La pa­rá­li­sis le­gis­la­ti­va de EE.UU.

La in­ca­pa­ci­dad de Trump pa­ra for­jar acuer­dos le ha di­fi­cul­ta­do enor­me­men­te la apro­ba­ción de le­yes en el Con­gre­so, pe­se a que es­tá en ma­nos ofi­cia­lis­tas.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - PA­TRI­CIO NAVIA*

El tras­pié elec­to­ral que su­frió el Par­ti­do Re­pu­bli­cano el mar­tes 7 de no­viem­bre es un gol­pe me­nor pa­ra Trump cuan­do se lo com­pa­ra con la ame­na­za que re­pre­sen­ta la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal in­de­pen­dien­te Ro­bert Mue­ller y con la po­ca efec­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va del go­bierno. Si bien has­ta aho­ra ni la in­ves­ti­ga­ción so­bre po­si­bles de­li­tos co­me­ti­dos en su cam­pa­ña pre­si­den­cial ni la in­ca­pa­ci­dad del Con­gre­so, con­tro­la­do por los re­pu­bli­ca­nos, pa­ra con­ver­tir las pro­me­sas de Trump en reali­dad son su­fi­cien­tes pa­ra de­fi­nir a su go­bierno co­mo un fra­ca­so, es in­ne­ga­ble que Trump es un pre­si­den­te que es­tá a la de­fen­si­va cuan­do ape­nas se cum­ple un año des­de su sor­pre­si­va vic­to­ria elec­to­ral.

El 7 de no­viem­bre, los de­mó­cra­tas te­nían bue­nas ra­zo­nes pa­ra ce­le­brar. El par­ti­do ce­le­bró vic­to­rias en Vir­gi­nia, Nue­va Jer­sey y la ciu­dad de Nue­va York . En la ca­rre­ra a go­ber­na­dor de Vir­gi­nia, si bien Hi­llary Clin­ton ga­nó en ese es­ta­do en 2016 y el go­ber­na­dor sa­lien­te tam­bién era de­mó­cra­ta, la as­cen­sión del vi­ce­go­ber­na­dor de­mó­cra­ta Ralph Nort­ham a la go­ber­na­ción es­ta­tal es­tu­vo en du­da. El can­di­da­to re­pu­bli­cano, Ed Gi­lles­pie, ha­bía si­do lí­der na­cio­nal del Par­ti­do Re­pu­bli­cano du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Ge­ro­ge W. Bush y, si bien pro­ve­nía de una co­rrien­te con­tra­ria a Trump, evi­tó cri­ti­car a Trump du­ran­te la cam­pa­ña. Por eso, su de­rro­ta fue vis­ta co­mo una de­rro­ta tam­bién del pre­si­den­te en ejer­ci­cio. Aun­que es más co­rrec­to de­fi­nir­la co­mo la in­ca­pa­ci­dad de Trump de ha­cer cre­cer su apo­yo más allá de la vic­to­ria mi­no­ri­ta­ria que con­si­guió en no­viem­bre de 2016.

Los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ra­ron el es­ta­do de Nue­va Jer­sey des­pués de 8 años en ma­nos del re­pu­bli­cano Ch­ris Ch­ris­tie. Ch­ris­tie, el ex can­di­da­to pre­si­den­cial en las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas en 2016, fue uno de los pri­me­ros lí­de­res del par­ti­do en su­mar­se a la cam­pa­ña de Trump. Ch­ris­tie as­pi­ra­ba a ser no­mi­na­do can­di­da­to vi­ce­pre­si­den­cial. Cuan­do eso no ocu­rrió, in­ten­tó en­trar al ga­bi­ne­te, pe­ro tam­po­co tu­vo suer­te, por una dispu­ta an­te­rior su­ya con el pa­dre de Ja­red Kush­ner, el es­po­so de Ivan­ka Trump, la hi­ja pre­di­lec­ta. Aun­que su vic­to­ria era es­pe­ra­ble –en 2016 Clin­ton re­ci­bió el 55%, muy por en­ci­ma del 41% de Trump–, los de­mó­cra­tas apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra aver­gon­zar a Trump. La re­elec­ción del al­cal­de de­mó­cra­ta Bill de Blas­sio en la ciu­dad de Nue­va York só­lo con­fir­mó el po­der de ese par­ti­do en la ciu­dad más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos. En no­viem­bre de 2016, Hi­llary Clin­ton re­ci­bió el 58% de la vo­ta­ción en la ciu­dad mien­tras que Trump só­lo al­can­zó un 38%.

Por eso, en el pa­pel, la vic­to­ria de­mó­cra­ta el 7 de no­viem­bre no es sor­pre­si­va. Tam­po­co pue­de en­ten­der­se co­mo un re­tro­ce­so pa­ra Trump. El pre­si­den­te re­pu­bli­cano nun­ca ha si­do po­pu­lar en es­tos lu­ga­res. Pe­ro lo que es in­ne­ga­ble es que la ma­la no­ti­cia elec­to­ral pa­ra los re­pu­bli­ca­nos se su­ma a una se­gui­di­lla de ma­las no­ti­cias que han gol­pea­do a la Ca­sa Blan­ca en las úl­ti­mas se­ma­nas. De ahí que los opo­si­to­res a Trump in­ter­pre­ten es­te mo­men­to co­mo el pe­río­do de más de­bi­li­dad de Trump des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca. La ame­na­za que re­pre­sen­ta el fis­cal in­de­pen­dien­te Ro­bert Mue­ller y la in­ca­pa­ci­dad del Con­gre­so do­mi­na­do por los re­pu­bli­ca­nos pa­ra avan­zar en una agen­da le­gis­la­ti­va más con­ser­va­do­ra –dis­mi­nu­yen­do im­pues­tos y abo­lien­do el pro­gra­ma de sa­lud Oba­ma­ca­re– son los ver­da­de­ros pro­ble­mas que en­fren­ta Trump y que la de­rro­ta del 7 de no­viem­bre vino a exa­cer­bar.

La in­ves­ti­ga­ción del fis­cal Mue­ller so­bre po­si­bles co­ne­xio­nes ru­sas de miem­bros de la cam­pa­ña de Trump se ha ex­ten­di­do –co­mo sue­le ocu­rrir– a po­si­bles in­ten­tos por obs­truir la Jus­ti­cia en los que pu­die­ran ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­das otras per­so­nas de la cam­pa­ña, in­clui­dos los hi­jos y el yerno de Trump. Por el mo­men­to, la for­ma­li­za­ción de Paul Ma­na­fort, el ex je­fe de cam­pa­ña de Trump, mues­tra que Mue­ller ha se­gui­do al pie de la le­tra la es­tra­te­gia de los fis­ca­les in­de­pen­dien­tes. Mue­ller, que fue di­rec­tor del FBI, ha lo­gra­do arrin­co­nar a Ma­na­fort y otros alia­dos de Trump y con esa he­bra bus­ca lle­gar al círcu­lo más ín­ti­mo de Trump, sino al mis­mo pre­si­den­te. Los ex­per­tos es­ti­man que Mue­ller anun­cia­rá más for­ma­li­za­cio­nes en enero y fe­bre­ro y que, mien­tras más avan­ce, más cer­ca lle­ga­rá del círcu­lo ín­ti­mo del pre­si­den­te. Co­mo una tor­men­ta que se acer­ca ame­na­zan­te, la for­ma­li­za­ción de Ma­na­fort equi­va­le a las pri­me­ras go­tas de agua que an­ti­ci­pan que es­to re­cién co­mien­za.

Trump ha te­ni­do pro­ble­mas pa­ra avan­zar su agen­da le­gis­la­ti­va que se si­guen ha­cien­do pre­sen­tes. Des­pués de fa­llar en su pro­me­sa de abo­lir Oba­ma­ca­re, ha de­ci­di­do im­pul­sar la reforma tri­bu­ta­ria pa­ra sim­pli­fi­car el có­di­go tri­bu­ta­rio, eli­mi­nar po­pu­la­res de­duc­cio­nes de im­pues­tos y ba­jar los im­pues­tos a las em­pre­sas. Pe­ro co­mo no lo­gró re­du­cir el gas­to pú­bli­co aso­cia­do a Oba­ma­ca­re, la pro­ba­bi­li­dad de pa­sar es­ta reforma es me­nor. Es di­fí­cil eli­mi­nar exen­cio­nes tri­bu­ta­rias po­pu­la­res o que tie­nen ejér­ci­tos de lo­bis­tas preo­cu­pa­dos de de­fen­der­las. Si no hay ma­yo­res in­gre­sos tri­bu­ta­rios, re­sul­ta di­fí­cil ba­jar los im­pues­tos a las em­pre­sas. Aun­que la ini­cia­ti­va de reforma tri­bu­ta­ria ha avan­za­do en am­bas cá­ma­ras, las dis­cre­pan­cias en­tre las prio­ri­da­des del Se­na­do y de la Cá­ma­ra se­rán di­fí­ci­les de con­ci­liar. Si a eso le su­ma­mos la in­ca­pa­ci­dad de Trump pa­ra for­jar acuer­dos, es pro­ba­ble que es­ta reforma tri­bu­ta­ria se es­tan­que de la mis­ma for­ma que la reforma de sa­lud.

La com­bi­na­ción de de­rro­tas le­gis­la­ti­vas y elec­to­ra­les, y la ame­na­za que re­pre­sen­ta la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal Mue­ller son las ra­zo­nes que tie­nen a los de­mó­cra­tas ce­le­bran­do –es­pe­cial­men­te des­pués del 7 de no­viem­bre–. Aun­que, por aho­ra, los pro­ble­mas de Trump tie­nen más que ver con los pro­pios erro­res de Trump que con al­gún in­di­cio de que los de­mó­cra­tas tie­nen un plan pa­ra re­cu­pe­rar apo­yo en las zo­nas don­de Trump ga­nó en 2016. Con to­do, a un año de ser de­rro­ta­dos por Trump, los de­mó­cra­tas hoy son­ríen y los re­pu­bli­ca­nos du­dan del li­de­raz­go de su pre­si­den­te. *Pro­fe­sor de la New York Uni­ver­sity y la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les de Chi­le.

CEDOC PER­FIL

RE­PU­BLI­CA­NOS. Ryan, de la Cá­ma­ra, Mit­chell del Se­na­do. Cor­to­cir­cui­tos con el pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.