Los pun­tos más po­lé­mi­cos de la ley la­bo­ral bra­si­le­ña

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AGENCIAS

Cua­tro me­ses des­pués de su apro­ba­ción, la reforma la­bo­ral bra­si­le­ña en­tró ayer en vi­gor en me­dio de pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res, que sos­tie­nen que per­die­ron de­re­chos, y fes­te­jos de las pa­tro­na­les, que la con­si­de­ran un nue­vo mar­co que ele­va­rá la com­pe­ti­ti­vi­dad y re­du­ci­rá el des­em­pleo.

La reforma, im­pul­sa­da por el go­bierno del pre­si­den­te Mi­chel Te­mer con el pre­tex­to de mo­der­ni­zar la le­gis­la­ción la­bo­ral de 1943, ge­ne­ró dos huel­gas na­cio­na­les y mo­ti­va­rá aún más pro­tes­tas. Se­gún el Pla­nal­to, Brasil co­men­za­rá con es­ta he­rra­mien­ta a com­ba­tir el des­em­pleo, que afec­ta a cer­ca de 13 mi­llo­nes de per­so­nas, e im­pul­sar la re­cu­pe­ra­ción de una eco­no­mía que ca­yó en 2015 y 2016 un 3,5 % y 3,6 %, res­pec­ti­va­men­te.

La Cen­tral Uni­ca de los Tra­ba­ja­do­res (CUT), la ma­yor unión sin­di­cal del país, promovió el vier­nes ma­ni­fes­ta­cio­nes en de­ce­nas de ciu­da­des de Brasil y anun­ció ayer que lan­za­rá una cam­pa­ña pa­ra que la po­bla­ción fir­me un pe­ti­to­rio de res­pal­do a un pro­yec­to de ley que pue­da anu­lar la reforma.

La nue­va nor­ma gol­pea a los sin­di­ca­tos y es­ta­ble­ce que al­gu­nas ne­go­cia­cio­nes po­drán ser de em­plea­dor a em­plea­do, sin la ne­ce­si­dad de acuer­dos co­lec­ti­vos por ra­ma o sec­tor. En­tre los te­mas que pue­den ser ne­go­cia­dos de for­ma bi­la­te­ral, la ley con­tem­pla: las ho­ras de la jor­na­da la­bo­ral, el in­ter- va­lo pa­ra el al­muer­zo, la di­vi­sión de las va­ca­cio­nes en has­ta tres pe­río­dos, y có­mo se­rá la re­pre­sen­ta­ción gre­mial in­ter­na en lu­ga­res de tra­ba­jo.

Uno de los pun­tos que más po­lé­mi­ca ge­ne­ra­ron es el de las em­ba­ra­za­das en con­di­cio­nes la­bo­ra­les in­sa­lu­bres. De acuer­do con la nue­va ley, las em­ba­ra­za­das o mu­je­res en épo­ca de lac­tan­cia pue­den tra­ba­jar en esos lu­ga­res si un mé­di­co de­ter­mi­na que el ries­go pa­ra ellas o pa­ra sus be­bés es “ba­jo”.

Ade­más, re­gla­men­ta nue­vas for­mas de con­tra­ta­ción, co­mo el tra­ba­jo por día o por ho­ras, des­de ca­sa y ter­ce­ri­za­do, lo que per­mi­te a las em­pre­sas re­du­cir sus cos­tos la­bo­ra­les y dis­po­ner de tra­ba­ja­do­res pa­ra ac­ti­vi­da­des adi­cio­na­les sin te­ner que in­cluir­los en su nó­mi­na ni pa­gar­les apor­tes ju­bi­la­to­rios.

“La reforma apro­ba­da y san­cio­na­da en ju­lio pa­sa­do re­ti­ra de­re­chos con­quis­ta­dos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra bra­si­le­ña a lo lar­go de sie­te dé­ca­das, des­de 1943, cuan­do fue apro­ba­da la pri­me­ra edi­ción de la le­gis­la­ción la­bo­ral”, aler­tó ayer la CUT en un co­mu­ni­ca­do. La cen­tral sin­di­cal cri­ti­ca prin­ci­pal­men­te el es­que­ma que es­ti­pu­la que el tra­ba­ja­dor po­drá ne­go­ciar in­di­vi­dual­men­te con la em­pre­sa pa­ra com­pen­sar las ho­ras ex­tras, ya que el em­plea­do ne­go­cia sin apo­yo de los sin­di­ca­tos, y el tra­ba­jo in­ter­mi­ten­te, que per­mi­te a la em­pre­sa con­tra­tar por día u hora de tra­ba­jo sin pa­gar ga­ran­tía la­bo­ral al­gu­na.

Pa­ra la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de la In­dus­tria (CNI), su en­tra­da en vi­gor re­pre­sen­ta “el desea­do avan­ce en la cons­truc­ción de re­la­cio­nes de tra­ba­jo mo­der­nas y ali­nea­das con la eco­no­mía del si­glo XXI”. Pa­ra el pre­si­den­te de la in­flu­yen­te Fe­de­ra­ción de las In­dus­trias del Es­ta­do de São Pau­lo (Fiesp), Pau­lo Skaff, la mo­der­ni­za­ción de las le­yes ge­ne­ra­rá mi­llo­nes de nue­vos em­pleos, por lo que cons­ti­tu­ye una vic­to­ria pa­ra to­da la so­cie­dad y no só­lo pa­ra los em­pre­sa­rios.

FO­RA. Em­ba­ra­za­das po­drán tra­ba­jar en con­di­cio­nes in­sa­lu­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.