“Pa­ra con­se­guir las no­tas, lla­mo yo en per­so­na”

Se con­vir­tió en el pe­rio­dis­ta al que to­dos eli­gen pa­ra ha­blar. Pri­me­ro Cristina Kirch­ner, y lue­go la mu­jer de De Vi­do, rom­pie­ron el si­len­cio con él. Di­ce que las cla­ves son sa­ber es­cu­char, re­pre­gun­tar con da­tos y ser edu­ca­do.

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS -

Cristina eli­gió a Novaresio pa­ra vol­ver a dar una no­ta. Luis Novaresio se le­van­ta de lu­nes a vier­nes muy tem­prano: a las cua­tro de la ma­ña­na. A las 4.01, pa­ra ser exac­tos. El mi­nu­to de más que pone en el des­per­ta­dor no es pa­ra ga­nar al­go más de des­can­so, sino que se de­be a que –di­ce– odia los nú­me­ros pa­res. Es­te no es su úni­co TOC. “No me gus­ta que me lean an­tes los dia­rios. Soy ca­pa z de com­pra rlos nue­va­men­te si me sa­ca­ron los su­ple­men­tos o los ple­ga­ron mal”, aco­ta Novaresio a PER­FIL, quien por es­tos días se ha ga­na­do la fa­ma –por más que él sea mo­des­to y no con­cuer­de del to­do– de ser el pe­rio­dis­ta del mo­men­to.

Ha­ce un mes y me­dio, Cris- ti­na Kirch­ner eli­gió al ro­sa­rino pa­ra ser en­tre­vis­ta­da. Y es­ta se­ma­na Novaresio vol­vió a con­se­guir otra de esas no­tas que cual­quier pe­rio­dis­ta qui­sie­ra te­ner: la mu­jer de Ju­lio De Vi­do, Ales­san­dra Min­ni­ce­lli.

“En el ca­so de Cristina, no hay me­ri­to mío por­que la pro­du­jo per­so­nal­men­te Da­niel Ha­dad. Efec­ti­va­men­te, Da­niel me eli­gió a mí pa­ra ha­cer­la y ella acep­tó, pe­ro yo no la bus­qué”, ex­pli­ca so­bre la no­ta con Kirch­ner. Se ha­bló mu­cho de esa no­ta, so­bre to­do por­que va­rios pe­rio­dis­tas hi­cie­ron oír su voz to­man­do la po­si­ción de ne­gar­se a ha­cer­le una no­ta a la ex pre­si­den­ta. “Me pa­re­ce ri­dícu­lo. Eso ha­bla de la fal­ta de vo­ca­ción. Si lo di­ce Mirt­ha Le­grand o Su­sa­na (Gi­mé­nez) lo en­tien­do, por­que pa­ra las es­tre­llas ri­gen otras re­glas”, ex­pli­ca Novaresio. Y agre­ga: “Me pro­pu­se ha­cer una en­tre­vis­ta pu­ra, con pre­gun­tas y re­pre­gun­tas, y pa­sar al si­guien­te te­ma siem­pre con­tras­tan­do con da­tos. Yo fui muy crí­ti­co de esa en­tre­vis­ta, pe­ro con el pa­so del tiempo creo que es­tu­vo muy bien, que­dé con­for­me”.

So­bre Min­ni­ce­lli, el pe­rio­dis­ta di­ce que es­tu­vo más in­vo­lu­cra­do con el lo­gro. “Tu­ve más que ver por­que la lla­mé yo di­rec­ta­men­te. L o ha­go siem­pre, soy de lla­mar pa­ra con­se­guir las no­tas. Me ocu­po del tra­ba­jo, le pon­go te­na­ci­dad, no me lo lle­vo de arriba. No soy de los con­duc­to­res que di­cen: ‘¿Qué hay hoy?’. To­das las tar­des des­pués del pro­gra­ma pro­duz­co, man­do una lis­ta de te­mas, y cuan­do se pone com­pli­ca­do, lla­mo”, cuen­ta.

Pe­ro ¿tie­ne es­te hom­bre al­go dis­tin­to que en de­fi­ni­ti­va ha­ce que to­das lo eli­jan? “Yen­do a la nor­ma –se ex­pla­ya–, tal vez ha­ya un plus, que es que in­ten­to res­ca­tar el gé­ne­ro de la en­tre­vis­ta, don­de creo que es fun­da­men­tal pre­gun­tar, es­cu­char y re­pre­gun­tar. Nos he­mos en­va­ne­ci­do bas­tan­te los pe­rio­dis­tas cre­yen­do que te­ne­mos que ha­cer un jui­cio de va­lo­ra­ción éti­ca. Creo que la nor­ma es que sa­que al ti­po, yo quie­ro te­ner el tes­ti­mo­nio al ai­re, es­cu­char a Min­ni­ce­lli; des­pués opino lo que opino de De Vi­do”. Novaresio di­ce que, en es­te sen­ti­do, el te­ma de la grie­ta es de­ci­si­vo: “Me pa­re­ce que nues­tro tra­ba­jo es­tá muy cer­ca de la du­da y no de la cer­te­za dog­má­ti­ca. En­ton­ces me plan­teo la opi­nión des­de la du­da y te con­ce­do a vos, que es­tás en­fren­te, que ten­gas par­te de la ra­zón y me mues­tres que es lo con­tra­rio. La grie­ta es el des­pre­cio a prio­ri del ti­po que te­nés en­fren­te”.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

TRA­BA­JA­DOR. Di­ce que dis­fru­ta mu­cho de sus tra­ba­jos y que le pone mu­cha te­na­ci­dad a to­do.

NO­TA.

CAP­TU­RA DE PAN­TA­LLA

NO­TA II. Es­ta se­ma­na tu­vo la ex­clu­si­va con Min­ni­ce­lli.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.