Quién ma­tó a Nis­man

Perfil (Domingo) - - IDEAS - CLAU­DIO RA­MOS*

Con al­ta pro­ba­bi­li­dad, el ca­so La­go­mar­sino tal vez ter­mi­ne igual que los de Ma­ri­ta Ve­rón y Ma­ría Mar­ta Gar­cía Bel­sun­ce: el in­for­má­ti­co re­sul­ta­rá inocen­te en el jui­cio por fal­ta de prue­bas, la opi­nión pú­bli­ca y los me­dios de pren­sa lo ha­rán me­ter pre­so, y al tiempo sal­drá li­bre por fal­ta de prue­bas con­cre­tas. Así ocu­rrió con los fa­mi­lia­res de Ma­ría Mar­ta, ca­so que el tor­pe fis­cal Mo­li­na Pi­co no in­ves­ti­gó con pro­fe­sio­na­lis­mo.

Es el día de hoy que si­guen to­man­do de­cla­ra­cio­nes a nue­vos sos­pe­cho­sos, 15 años des­pués del he­cho. La fa­mi­lia fue de­cla­ra­da inocen­te en el jui­cio por fal­ta de prue­bas, la opi­nión pú­bli­ca y los me­dios de pren­sa los man­da­ron a la cár­cel, y con el tiempo fue­ron sa­lien­do en li­ber­tad. ¿Y qué pa­só con Ma­ri­ta Ve­rón? Me­ses de jui­cio con­tra los her­ma­nos Chen­ga y no pu­die­ron pro­bar na­da, ni que la secuestraron, ni que al­guien la vio en un pros­tí­bu­lo, si la ma­ta­ron. Na­da.

Fue­ron co­rrec­ta­men­te ab­suel­tos con acla­ra­ción ex­pre­sa de que los Chen­ga eran de­lin­cuen­tes y se­rían juz­ga­dos por otras cin­co cau­sas, en las que pro­ba­ble­men­te re­sul­ta­sen con­de­na­dos. Pe­ro es­to es­can­da­li­zó a su ma­dre, Su­sa­na Tri­mar­co, que pi­dió ayuda a la en­ton­ces pre­si­den­ta Kirch­ner, a los me­dios pe­rio­dís­ti­cos y a la opi­nión pú­bli­ca, y lo­gró que el tri­bu­nal de ape­la­cio­nes los man­da­ra pre­sos. Y al tiempo fue­ron sa­lien­do li­bres, ob­vio. La se­ño­ra Tri­mar­co lle­gó a afir­mar en el pro­gra­ma In­tra­ta­bles que los jue­ces de pri­me­ra ins­tan­cia ha­bían co­bra­do dos mi­llo­nes de dó­la­res ca­da uno pa­ra la ab­so­lu­ción. ¿Al­guien in­ves­ti­gó se­me­jan­te bar­ba­ri­dad?

La­go­mar­sino dio siem­pre la ca­ra y es el prin­ci­pal dam­ni­fi­ca­do por la muer­te de Nis­man fue­ra de su fa­mi­lia. Con­fe­só has­ta lo que le des­re­co­men­da­ban sus abo­ga­dos, co­mo ser co­ti­tu­lar de una cuen­ta en ne­gro por 600 mil dó­la­res en el ex­te­rior. Pe­ro co­mo no hay otro can­di­da­to a mano, lo juz­ga­rán y na­da po­drá pro­bár­se­le, aun­que la opi­nión pú­bli­ca y la jue­za Arroyo Salgado po­si­ble­men­te lo­gra­rán man­dar­lo a la cár­cel, de don­de sal­drá al tiempo por fal­ta de prue­bas con­cre­tas.

La pe­ri­cia de Gen­dar­me­ría fue rea­li­za­da dos años más tar­de so­bre vís­ce­ras con­ge­la­das y en un ba­ño re- pro­du­ci­do den­tro de un cuar­tel mi­li­tar. La ori­gi­nal fue lle­va­da a ca­bo por do­ce pe­ri­tos de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia en ba­se al ca­dá­ver re­cien­te y den­tro del de­par­ta­men­to.

¿Có­mo pue­den ser tan di­sí­mi­les? ¿No es mu­cho más creí­ble la pri­me­ra? Ni el pa­triar­ca de la me­di­ci­na fo­ren­se ar­gen­ti­na ha­lló frac­tu­ra de na­riz, gol­pes sig­ni­fi­ca­ti­vos en las pier­nas o dro­gas en el cuer­po. ¡Y era pe­ri­to por la viu­da, que es jue­za fe­de­ral! El doc­tor Os­val­do Raf­fo es la úni­ca au­to­ri­dad ar­gen­ti­na en me­di­ci­na fo­ren­se re­co­no­ci­da en el ex­tran­je­ro.

Es una lás­ti­ma que nues­tra Jus­ti­cia fun­cio­ne de ma­ne­ra tan ram­plo­na, por­que no sabemos quién ma­tó a Ma­ría Mar­ta, dón­de es­tá o có­mo ter­mi­nó Ma­ri­ta Ve­rón, y si el fis­cal Nis­man fue ase­si­na­do o se sui­ci­dó. Y qui­zá no va­ya­mos a sa­ber nun­ca las res­pues­tas a es­tos in­te­rro­gan­tes. Pe­no­so y muy la­men­ta­ble.

Es una lás­ti­ma que nues­tra Jus­ti­cia fun­cio­ne de ma­ne­ra tan ram­plo­na

*Ex di­rec­ti­vo de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.