En de­fen­sa de idio­tas úti­les y es­tú­pi­dos pro­gre­sis­tas(II)

Perfil (Domingo) - - HOY - JOR­GE FO­NTEVEC­CHIA

La agre­si­vi­dad au­men­ta el ra­ting, la vio­len­cia oral atrae en Twit­ter o fren­te a un mi­cró­fono. La al­ti­so­nan­cia y el in­sul­to agre­gan con­tun­den­cia cuan­do lo que se ex­pre­sa ca­re­ce de ella. Es ba­ra­to por­que re­quie­re me­nos es­fuer­zo cog­ni­ti­vo que una idea de­mo­le­do­ra.

Que per­so­nas muy for­ma­das y con re­cur­sos in­te­lec­tua­les de so­bra ape­len a la ora­to­ria vul­gar pro­pia de otros gé­ne­ros dis­cur­si­vos se ex­pli­ca por el ve­neno que si­gue in­tro­du­cien­do en la so­cie­dad la grie­ta y la an­sie­dad que ge­ne­ra en co­mu­ni­ca­do­res y po­lí­ti­cos (ca­da vez más la mis­ma pro­fe­sión) la hi­per­in­me­dia­tez de las re­des so­cia­les y el mi­nu­to a mi­nu­to de la te­le­vi­sión.

En la co­lum­na pre­ce­den­te se ana­li­zó la ca­li­fi­ca­ción de Ca­rrió de es­tú­pi­do pro­gre­sis­mo a quie­nes se opo­nían a su po­si­ción, prin­ci­pal­men­te la dipu­tada Stol­bi­zer, y que los pe­rio­dis­tas La­na­ta y Sir­vén lla­ma­ron idio­tas úti­les a los co­le­gas que fir­ma­mos una so­li­ci­ta­da en de­fen­sa de Pá­gi­na/12.

Con­ti­núa aho­ra con otra per­so­na que es­cri­bió en las pu­bli­ca­cio­nes de Edi­to­rial Per­fil, Fer­nan­do Igle­sias, en su ca­so co­lum­nis­ta de la re­vis­ta No­ti­cias ha­ce una dé­ca­da, que nos en­vió a Gus­ta­vo Gon­zá­lez, a Edi Zu­nino y a mí es­te mail: “Que­ri­dos ex ami­gos: Es pa­ra co­men­tar­les que la ac­tual for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo de Per­fil tam­bién me pa­re­ce desas­tro­sa. Lo ha­go aho­ra, que to­da­vía no soy fun­cio­na­rio. Hay que caer muy ba­jo pa­ra lo de ‘el D’Elía del PRO’”.

La “ac­tual” for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo de Per­fil es la mis­ma de una dé­ca­da y dos atrás, cuan­do coin­ci­día­mos con Ca­rrió, La­na­ta, Sir­vén e Igle­sias en cri­ti­car a ca­da go­bierno mien­tras es­ta­ba en po­der y no só­lo al an­te­rior, que ya se ha­bía ido.

Igle­sias se ha de­di­ca­do a la política y lo­gró, con una re­tó­ri­ca pro­vo­ca­do­ra, ins­ta­lar­se co­mo vo­ce­ro con­fron­ta­ti­vo de Cam­bie­mos en los me­dios. Y gra­cias a esos ser­vi­cios, ser can­di­da­to a dipu­tado, elec­to en oc­tu­bre y en ejer­ci­cio a par­tir de di­ciem­bre. Pe­ro no fue Per­fil la que lo ca­li­fi­có de “D’Elía del PRO” sino que sur­gió de la po­lé­mi­ca por Twit­ter que se ci­tó en la no­ta de Per­fil. com: “To­do co­men­zó con un men­sa­je del usua­rio Da­vid Vin­cent (@ da­vid­vin­cent97) que tui­teó: ‘Qué desas­tre el pro­gra­ma de O’Don­nell’”. Mi­nu­tos más tar­de, pro­vo­can­do co­mo sue­le ha­cer en Twit­ter, Igle­sias agre­gó: “‘El pro­gra­ma de’ es­tá de más”, pa­ra de­jar en cla­ro que le pa­re­cía un desas­tre to­do lo que ha­ce la au­to­ra de nu­me­ro­sos li­bros de in­ves­ti­ga­ción. “Se­ñor dipu­tado elec­to de Cam­bie­mos ¿por qué agre­de así?”, pre­gun­tó O’Don­nell. Un co­men­ta­ris­ta (@le­ca­lo37) sa­lió a de­fen­der­la y le di­jo: “Por­que es el D’Elía de Cam­bie­mos”, a lo que ella agre­gó: “Un po­co sí”. Igle­sias arre­me­tió: “No es una agre­sión. Es una opi­nión. Creo que tu for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo es desas­tro­sa. La va­ra de Afri­ca por do­ce años. La de Sui­za, hoy ”, di­jo, pa­ra cues­tio­nar las crí­ti­cas de O’Don­nell ha­cia el show me­diá­ti­co que se mon­tó so­bre la de­ten­ción de Ama­do Bou­dou.

Mar ía O’Don­nell, co­mo Ro­mi­na Man­guel o Rey­nal­do Sie­te­ca­se, en­tre tan­tos otros, in­te­gran el gru­po de pe­rio­dis­tas que en los me­dios au­dio­vi­sua­les en­fren­tan la grie­ta en su pro­pia au­dien­cia. Es más fá­cil pa­ra los pe­rio­dis­tas de grá­fi­ca, que no es­ta­mos ex­pues­tos a los lla­ma­dos de los oyen­tes o al ra­ting mi­nu­to a mi­nu­to de la te­le­vi­sión, sen­tir­nos me­nos in­flui­dos por el fa­na­tis­mo del mo­men­to.

Has­ta en pro­gra­mas co­mo Ani­ma­les suel­tos, cuan­do Fan­tino co­men­zó a cri­ti­car a A ran­gu­ren por los Pa­ra­di­se Pa­pers es­ta se­ma­na, el ra­ting le ba­jó a la mi­tad. Pe­ro lo que más les due­le a los pe­rio­dis­tas son las crí­ti­cas per­so­na­les que re­ci­ben en las re­des so­cia­les, don­de los in­sul­tan y acu­san an­te la me­nor di­fe­ren­cia con el go­bierno de Cam­bie­mos. Si por fir­mar una so­li­ci­ta­da los pro­pios co­le­gas ca­li­fi­can a sus pa­res de idio­tas úti­les, lo que di­ce la gen­te am­pa­ra­da en el ano­ni­ma­to no tie­ne lí­mi­te.

La au­to­cen­su­ra que es­tán ge­ne­ran­do en los pe­rio­dis­tas las crí­ti­cas in­me­dia­tas que re­ci­be su tra­ba­jo en las re­des so­cia­les es­tá lle­van­do al pa­ro­xis­mo la es­pi­ral del si­len­cio des­crip­ta por la po­li­tó­lo­ga ale­ma­na Eli­sa­beth Noe­lleNeu­mann a fi­nes de los 70, cuan­do era la te­le­vi­sión el me­dio de ma­sas. El te­mor al ais­la­mien­to ha­ce a las per­so­nas re­pri­mir sus ideas y adap­tar­las al pen­sa­mien­to pre­do­mi­nan­te. Los vi­bran­tes ac­ti­vis­tas del re­la­to de épo­ca en­mu­de­cen al res­to ejer­cien­do una for­ma de con­trol so­cial so­bre los que opinan dis­tin­to, dis­ci­pli­nan­do a la ma­yo­ría, que se rin­de fren­te a la fuer­za su­pe­rior del “cli­ma de opi­nión”.

Co­mo su­ce­de hoy con las lec­cio­nes de me­dio turno con Ma­cri y su­ce­dió en 2005 con Kirch­ner y en 1993 con Me­nem, cuan­do se per­ci­be que el go­bierno se­rá re­elec­to den­tro de dos años y ten­drá seis años más en el po­der, la es­pi­ral as­cen­den­te ha­ce que las ideas de una mi­no­ría suban y se con­vier­tan en ma­yo­ría aplas­tan­te por la au­to­cen­su­ra de las de­más. Es­to fue así des­de la apa­ri­ción de la te­le­vi­sión y se po­ten­cia aho­ra con las re­des so­cia­les.

Las re­des so­cia­les fa­ci­li­ta­ron la crea­ción de la ma­yor po­li­cía ideo­ló­gi­ca de to­dos los tiem­pos por­que con re­tui­teos se pue­de lin­char me­diá­ti­ca­men­te a cual­quier pe­rio­dis­ta en po­cas ho­ras. Un pe­rio­dis­mo que no pue­da ser crí­ti­co de su go­bierno o so­bre de­ter­mi­na­dos te­mas

Ser apo­da­do el D’Elía de Ma­cri ofen­dió al dipu­tado elec­to que hi­zo de lo ta­jan­te su se­llo Si Hu­bris fue la la teo­ría de cien­cias so­cia­les con Cristina, el cono del si­len­cio lo es con Ma­cri

ta­bú no po­drá cum­plir una de sus fun­cio­nes esen­cia­les. Me re­fie­ro a un pe­rio­dis­mo pon­de­ra­do y no al fa­ná­ti­co de lo opues­to, que en su exa­ge­ra­ción se trans­for­ma en un es­pec­tácu­lo po­co ve­ro­sí­mil que, al caer en lo có­mi­co, se ha­ce in­tras­cen­den­te, co­mo su­ce­de en al­gu­nas ra­dios y ca­na­les de no­ti­cias.

Los pe­rio­dis­tas de­be­mos desa­rro­llar una piel más re­sis­ten­te a los in­sul­tos y crí­ti­cas per­so­na­les por­que el ac­tual eco­sis­te­ma co­mu­ni­ca­cio­nal ha­ce es­tre­llas me­diá­ti­cas a quie­nes cons­tru­yen con la dia­tri­ba su no­to­rie­dad.

Nues­tra más im­por­tan­te e in­sus­ti­tui­ble fun­ción es ayu­dar a la au­dien­cia a su­pe­rar sus pro­pios pre­jui­cios y a man­te­ner ejer­ci­ta­da su men­te con ideas que con­tra­di­gan sus creen­cias, amor­ti­guan­do así la fuer­za em­bru­te­ce­do­ra del cono del si­len­cio. Gwy­neth Pal­trow - Ales­san­dra Min­ni­ce­lli

F. Igle­sias con­tra M. O’Don­nell.

FOTOS CEDOC PER­FIL

ACUSADORAS. La ac­triz fue con­tra el aco­sa­dor Weins­tein. La mu­jer de De Vi­do, so­bre Cristina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.