Weins­tein y Hug­hes

Perfil (Domingo) - - CULTURA / ARTE Y ACTUALIDAD - RAUL H. ALVAREZ

El nom­bre de Har­vey Weins­tein fue men­cio­na­do en los me­dios en los úl­ti­mos días a raíz de de­nun­cias he­chas por va­rias mu­je­res que ale­ga­ron ha­ber si­do abu­sa­das se­xual­men­te por él, lo que a su vez ori­gi­nó de­cla­ra­cio­nes de otras mu­je­res que re­ve­la­ron ca­sos pa­sa­dos de aco­so por par­te del fa­mo­so productor. La tras­cen­den­cia de es­tos epi­so­dios le oca­sio­nó pro­ble­mas le­ga­les, in­clu­yen­do la se­pa­ra­ción de su es­po­sa, su des­pi­do de la com­pa­ñía que in­te­gra­ba y su eli­mi­na­ción co­mo so­cio de la Aca­de­mia de Ar­tes Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas.

En­tre tan­tas pe­lí­cu­las en las que in­ter­vino Weins­tein co­mo productor eje­cu­ti­vo fi­gu­ra El avia­dor, di­ri­gi­da por Mar­tin Scor­se­se y pro­ta­go­ni­za­da por Leo­nar­do DiCa­prio, una bio­gra­fía de Ho­ward Hug­hes que, ca­sual­men­te, era (has­ta aho­ra) el productor de Holly­wood más iden­ti­fi­ca­do por sus re­la­cio­nes amo­ro­sas con una lar­ga lis­ta de ac­tri­ces: Gin­ger Ro­gers, Ava Gard­ner, Kat­ha­ri­ne Hep­burn, Ja­ne Rus­sell, Faith Do­mer­gue, Ge­ne Tier­ney, Ja­net Leigh y Terry Moo­re fue­ron al­gu­nas de las que se co­men­ta­ba que ha­bían si­do vis­tas con Hug­hes en lu­ga­res públicos. Sin em­bar­go, en nin­gún ca­so hu­bo co­men­ta­rios de que hu­bie­ran su­fri­do maltratos por par­te de Hug­hes. En reali­dad era co­mún en aque­llos años que pro­duc­to­res y ac­tri­ces de Holly­wood fre­cuen­ta­ran clu­bes noc­tur­nos pa­ra ser vis­tos y pro- mo­cio­nar­se. En ese con­tex­to po­día dar­se que al­gún productor hiciera pro­pues­tas in­de­cen­tes a ar­tis­tas pa­ra fa­vo­re­cer su ca­rre­ra, pe­ro por lo ge­ne­ral eso se man­te­nía ocul­to. En el ca­so de Hug­hes, si tu­vo al­gu­na vez pro­ble­mas le­ga­les fue por eva­dir im­pues­tos y por ha­ber ma­ta­do a un hom­bre cuan­do con­du­cía bo­rra­cho, pe­ro no por su com­por­ta­mien­to con sus con­quis­tas fe­me­ni­nas.

Po­dría su­ce­der que lue­go del ca­so de Har­vey Weins­tein cam­bie el en­fo­que del preo­cu­pan­te pro­ble­ma del aco­so, que pue­de su­ce­der no só­lo en el es­pec­tácu­lo sino en cual­quier ám­bi­to. De he­cho, en es­tos días ya hu­bo de­nun­cias re­tro­ac­ti­vas con­tra los ac­to­res Dus­tin Hoff­man y Ke­vin Spacey, quie­nes al me­nos se han dis­cul­pa­do pú­bli­ca­men­te.

En nues­tro me­dio ar­tís­ti­co se ru­mo­rea­ba que el aco­so se da­ba oca­sio­nal­men­te en el tea­tro de re­vis­tas, pe­ro na­die lo de­nun­cia­ba. Una le­yen­da ur­ba­na de­cía que a un productor (ya fa­lle­ci­do) lo lla­ma­ban Cam­pa­ni­ta, co­mo el ha­da de Pe­ter Pan, que echán­do­les pol­vos má­gi­cos a los hu­ma­nos los ha­cía vo­lar. Ese productor, se de­cía, ha­cía ascender a las co­ris­tas gra­cias a los pol­vos.

CEDOC PER­FIL

Har­vey Weins­tein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.