Ser em­pre­sa­rio en Ar­gen­ti­na

Perfil (Domingo) - - DOMINGO - HERNAN VANOLI* ALE­JAN­DRO GALLIANO*

Los due­ños del fu­tu­ro ar­gen­tino son una nue­va es­pe­cie, más pa­re­ci­dos al ca­za­dor in­ter­ga­lác­ti­co de me­tal lí­qui­do de Ter­mi­na­tor 2 que al me­cá­ni­co y de pron­to sen­ti­men­tal an­droi­de en­car­na­do por Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger en la mí­ti­ca pri­me­ra par­te de la sa­ga. Sa­lie­ron del in­te­rior de las lla­mas del co­lap­so po­lí­ti­co-so­cial de di­ciem­bre de 2001 más fuer­tes y más bri­llan­tes, y mien­tras la cla­se política se re­ci­cla­ba con­so­li­da­ron sus ne­go­cios en un con­tex­to glo­bal y con nue­vas re­glas. Son los que per­ma­ne­ce­rán más allá de los cam­bios en el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co, los que ja­más son ple­bis­ci­ta­dos y los que, sin lu­gar a du­das, apor­tan va­lor, in­ver­sión, co­no­ci­mien­to y nue­vos ho­ri­zon­tes a la so­cie­dad de la cual son pro­duc­to y de la cual se ali­men­tan.

Sus tes­ti­mo­nios y su es­ti­lo de vi­da tri­bu­ta­rios del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co neo­clá­si­co, del cual re­ci­tan má­xi­mas co­mo si se tra­ta­se de una pa­la­bra san­ta, po­seen una sin­cro­ni­za­ción per­fec­ta con sus no siem­pre ve­la­das as­pi­ra­cio­nes de ejer­cer la fun­ción pú­bli­ca en un in­ten­to de tras­cen­der la es­ca­sez de sen­ti­do que pre­sen­tan sus mon­ta­ñas de dó­la­res.

Des­pués de to­do, ¿qué es ser em­pre­sa­rio en un país co­mo la A rgen­ti­na, ami­ga­do con to­das y ca­da una de las prác­ti­cas del ca­pi­ta­lis­mo pe­ro ins­tin­ti­va­men­te des­con­fia­do del sec­tor pri­va­do, el mer­ca­do co­mo asig­na­dor de re­cur­sos y en es­pe­cial de sus prin­ci­pa­les agen­tes, los em­pre­sa­rios? La re­la­ción de la so­cie­dad ar­gen­ti­na con el ca­pi­ta­lis­mo es una tra­ge­dia en tres ac­tos que se desen­vuel­ve des­de que en 1975 en­te­rra­mos pa­ra siem­pre el sue­ño de la mo­vi­li­dad so­cial as­cen­den­te y la re­em­pla­za­mos por un pla­ce­bo su­cu­len­to: el con­su­mo. Tres años des­pués, so­bre la tie­rra arra­sa­da de la re­pre­sión y el ajus­te, Mar­tí­nez de Hoz apli­có su política de aper­tu­ra co­mer­cial, en­deu­da­mien­to y atra­so cam­bia­rio que in­yec­tó dó­la­res ba­ra­tos y pro­duc­tos im­por­ta­dos en las vi­das co­ti­dia­nas de los so­bre­vi­vien­tes po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Pa­ra 1980 esa mor­fi­na se di­sol­vió en el to­rren­te fi­nan­cie­ro y es­ta­lló una cri­sis que sa­có a una so­cie­dad que­bra­da y em­po­bre­ci­da de las ca­ta­cum­bas. Le si­guie­ron el opio de una gue­rra, el ba­jón de la de­rro­ta y el ate­rri­za­je for­zo­so en una de­mo­cra­cia de va­cas fla­cas. En 1989 la in­fla­ción que la de­mo­cra­cia no ha­bía lo­gra­do re­sol­ver se dis­pa­ró y des­tru­yó la mo­ne­da, los sa­la­rios y a una par­te de la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va que que­dó se­pul­ta­da en los es­com­bros del ca­dá­ver in­dus­trial ar­gen­tino. El es­ta­lli­do le alla­nó el ca­mino a una vio­len­ta re­es­truc­tu­ra­ción li­be­ral de la eco­no­mía en ma­nos de un pe­ro­nis­ta del in­te­rior en quien na­die con­fia­ba. Dos años des­pués, con el ca­pi­ta­lis­mo ar­gen­tino en car­ne vi­va, la con­ver ti­bi­li­dad in­yec­tó el con­sa­bi­do anal­gé­si­co de dó­la­res y mer­can­cías en­tre los ji­ro­nes de la na­ción re­su­ci­ta­da co­mo mer­ca­do. A par­tir del Efec­to Te­qui­la el sue­ño imposible de gas­tar en dó­la­res y ga­nar en pe­sos só­lo se sos­tu­vo me­dian­te dé­fi­cit y deu­da, una cuer­da que he­re­dó el go­bierno pos­me­ne­mis­ta has­ta trans­for­mar­la en una hor­ca. El ya le­gen­da­rio 2001 fue el más ma­ra­vi­llo­so ajus­te que ha­ya co­no­ci­do el si­glo XX ar­gen­tino: la eco­no­mía sen­ci­lla­men­te ex­plo­tó sin que hu­bie­ra go­bierno al­guno pa ra f ir ma rlo. El cón­cla­ve de feos, su­cios y ma­los que jun­tó los pe­da­zos del Es­ta­do só­lo tu­vo que po­ner­le el mem­bre­te a de­ci­sio­nes ya to­ma­das por la as­tu­cia de la his­to­ria: de­fault por acla­ma­ción y de­va­lua­ción del 236%. En un pla­ne­ta en lla­mas, sin más com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les que el de so­bre­vi­vir, Ar­gen­ti­na tu­vo el ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra ven­der­le so­ja al mun­do. El mer­ca­do fun­cio­na­ba so­lo y la so­cie­dad as­pi­ra­ba a pres­cin­dir de go­bier­nos mien­tras la fie­ra con­su­mis­ta era ali­men­ta­da con dó­la­res ba­ra­tos que pro­ve­ye­ron su­pe­rá­vits ge­me­los en pri­me­ra ins­tan­cia, po­lí­ti­cas in­clu­si­vas que vir­tuo­sa­men­te los acom­pa­ña­ron en se­gun­do lu­gar y por úl­ti­mo un dé­fi­cit anes­te­sia­do por las re­ser­vas que, en con­jun­to, con­for­ma­ron el sound­track so­cial de la nue­va he­ge­mo­nía. Pron­to el dé­fi­cit lle­vó a la in­fla­ción, el ce­po y el pro­gre­si­vo cie­rre co­mer­cial, mien­tras la he­ge­mo­nía pre­ten­día su­tu­rar con política lo que no ce­rra­ba en la eco­no­mía.

El ci­clo ter­mi­nó en paz, con elec­cio­nes, nue­vo go­bierno y un ajus­te ne­ce­sa­ria­men­te ne­go­cia­do, mien­tras se espera im­pa­cien­te un nue­vo des­pe­gue. En ca­da uno de esos bu­cles la so­cie­dad ar­gen­ti­na con­fir­mó que ama el di­ne­ro pe­ro des­con­fía del sis­te­ma, aun­que no es­té dis­pues­ta a ha­cer de­ma­sia­do pa­ra cam­biar­lo. Los em­pre­sa­rios, en tan­to, en­con­tra­ron en ca­da cur­va ver­ti­gi­no­sa una opor­tu­ni­dad de ne­go­cios. Y así fue que po­co a po­co ter­mi­na­ron de adue­ñar­se del fu­tu­ro. (...)

Des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia se con­so­li­dó un re­la­to de los ca­pi­ta­lis­tas ar­gen­ti­nos sos­te­ni­dos en­tre dos po­los. Por un la­do, la pa­tria con­tra­tis­ta, los em­pre­sa­rios be­ne­fi­cia­dos por con­tra­tos pre­fe­ren­cia­les con el Es­ta­do ar­gen­tino pa­ra rea­li­zar obra pú­bli­ca o pro­veer­lo de di­fe­ren­tes bie­nes y ser­vi­cios. Es la per­cep­ción más ha­bi­tual del em­pre­sa­ria­do des­de el pe­rio­dis­mo de de­nun­cia: un em­pre­sa­rio asi­mi­la­ble a un po­lí­ti­co co­rrup­to, que usa di­ne­ro del con­tri­bu­yen­te y abu­sa de sus la­zos con el po­der. Por otro la­do, es­tá el re­la­to de los em­pren­de­do­res, in­di­vi­duos crea­ti­vos y vo­lun­ta­rio­sos que lo­gran sa­car un pro­yec­to ade­lan­te y así en­ri­que­cer­se al tiempo que la so­cie­dad se be­ne­fi­cia de sus in­no­va­cio­nes. Es­ta for­ma de ser con­ta­dos tie­ne en Ar­gen­ti­na un va­lor mo­ral agre­ga­do: en un país co­rrom­pi­do por el pre­ben­da­ris­mo y fal­ta de es­pí­ri­tu in­no­va­dor, hay bol­so­nes de em­pren­de­du­ris­mo que nos en­se­ñan que hay otro modelo de em­pre­sa­rios (y tam­bién de tra­ba­ja­do­res). *Au­to­res de

La re­la­ción de la so­cie­dad ar­gen­ti­na con el ca­pi­ta­lis­mo es una tra­ge­dia des­de 1975

edi­to­rial Pla­ne­ta (frag­men­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.