La Gran Si­mu­la­ción

Ca­sos y se­cre­tos de Co­mo­do­ro Py

Perfil (Domingo) - - LIBRO -

Des­de que se pu­sie­ron en mar­cha los 12 juz­ga­dos fe­de­ra­les, y du­ran­te to­do el me­ne­mis­mo, no hu­bo un so­lo de­te­ni­do im­por­tan­te por co­rrup­ción. Ni uno.

Es cu­rio­so, o más bien pa­ra­dó­ji­co. Nun­ca se ha­bía ha­bla­do tan­to de co­rrup­ción co­mo en la dé­ca­da del 90. Y sin em­bar­go, nun­ca se ha­bía he­cho tan­to pa­ra en­cu­brir­la. El go­bierno de Me­nem de­ci­dió una pro­fun­da reforma del Es­ta­do, que su­pu­so la pri­va­ti­za­ción de mu­chas em­pre­sas pú­bli­cas y la des­re­gu­la­ción y la aper­tu­ra de la eco­no­mía. Uno de los ar­gu­men­tos cen­tra­les pa­ra ha­cer esa trans­for­ma­ción era, en pa­la­bras del Pre­si­den­te, “en­fren­tar y des­ar­mar la co­rrup­ción es­truc­tu­ral he­re­da­da”. Así fue co­mo en los años 90 se pri­va­ti­za­ron a ba­jí­si­mo pre­cio y al­tí­si­mos re­tor­nos de­ce­nas de em­pre­sas pú­bli­cas; se di­ri­gie­ron a de­do li­ci­ta­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias; se pa­ga­ron coimas pa­ra con­tra­tos es­can­da­lo­sos; se pa­ga­ron so­bre­suel­dos, y has­ta se ven­die­ron ile­gal­men­te ar­mas del Ejér- ci­to por to­do el pla­ne­ta. Fue uno de los pro­ce­sos po­lí­ti­cos más co­rrup­tos de la his­to­ria re­cien­te y se cal­cu­la que en los juz­ga­dos fe­de­ra­les de Co­mo­do­ro Py se abrie­ron unas 700 cau­sas por su­pues­tos de­li­tos con­tra el Es­ta­do.

Pe­ro no hu­bo un so­lo de­te­ni­do im­por­tan­te. Ni uno.

La Jus­ti­cia fe­de­ral ha­cía co­mo que in­ves­ti­ga­ba. Pe­día prue­bas, or­de­na­ba in­for­mes pe­ri­cia­les, ci­ta­ba tes­ti­gos o in­clu­so pro­ce­sa­ba a sos­pe­cho­sos. Pe­ro el re­sul­ta­do fi­nal era siem­pre el mis­mo.

La Gran Si­mu­la­ción.

Hu­bo cró­ni­cas que lo de­nun­cia­ron, se es­cri­bie­ron li­bros que fue­ron bes­tse­llers re­tra­tan­do la pro­mis­cui­dad de la re­la­ción en­tre los fun­cio­na­rios públicos y los jue­ces, y has­ta hu­bo un mi­nis­tro, Do­min­go Ca­va­llo, que des­cri­bió a otro mi­nis­tro, Car­los Co­rach, po­nien­do los nom­bres de los jue­ces a su man­do en una ser­vi­lle­ta de pa­pel.

La Gran Si­mu­la­ción fun­cio­nó, por­que en el fon­do a na­die pa­re­ció im­por­tar­le. Los jue­ces y los fun­cio­na­rios, aco­pia­dos co­mo en un club, se jun­ta­ban en la quin­ta de Oli­vos, al­mor­za­ban en los lob­bies de los ho­te­les cin­co es­tre­llas, mien­tras tan­to se en­ri­que­cían. La Gran Si­mu­la­ción. Re­ple­ta de ejem­plos. A Ge­rar­do So­fo­vich, una fi­gu­ra le­gen­da­ria de la te­le que en 1992 ha­bía he­cho des­apa­re­cer cin­co mi­llo­nes de dó­la­res del ca­nal pú­bli­co, se lo “in­ves­ti­gó” du­ran­te nue­ve años has­ta que el juez Nor­ber­to Oyar­bi­de ce­rró el ca­so sin con­de­nar­lo por­que con­si­de­ró que ha­bía pres­crip­to la cau­sa por ex­ce­so de tiempo de pro­ce­so, es de­cir, por su pro­pia in­ca­pa­ci­dad pa­ra in­ves­ti­gar­lo a tiempo.

A Víc­tor Al­de­re­te, ti­tu­lar del PAMI y ami­go del pre­si­den­te Me­nem, se le abrie­ron 17 ex­pe­dien­tes por dis­tin­tas irre­gu­la­ri­da­des en el or­ga­nis­mo que di­ri­gía. Tan­to tar­da­ron en lle­gar a jui­cio oral que las cau­sas aca­ba­ron en la na­da, tam­bién por ser de­cla­ra­das pres­crip­tas. Uno de los ca­sos de co­rrup­ción más es­can­da­lo­sos fue la con­tra­ta­ción con so­bre­pre­cios de par­te de la An­ses de un sis­te­ma in­for­má­ti­co de la em­pre­sa IBM.

El he­cho ocu­rrió en 1996. La in­ves­ti­ga­ción in­clu­yó 36 in­da­ga­to­rias, 150 tes­ti­mo­nios, dos pe­ri­ta­jes con­ta­bles, uno in­for­má­ti­co. En el ca­mino hu­bo pro­ce­sa­mien­tos, a los que si­guie­ron ape­la­cio­nes, re­cur­sos de que­ja an­te las Cá­ma­ras de Ape­la­cio­nes y re­cur­sos ex­tra­or­di­na­rios an­te la Cor­te Su­pre­ma. Al fi­nal, otra vez, se de­cla­ró pres­crip­to.

El pro­pio Me­nem fue in­ves­ti­ga­do en de­ce­nas de cau­sas y no pa­só na­da. Al me­nos has­ta que de­jó el po­der. Me­ses más tar­de, pre­sio­na­do por el nue­vo go­bierno y des­bor­da­do por prue­bas in­cri-

mi­na­to­rias, el juez Jor­ge Ur­so, que lo ha­bía en­cu­bier­to du­ran­te años, acep­tó or­de­nar su arres­to do­mi­ci­lia­rio. Pa­re­cía un gol­pe, pe­ro era só­lo un ama­go. Me­nem se iba a con­ver­tir en se­na­dor e iba a pro­te­ger­se en los fue­ros pa rla men­ta­rios pa­ra se­guir co­mo si na­da.

Pa­ra ver una con­de­na real hu­bo que es­pe­rar has­ta 2004, cuan­do la ex se­cre­ta­ria de Me­dio Am­bien­te Ma­ría Ju­lia Al­so­ga­ray fue con­de­na­da por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. De­ma­sia­do po­co y de­ma­sia­do tar­de. Cien­tos de cau­sas, pa­ra un pu­ña­do de res­pues­tas tar­días.

La Gran Si­mu­la­ción.

A la vis­ta de to­dos.

El país se hun­día en un pro­ce­so que ga­ran­ti­za­ba im­pu­ni­dad (...).

En la dé­ca­da del 90 hu­bo una ma­ne­ra de lla­mar­los. Eran “Los jue­ces de la ser­vi­lle­ta”. El nom­bre sa­lió del in­ge­nio del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Do­min­go Ca­va­llo, ca­be­za vi­si­ble de una de las dos posiciones que se ha­bían lan­za­do a la gue­rra de gue­rri­llas den­tro del pro­pio go­bierno. Ca­va­llo se en­fren­ta­ba con fu­ria al mi­nis­tro del In­te­rior, Car­los Co­rach, y de­nun­ció que su ar­chi­ene­mi­go le ha­bía ano­ta­do en una ser­vi­lle­ta los nom­bres de los jue­ces fe­de­ra­les que le res­pon­dían. Eran ca­si to­dos, por su­pues­to. Uno de los nom­bres más ob­vios era el de Clau­dio Bonadio. For­ta­chón y de pe­lo lar­go, con cam­pe­ra de cue­ro y as­pec­to mo­to­que­ro, Bonadio ha­bía lle­ga­do a Co­mo­do­ro Py di­rec­ta­men­te des­de la Ca­sa Ro­sa­da. Su tra­ba­jo an­te­rior ha­bía si­do el de se­cre­ta­rio de Le­gal y Téc­ni­ca de la Ca­sa Ro­sa­da, a las ór­de­nes del mis­mí­si­mo Co­rach, de quien nun­ca lle­gó a des­li­gar­se. De pa­sa­do pe­ro­nis­ta, li­ga­do a las hues­tes de la de­re­cha más sal­va­je, Bonadio era un hom­bre de ar­mas to­mar y pron­to ha­ría ga­la de sus ma­ñas y de su tem­pe­ra­men­to. Su his­to­ria in­ten­ta ocul­tar ese epi­so­dio del que se ha­bla en voz ba­ja por las du­das.

El 28 de sep­tiem­bre de 2001 via­ja­ba en su Audi ne­gro jun­to a un ami­go por la zo­na de Vi­lla Mar­te­lli. Iban a co­mer un asa­do a la quin­ta de un co­no­ci­do, es­ta­cio­na­ron el au­to y cuan­do se ba­ja­ban fue­ron sor­pren­di­dos por dos mu­cha­chos que te­nían la ma­la idea de ro­bar­les. El juez Bonadio no du­dó un se­gun­do. Me­tió la mano de­re­cha den­tro de su cam­pe­ra, sa­có de su cin­tu­rón su vie­ja y que­ri­da Glock ca­li­bre 40 y los re­ven­tó a ba­la­zos. Un dis­pa­ro le par­tió el cue­llo a uno de los la­dro­nes y lo ma­tó al ins­tan­te. El otro in­ten­ta­ba gi­rar pa­ra es­ca­par cuan­do re­ci­bió seis dis­pa­ros, cua­tro de ellos en la es­pal­da.

No ha­bía que ser ex­per­to en cri­mi­na­lís­ti­ca pa­ra sa­ber que esos dis­pa­ros en la es­pal­da po­dían ge­ne­rar­le mu­chos pro­ble­mas al juez. Eran la prue­ba de que el in­fe­liz es­ta­ba in­ten­tan­do es­ca­par­se. La le­yen­da de esa no­che im­pro­ba­ble cuen­ta que Bonadio de­bió lla­mar a un co­mi­sa­rio ami­go, Jor­ge “el Fino” Pa­la­cios, pa­ra que en­men­da­ra cual­quier dato pe­li­gro­so del su­ma­rio po­li­cial. Así pu­do elu­dir cual­quier in­con­ve­nien­te.

Bonadio fue uno de los jue­ces más lea­les del me­ne­mis­mo. Pa­gó con im­pu­ni­dad a los go­ber­nan­tes que lo apa­dri­na­ron. Tam­bién le iba a ha­cer mu­chos

Pa­ra prin­ci­pios de 2005 ya ha­bía 150 de­nun­cias con­tra los fun­cio­na­rios del kirch­ne­ris­mo Los 12 sa­bían que el cam­bio de go­bierno su­po­nía una re­for­mu­la­ción de la épo­ca

fa­vo­res al kirch­ne­ris­mo, has­ta que la re­la­ción se rom­pió y en­ton­ces fue por to­do. Pe­ro pa­ra eso fal­ta to­da­vía un lar­go re­co­rri­do. (...)

Pa­ra prin­ci­pios del año 2005 ya ha­bía 150 de­nun­cias con­tra los fun­cio­na­rios del kirch­ne­ris­mo. En­ri­que­ci­mien­tos in­jus­ti­fi­ca­dos, con­tra­ta­cio­nes im­pre­sen­ta­bles, obras que se pa­ga­ban y no se ha­cían. Los jue­ces iban a abrir las cau­sas, iban a po­ner los nom­bres de los fun­cio­na­rios en sus ca­rá­tu­las, pe­ro lue­go iban a ejer­cer el ar­te de la si­mu­la­ción. Du­ran­te años, mu­chos años, iban a ha­cer co­mo que ha­cían, cuan­do en reali­dad no ha­cían na­da. Lo que vino fue un pro­ce­so inau­di­to de en­cu­bri­mien­to. Po­co a po­co de­ja­ron de ser im­por­tan­tes los in­di­cios o in­clu­so las prue­bas. Po­co a po­co de­ja­ron de va­ler los ar­gu­men­tos, po­co a po­co de­ja­ron de pe­sar las cer­te­zas. Los jue­ces cum­plie­ron a la per­fec­ción con lo que les pe­dían. Acep­ta­ron pe­ri­cias di­bu­ja­das pa­ra be­ne­fi­ciar al ma­tri­mo­nio Kirch­ner. De­cla­ra­ron in­vá­li­das prue­bas sus­tan­cia­les so­bre coimas co­bra­das por el se­cre­ta­rio de Trans­por­te Ri­car­do Jai­me en la com­pra de va­go­nes de tre­nes con so­bre­pre­cios a Es­pa­ña.

Al igual que en la dé­ca­da del 90, la Gran Si­mu­la­ción ocu­rrió sin des­per­tar la in­dig­na­ción ni la preo­cu­pa­ción de ca­si na­die. En to­do ca­so, otros rui­dos iban a aca­llar a los dis­con­for­mes. Pa­ra com­pen­sar el da­ño y so­pe­sar el des­va­río, los jue­ces ol­fa­tea­ron el hu­mor de los tiem­pos y se ple­ga­ron a la re­vi­sión y el res­ca­te del pa­sa­do más le­jano y aho­ra inofen­si­vo. Bonadio y Ma­ría fue­ron de los pri­me­ros en dic­tar la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes de Obe­dien­cia De­bi­da y Pun­to Fi­nal, que ha­bían per­do­na­do a los mi­li­ta­res que en la dic­ta­du­ra de la dé­ca­da del 70 ha­bían ma­ta­do a mi­les de per­so­nas en los cam­pos de ex­ter­mi­nio. Ma­ría ade­más de­di­có gran par­te de su es­fuer­zo en la bús­que­da de hi­jos de des­apa­re­ci­dos que ha­bían na­ci­do en el cau­ti­ve­rio.

La cár­cel de Mar­cos Paz, a po­co más de una hora de Co­mo­do­ro Py, co­men­zó a re­ci­bir a cien­tos de los mi­li­ta­res que ha­bían pro­vo­ca­do aquel desas­tre. Eran aho­ra hom­bres vie­jos y de­ca­den­tes, sin po­der más que el del pe­so de sus cuer­pos de­cré­pi­tos, in­vi­ta­dos es­te­la­res a una co­me­dia trá­gi­ca.

El juez Ra­fe­cas fue el pri­me­ro en rom­per el cer­co. A pe­di­do del fis­cal Car­los Rí­vo­lo, de­ci­dió in­da­gar en las mi­se­rias del vi­ce­pre­si­den­te de la Na­ción, Ama­do Bou­dou, a quien to­dos los in­di­cios mos­tra­ban com­pran­do a tra­vés de tes­ta­fe­rros la em­pre­sa que im­pri­mía los bi­lle­tes y che­ques ofi­cia­les, Cic­co­ne Cal­co­grá­fi­ca. Ra­fe­cas lle­gó a man­dar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad a la to­rre de cris­tal don­de vi­vía Bou­dou en Puer­to Ma­de­ro. El sa­cu­dón, el pri­me­ro de va­rios, pro­vo­có la ira de Cristina Kirch­ner, y to­dos sabemos lo que esa ira era ca­paz de ha­cer. Cristina de­ci­dió ex­pul­sar al pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción, Es­te­ban Rig­hi, a quien te­nía apun­ta­do co­mo pa­drino res­pon­sa­ble del juez Ra­fe­cas.

Pe­ro en vez de so­lu­cio­nar su pro­ble­ma, Cristina lo pro­fun­di­zó. Con el co­rrer de los me­ses Rig­hi fue re­em­pla­za­do por Ale­jan­dra Gils Car­bó, fis­cal ge­ne­ral que pre­ten­dió de­fen­der al go­bierno con la qui­rúr­gi­ca e inú­til ta­rea de asig­nar fis­ca­les ami­gos en los lu­ga­res ade­cua­dos. Gils Car­bó só­lo lo­gró ter­mi­nar de sa­car del jue­go a los que ha­bían ga­ran­ti­za­do la im­pu­ni­dad du­ran­te tan­tos años.

El se­gun­do en que­brar la Era de la Si­mu­la­ción fue Bonadio, quien po­co a po­co iba a ga­nar­se el odio de Cristina Kirch­ner y en los años por ve­nir iba a pre­sio­nar­la has­ta más no po­der con lla­ma­dos a in­da­ga­to­ria pa­ra ella y sus hi­jos. Cristina lle­gó a re­cor­dar el pa­sa­do “pis­to­le­ro” de Bonadio du­ran­te una ca­de­na na­cio­nal. Na­da di­jo so­bre el acuer­do con el que ha­bía lle­ga­do Fredy Li­jo, el sim­pá­ti­co her­mano del juez, pa­ra que Bonadio sal­va­ra al su­per­mi­nis­tro Ju­lio De Vi­do de las acu­sa­cio­nes que hi­zo du­ran­te el jui­cio por la tra­ge­dia fe­rro­via­ria de On­ce, que en 2012 ma­tó a 52 per­so­nas.

Du­ran­te los pri­me­ros me­ses del go­bierno de Cam­bie­mos, los juz­ga­dos fe­de­ra­les vi­vie­ron lo que nun­ca: un va­cío in­quie­tan­te de ope­ra­do­res po­lí­ti­cos. Jai­me Stiu­so, Ja­vier Fer­nán­dez y Da­río Ri­char­te an­da­ban ocul­tos na­die sa­bía dón­de.

Ju­lián Alvarez y Juan Car­los Me­na y los otros de­le­ga­dos del tiempo fi­nal de Cristina ya no te­nían na­da pa­ra ofre­cer.

El go­bierno de Ma­cri, por lo me­nos al prin­ci­pio, de­ci­dió no man­dar a na­die pa­ra vi­si­tar los des­pa­chos de Co­mo­do­ro Py. Le pu­do ha­ber to­ca­do al Tano An­ge­li­ci, que por al­go se­guía ma­ne­jan­do los des­ti­nos y los pal­cos de Bo­ca, pe­ro una di­ri­gen­te cen­tral de la alian­za de go­bierno, Eli­sa Ca­rrió, se ocu­pó de pe­dir en pú­bli­co que An­ge­li­ci se ale­ja­ra pa­ra siem­pre de esos pa­si­llos. “O es An­ge­li­ci o soy yo”, de­cla­ró Li­li­ta, ter­mi­nan­te. Lo que en prin­ci­pio era una gra­ta no­ti­cia no lo era del to­do.

Los 12 jue­ces y los fis­ca­les fe­de­ra­les lle­va­ban años ad­mi­nis­tran­do su po­der en per­ma­nen­te in­ter­cam­bio y me­dia­ción con los po­lí­ti­cos. Es cier­to que era una re­la­ción pro­mis­cua, que no to­dos los jue­ces la dis­fru­ta­ban ni le sa­ca­ban pro­ve­cho, pe­ro era la úni­ca re­la­ción que co­no­cían. Los 12 es­ta­ban acos­tum­bra­dos a ha­blar con al­gún en­la­ce con la Ca­sa Ro­sa­da que les mar­ca­ra el rum­bo o al me­nos que los es­cu­cha­ra en sus du­das y di­le­mas. De eso se ha­bía tra­ta­do du­ran­te tan­tos años. ¿Y aho­ra? Pa­ra em­pe­zar, los juz­ga­dos es­ta­ban re­car­ga­dos con cien­tos y cien­tos de ex­pe­dien­tes que se ha­bían abier­to con­tra los fun­cio­na­rios de los Kirch- ner. De­nun­cias de 2008 con­tra Cristina y Ama­do Bou­dou. De­nun­cias de 2008 y de 2009 con­tra Ju­lio De Vi­do, Lá­za­ro Báez, Ama­do Bou­dou, Ri­car­do Jai­me y tan­tos otros. De­nun­cias de 2010, de 2011. Con­tra mi­nis­tros, se­cre­ta­rios de Es­ta­do, le­gis­la­do­res. To­dos es­ta­ban ca­ra­tu­la­dos en al­gún ex­pe­dien­te. Con los pro­ce­sos en ple­na ta­rea de cons­truc­ción, que se po­dían ace­le­rar de un mo­men­to a otro. Aun sin le­tris­tas de otra par­te, los 12 sa­bían o in­tuían que el cam­bio de go­bierno su­po­nía tam­bién una re­for­mu­la­ción de la épo­ca. Sa­bían que el hu­mor so­cial, an­tes de­sin­te­re­sa­do por los he­chos de co­rrup­ción, aho­ra re­cla­ma­ba so­lu­cio­nes con­cre­tas de par­te de la Jus­ti­cia.

Va­rios de los jue­ces se de­ci­die­ron a reac­ti­var los ex­pe­dien­tes que pa­re­cían hun­di­dos en la His­to­ria. Hu­bo lla­ma­dos a in­da­ga­to­ria, pro­ce­sa­mien­tos, alla­na­mien­tos y más me­di­das que ge­ne­ra­ron al me­nos la sen­sa­ción de que al­go fuer­te es­ta­ba ocu­rrien­do. El sá­ba­do 2 de abril de 2016, el juez Ju­lián Er­co­li­ni man­dó de­te­ner a Ri­car­do Jai­me, quien ha­bía si­do el se­cre­ta­rio de Trans­por­te de Nés­tor y Cristina Kirch­ner y acu­mu­la­ba el ré­cord de pro­ce­sa­mien­tos por co­brar coimas, com­prar tre­nes con so­bre­pre­cios y has­ta una con­de­na en Cór­do­ba, su pro­vin­cia, por in­ten­tar bo­rrar prue­bas de sus tro­pe­lías.

Tres días más tar­de, Se­bas­tián Casanello man­dó de­te­ner a Lá­za­ro Báez, el tes­ta­fe­rro, so­cio, ami­go y cóm­pli­ce de los Kirch­ner. A Lá­za­ro ha­bían em­pe­za­do a in­ves­ti­gar­lo cin­co años an­tes, pe­ro su suer­te se aca­bó, no por pe­ri­cia de la Jus­ti­cia sino cuan­do tras­cen­die­ron imá­ge­nes de una fi­nan­cie­ra, La Ro­sa­di­ta, don­de se veía a sus hi­jos y a sus so­cios con­tar fa­jos y fa­jos de dó­la­res que iban a ser sa­ca­dos del país. ¿Lá­za­ro ha­bría ter­mi­na­do pre­so si no hu­bie­ran tras­cen­di­do esas imá­ge­nes? Clau­dio Bonadio, el más tem­pe­ra­men­tal de to­dos, ya se ha­bía pues­to de­fi­ni­ti­va­men­te en­fren­te del kirch­ne­ris­mo y de­ci­dió ser el pri­me­ro en avan­zar con­tra Cristina.

Em­pe­zó con una cau­sa du­do­sa so­bre una ope­ra­ción fi­nan­cie­ra lla­ma­da “dó­lar a fu­tu­ro” y la lla­mó a pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria. La ci­ta­ción ge­ne­ró una mo­vi­li­za­ción de mi­li­tan­tes en­tre ra­bio­sos y con­fun­di­dos fren­te al edi­fi­cio de Co­mo­do­ro Py. Pa­re­cía men­ti­ra. Esa mo­le de ce­men­to acos­tum­bra­da a la soledad de la zo­na por­tua­ria se con­ver­tía aho­ra en un pun­to neu­rál­gi­co de la vi­da política ar­gen­ti­na.

Los pro­ce­sa­mien­tos se acu­mu­la­ron. Los pe­rio­dis­tas íba­mos con­tan­do uno tras otro los avan­ces ju­di­cia­les con el en­tu­sias­mo de quie­nes ob­ser­van el re­na­ci­mien­to de un ca­dá­ver pro­di­gio­so. ¿Pe­ro era real lo que veía­mos? Pro­ce­sa­ron a Cristina, a De Vi­do, otra vez a Cristina. Pe­ro, en su ma­yo­ría, eran pro­ce­sa­mien­tos so­bre he­chos ocu­rri­dos ha­cía sie­te, ocho o más años, que só­lo re­ve­la­ban el pol­vo que se ha­bía acu­mu­la­do. El ca­so más dis­pa­ra­ta­do fue una acu­sa­ción con­tra Bou­dou por adul­te­rar los da­tos de los pa­pe­les de un au­to, que Bonadio ha­bía guar­da­do du­ran­te años y que fi­nal­men­te fue lle­va­da a jui­cio oral. Cuan­do lle­gó el mo­men­to de la sen­ten­cia, en agos­to de 2017, Bou­dou fue ab­suel­to por ha­ber pres­crip­to la ac­ción pe­nal. La Jus­ti­cia fe­de­ral se ha­bía to­ma­do ocho años en pro­bar, sin éxi­to, la sim­ple fal­si­fi­ca­ción de un do­cu­men­to pú­bli­co.

AFP

ESPOSADO. Du­ran­te años, los pro­ce­sa­mien­tos con­tra fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas acu­mu­la­ron pol­vo. Tras la ra­ti­fi­ca­ción elec­to­ral del Go­bierno, se vol­vie­ron ver­ti­gi­no­sos.

DU­RO. Clau­dio Bonadio, el más tem­pe­ra­men­tal de “los 12”, fue quien más rá­pi­do y de­ci­di­do rom­pió con el kirch­ne­ris­mo. El pri­me­ro en ir con­tra Cristina.

IMA­GEN: #JOAQUINTEMES

Da­niel Ra­fe­cas, Se­bas­tián Casanello, Ju­lián Er­co­li­ni, Luis Ro­drí­guez y Ro­dol­fo Canicoba Co­rral. To­dos con un do­mi­nio de la opor­tu­ni­dad pa­ra im­pul­sar pro­ce­sos por co­rrup­ción.

En El li­bro ne­gro de la Jus­ti­cia, con un tono per­so­nal y re­fle­xi­vo, Ta­to Young su­mer­ge al lec­tor, co­mo po­cas ve­ces has­ta aho­ra, en uno de los te­ji­dos me­du­la­res del po­der real de la Ar­gen­ti­na. La his­to­ria del fue­ro más co­rrom­pi­do del país, en­tre...

PO­DE­RO­SOS. Cin­co de “los 12” jue­ces fe­de­ra­les, ma­gis­tra­dos que acu­mu­lan to­do el po­der en los tri­bu­na­les de Re­ti­ro. De iz­quier­da a de­re­cha:

CEDOC PER­FIL

LA RO­SA­DI­TA. “¿Lá­za­ro ha­bría ter­mi­na­do pre­so si no hu­bie­ran tras­cen­di­do es­tas imá­ge­nes?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.