sa­rio de Com­pass Group, un ad­mi­nis­tra­dor de in­ver­sio­nes por $ 12 mil mi­llo­nes en la Ar­gen­ti­na, que re­pre­sen­ta en la re­gión, en­tre otros, a co­lo­sos co­mo Blac­kRock. “No­so­tros te­ne­mos un lí­der mo­derno, que es­cu­cha”, com­ple­tó. Cuan­do ce­rró su char­la, hu­bo aplau­sos, y des­pués un brin­dis.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

El em­pre­sa­rio y el es­cri­tor, em­ble­mas de la nue­va épo­ca.

LAS CA­RAS DEL MO­MEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.