Un ac­to de fe

Perfil (Domingo) - - CULTURA / ARTE Y ACTUALIDAD -

A me­dia­dos de los años 80 del si­glo XIX, Ja­mes Tis­sot unió el ar­te a su fe ca­tó­li­ca. Ha­bía si­do cria­do en ese am­bien­te de­vo­to, so­bre to­do, por la ma­dre. Ella di­se­ña­ba som­bre­ros en Nan­tes en la em­pre­sa fa­mi­liar. Mar­cel Tis­sot, su pa­dre, era due­ño de una ca­sa de ro­pa. Des­de ni­ño, cuan­do to­da­vía era Jac­ques, qui­so ser pin­tor, al­go a lo que su pro­ge­ni­tor se opu­so. Que­ría que si­guie­ra con el ne­go­cio. La ma­dre, en cam­bio, fue su alia­da.

Se fue Pa­rís a es­tu­diar y allí se cam­bió el nom­bre por el de Ja­mes, da­do su in­te­rés por to­do lo que fue­ra in­glés. Tan­to que, por fin, fue a In­gla­te­rra, don­de tra­ba­jó y se reunió con Mo­net y Pis­sa­rro, en­tre otros pin­to­res fran­ce­ses que emi­gra­ron du­ran­te la gue­rra fran­co-pru­sia­na. En reali­dad, pri­me­ro pe­leó en ella y en 1871 re­cién par­tió. Allí se hi­zo ilus­tra­dor pa­ra re­vis­tas de mo­da. De he­cho, es­ta par­te de su ca­rre­ra es­tá co­nec­ta­da con el desa­rro­llo de un es­ti­lo muy per­so­nal en la rea­li­za­ción de ves­ti­dos y ac­ce­so­rios de mu­je­res de la vi­da mun­da­na. Su am­bien­te un tan­to frí­vo­lo fue des­crip­to por Ed­mond de Gon­court, el in­ci­si­vo crí­ti­co de ar­te que fue su con­tem­po­rá­neo, con ape­nas la si­guien­te fra­se: “Siem­pre ha­bía cham­pag­ne bien frío en la sa­la de espera de su es­tu­dio”.

Pe­ro la con­tra­ofen­si­va ca­tó­li­ca al lai­cis­mo de la Ter­ce­ra Re­pú­bli­ca, se in­tu­ye, lo hi­zo to­mar par­ti­do por lo pri­me­ro y se de­di­có has­ta su muer­te a pin­tar es­ce­nas de la Bi­blia. Con es­tas pin­tu­ras no só­lo de­co­ró la ima­gi­na­ción de esa fe sino que se ale­jó de cual­quier ten­den­cia im­pre­sio­nis­ta. Con de­li­ca­do rea­lis­mo re­pre­sen­tó mu­chas de las es­ce­nas del An­ti­guo Tes­ta­men­to y la vi­da de Cris­to pa­ra que las vea­mos tan­to la tie­rra co­mo en el cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.