La edu­ca­ción siem­pre espera

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SER­GIO SI­NAY*

En una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va efec­tua­da es­ta se­ma­na el mi­nis­tro del ra­mo, Ale­jan­dro Fi­noc­chia­ro, en­fa­ti­zó la ne­ce­si­dad de orien­tar la edu­ca­ción ha­cia las po­si­bi­li­da­des no desa­rro­lla­das de la Ar­gen­ti­na, co­mo, por ejem­plo, pro­du­cir es­pe­cia­lis­tas pa­ra apro­ve­char el vas­to li­to­ral ma­rí­ti­mo. Un par de día an­tes se ha­bía eva­lua­do a 1.200.000 alum­nos en 31.300 escuelas de to­do el país a tra­vés de las prue­bas Apren­der. Los re­sul­ta­dos que es­te ope­ra­ti­vo arro­jó en 2016 mos­tra­ron, en­tre otras co­sas, que el 90% de las escuelas pú­bli­cas tie­ne jor­na­das de cua­tro ho­ras (y hay que des­con­tar los tra­di­cio­na­les días de pa­ro do­cen­te), que la mi­tad de los es­tu­dian­tes se­cun­da­rios no com­pren­de lo que lee, que sie­te de ca­da diez sa­len de la se­cun­da­ria sin te­ner los fun­da­men­tos bá­si­cos de las ma­te­má­ti­cas. En só­lo un año no es po­si­ble es­pe­rar gran­des cam­bios pa­ra 2017. Es­tas y otras cues­tio­nes, co­mo los pau­pé­rri­mos re­sul­ta­dos en Len­gua, po­drían ex­pli­car por qué el gre­mia­lis­mo do­cen­te se opo­ne a es­ta eva­lua­ción. Tam­bién ha­bla de ellos, pues­to que los chi­cos no se edu­can so­los.

An­te el es­ta­do de la edu­ca­ción ar­gen­ti­na, ca­be pre­gun­tar­se si un ca­mino de salida es, co­mo pa­re­ció des­pren­der­se de las en­tu­sias­tas res­pues­tas del mi­nis­tro, la formación de es­pe­cia­lis­tas. La in­sis­ten­cia a ve­ces eu­fó­ri­ca en con­cep­tos co­mo “co­no­ci­mien­to” y “es­pe­cia­li­za­ción” cae una y otra vez so­bre la edu­ca­ción pro­me­tien­do una pa­na­cea. ¿Pe­ro es eso lo esen­cial de la edu­ca­ción? Gui­ller­mo Jaim Eche­verry, ex rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y au­tor de una obra im­pres­cin­di­ble, La tra­ge­dia edu­ca­ti­va, sue­le re- cor­dar al poe­ta grie­go He­sío­do que, en el si­glo VII an­tes de Cris­to, de­cía que edu­car es ayu­dar a una per­so­na a ser lo que es ca­paz de ser.

Y es­to es lo que, en­tre sin­di­ca­lis­tas be­li­co­sos y fun­cio­na­rios tec­nó­cra­tas, nun­ca ter­mi­na de apa­re­cer en el cen­tro de la dis­cu­sión. Agre­gué­mos­le la in­di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de la so­cie­dad (con una ma­sa crí­ti­ca de pa­dres a la ca­be­za) por la tras­cen­den­cia de la edu­ca­ción, y los re­sul­ta­dos de las prue­bas Apren­der, PI­SA, o las que fue­re, pue­den can­tar­se de an­te­mano sin sor­pren­der a na­die. De una ma­ne­ra su­til, la edu­ca­ción, en su real sig­ni­fi­ca­do e im­por­tan­cia, se con­vier­te así en un de­re­cho hu­mano no aten­di­do y ol­vi­da­do. Es­tá bien mo­vi­li­zar­se por una Jus­ti­cia me­jor. Pe­ro la edu­ca­ción si­gue es­pe­ran­do, al mar­gen del mar­ke­ting ofi­cia­lis­ta u opo­si­tor. Siem­pre espera.

Trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos es im­por­tan­te, pe­ro an­tes hay que es­pe­ci­fi­car qué se en­tien­de por co­no­ci­mien­to. Si son ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas y da­tos pu­ros y du­ros re­fe­ri­dos a és­tas, la apues­ta re­sul­ta po­bre. Con el fu­ror de in­no­var por in­no­var, que im­pul­sa una ca­rre­ra de­sen­fre­na­da ha­cia nin­gu­na par­te, to­do co­no­ci­mien­to es ve­tus­to mien­tras se lo ab­sor­be. Se sa­be mu­cho, y pe­re­ce­de­ro, so­bre al­go y na­da so­bre mu­cho e im­por­tan­te. O, por el con­tra­rio, co­no­ci­mien­to pue­de ser, co­mo pro­po­ne el pe­da­go­go es­pa­ñol Ri­car­do Mo­reno Cas­ti­llo (de quien re­co­mien­do Pan­fle­to an­ti­pe­da­gó­gi­co, De la bue­na y la ma­la edu­ca­ción y La con­ju­ra de los ig­no­ran­tes), la trans­mi­sión de una cul­tu­ra fi­lo­só­fi­ca, cien­tí­fi­ca y li­te­ra­ria. Ade­más de va­lo­res. Quie­nes ca­re­cen de es­to (y no sean pro­vis­tos por la edu­ca­ción) cae­rán más fá­cil­men­te en es­pe­cia­li­za­cio­nes li­mi­tan­tes o, peor, en fa­na­tis­mos y sec­ta­ris­mos, co­mo ad­vier­te Mo­reno Cas­ti­llo.

Mien­tras por dis­tin­tas ra­zo­nes los in­vo­lu­cra­dos (pa­dres, fun­cio­na­rios, do­cen­tes) si­gan mi­ran­do a la edu­ca­ción, cuan­do la mi­ran, des­de un pun­to de vis­ta uti­li­ta­rio, un man­to de in­cer­ti­dum­bre per­ma­ne­ce­rá so­bre los adul­tos de ma­ña­na. Más allá de sus ro­les y fun­cio­nes (di­ri­gen­tes, pro­fe­sio­na­les, tra­ba­ja­do­res) se­rán res­pon­sa­bles de la so­cie­dad en la que vi­van y de có­mo se vi­va en ella. Ge­ne­ra­cio­nal­men­te, sus re­cur­sos se­rán muy po­bres, aun­que ellos sean es­pe­cia­lis­tas mo­no­te­má­ti­cos. Por­que, pa­ra bien o pa­ra mal, los re­sul­ta­dos de la edu­ca­ción se ex­pre­san en el fu­tu­ro. Una edu­ca­ción que se orien­te só­lo a lo útil da cier­tos re­sul­ta­dos. Una que for­me per­so­nas da otros. Las sociedades eli­gen. *Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor.

CEDOC AFP

EVALUACION. Co­mo en el 2016 los re­sul­ta­dos de Apren­der no fue­ron los me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.