Pa­tria re­cu­pe­ra­da

Perfil (Domingo) - - CULTURA | LITERATURA - OLIVERIO COELHO

a lo lar­go de los años sen­tía que en Boe­do se ha­bía de­te­ni­do el tiempo y que fren­te a las cirugías ma­cris­tas en la ciu­dad se­ría el úl­ti­mo ba­rrio en per­der iden­ti­dad

Du­ran­te mu­cho tiempo vol­ver a Bue­nos Ai­res des­pués de un via­je es­tu­vo im­per­cep­ti­ble­men­te li­ga­do a re­gre­sar a la cos­mo­go­nía de una zo­na que no se pa­re­cía a nin­gu­na. Las ra­zo­nes de esa di­fe­ren­cia, al re­vés de lo que su­ce­de con ba­rrios pin­to­res­cos co­mo San Tel­mo o La Bo­ca, tal vez sean in­tan­gi­bles y ten­gan que ver con el es­pí­ri­tu del ba­rrio y sus ha­bi­tan­tes, un au­ra que só­lo se per­ci­be vi­vien­do en el lu­gar y no de pa­so.

A lo lar­go de los años, en ca­da re­gre­so, sen­tía que en Boe­do se ha­bía de­te­ni­do el tiempo y que fren­te a las cirugías ma­cris­tas en la ciu­dad se­ría el úl­ti­mo ba­rrio en per­der iden­ti­dad. Vol­vía ca­da vez a mi ca­sa, y el ba­rrio era en reali­dad to­da la ciu­dad o, me­jor di­cho, el epi­cen­tro sen­ti­men­tal de Bue­nos Ai­res. Ba­jan­do por Co­lom­bres des­de la au­to­pis­ta 25 de Ma­yo que se co­nec­ta con la Ric­che­ri, re­co­no­cía un Boe­do apla­ca­do al ama­ne­cer y en­se­gui­da iden­ti­fi­ca­ba una suer­te de es­ta­do de gra­cia que lo vol­vía im­pe­ne­tra­ble fren­te a las di­fe­ren­tes os­ci­la­cio­nes po­lí­ti­co-so­cia­les. En ca­da ca­lle, un mo­men­to de mi ju­ven­tud. Ese trán­si­to has­ta Mé­xi­co y el Pa­sa­je Pérez im­pli­ca­ba una su­ma fe­li­ci­dad que bo­rra­ba de in­me­dia­to cual­quier ti­po de nos­tal­gia por el via­je que aca­ba­ba de ter­mi­nar. Co­mo si el ba­rrio en reali­dad fue­ra el pro­pio país. Los ba­rrios ale­da­ños, co­mo San Cris­tó­bal, Bal­va­ne­ra, Par­que Pa­tri­cios, Al­ma­gro, in­clu­so Pom­pe­ya, caían en su cam­po mag­né­ti­co y an­te mis ojos siem­pre eran de al­gu­na ma­ne­ra vás­ta­gos no re­co­no­ci­dos de Boe­do.

Aho­ra, de vuel­ta en el ba­rrio, re­co­noz­co un ti­po de au­ra que es­tá en la at­mós­fe­ra y acom­pa­ña a los ha­bi­tan­tes. En la mis­ma ca­sa de siem­pre, cai­go en la cer­te­za de que es­tu­ve dos años exi­lia­do sin dar­me cuen­ta. No pi­sé Boe­do, co­mo si la con­di­ción pa­ra vi­vir en otra zo­na de Bue­nos Ai­res hu­bie­ra si­do pros­cri­bir­lo de mi ru­ti­na. Y aun­que en esos dos años de exi­lio ha­ya vi­vi­do cer­ca del club Ar­gen­ti­nos Ju­niors –los equi­pos a ve­ces de­fi­nen afi­ni­da­des ba­rria­les y fuer­zan afi­ni­da­des sen­ti­men­ta­les con te­rri­to­rios aje­nos, co­mo lo fue Agro­no­mía/Pa­ter­nal en mi ca­so– y ha­ya po­di­do des­pun­tar por un tiempo el sue­ño de ser so­cio del club del cual soy hin­cha, no hay otro lu­gar de Bue­nos Ai­res más pa­re­ci­do a una pa­tria que Boe­do. Qui­zás la pa­tria sea el te­rri­to­rio ca­sual en el que se ex­plo­ró y con­su­mió la ju­ven­tud. De ese lu­gar, aun­que uno se mu­de o via­je, es imposible ir­se, y pre­va­le­ce la sen­sa­ción de que ahí uno per­pe­tró una transac­ción di­vi­na: apren­dió a ser mor­tal. La pa­tria no es la in­fan­cia, sino la ju­ven­tud: aquel lu­gar en el que la aven­tu­ra se vol­vió anec­do­ti­za­ble y no me­mo­ra­ble. Los per­so­na­jes del ba­rrio son par­ti­ci­pes ne­ce­sa­rios de esa transac­ción y pa­re­cen en­ve­je­cer más des­pa­cio que el res­to de los hom­bres. Re­en­con­trar­se con es­tos tes­ti­gos in­vo­lun­ta­rios, co­mo el ca­ni­lli­ta o el car­ni­ce­ro, re­pen­ti­na­men­te equi­va­le a en­con­trar­se con ami­gos que siem­pre es­tu­vie­ron es­pe­ran­do a la som­bra.

Lo úni­co li­ge­ra­men­te ajeno en es­ta pa­tria re­cu­pe­ra­da es el club em­ble­má­ti­co, San Lo­ren­zo. Un equi­po por el que nun­ca pu­de sen­tir un re­sa­bio de sim­pa­tía y que des­pier­ta en los lu­ga­re­ños pa­sio­nes feroces. O qui­zás más va­le pen­sar que lo úni­co real­men­te insólito de mi per­te­nen­cia al ba­rrio es­tá en mi re­ti­cen­cia a asi­mi­lar a un club que des­pués de dé­ca­das, ex­pro­pia­cio­nes, des­cen­sos, sa­cri­fi­cios y una co­pa Li­ber­ta­do­res, vuel­ve con su can­cha a ave­ni­da La Pla­ta y Las Ca­sas, co­mo Uli­ses a Ita­ca.

MAR­TA TO­LE­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.