Los amish tie­nen ra­zón

Perfil (Domingo) - - CULTURA | LITERATURA - GUI­LLER­MO PI­RO

No ten­go ma­ne­ra de pro­bar­lo, pe­ro creo que el es­te­reo­ti­po que nos he­mos for­ma­do de los amish pro­vie­ne de Tes­ti­go en pe­li­gro, de Pe­ter Weir, una pe­lí­cu­la de 1985. Pro­ba­ble­men­te se si­gan mo­vien­do en ca­rre­tas ti­ra­das por ca­ba­llos, pe­ro no es cier­to que son tan rea­cios a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos co­mo nos ha­bían he­cho creer. Un ar­tícu­lo de Ke­vin Gran­vi­lle y Ash­ley Gil­bers­ton en el New York Ti­mes ha­bla de eso: los smartp­ho­nes y las compu­tado­ras en­tra­ron en la vi­da co­ti­dia­na de los amish. Al pa­re­cer, lo que ca­rac­te­ri­za la po­si­ción de los amish fren­te a cual­quier in­ven­ción tec­no­ló­gi­ca no es el re­cha­zo ab­so­lu­to, sino par­tir del pre­su­pues­to de que no es ne­ce­sa­ria, pe­ro la adop­tan si lue­go de una se­rie de com­pro­ba­cio­nes re­sul­ta que sí lo es.

Nues­tro com­por­ta­mien­to fren­te a la tec­no­lo­gía es in­ver­so: con­fia­mos en ella y la acep­ta­mos sin nin­gún cri­te­rio crí­ti­co, sin si­quie­ra pre­gun­tar­nos si efec­ti­va­men­te la ne­ce­si­ta­mos. No pre­ten­do de­cir que de­be­ría­mos adop­tar los cri­te­rios de los amish, que en de­fi­ni­ti­va de­jan que las de­ci­sio­nes que­den en ma­nos de los obis­pos que pre­si­den las con­gre­ga­cio­nes. Só­lo me lla­mó la aten­ción dar­me cuen­ta de que adop­ta­mos cier­tas no­ve­da­des por el sim­ple he­cho de que exis­ten.

Es una con­di­ción a la que de­ci­di­da­men­te es­toy so­me­ti­do en re­la­ción con la tec­no­lo­gía, pe­ro no con los li­bros. Quie­ro de­cir que en re­la­ción con los li­bros me com­por­to co­mo un ver­da­de­ro amish, re­cha­zan­do cual­quier nue­vo li­bro des­de el va­mos, pe­ro po­nién­do­lo le­ve­men­te a prue­ba pa­ra, en cier­tos po­cos ca­sos, ter­mi­nar adop­tán­do­los. Eso ha­ce que ca­da vez lea me­nos, pe­ro tam­bién es cier­to que ca­da vez leo me­jor, y que en úl­ti­ma ins­tan­cia eso me ha­ce re­la­ti­va­men­te fe­liz, lo cua l in­ha­bi­li­ta cua lquier crí­ti­ca al res­pec­to.

Hoy por hoy to­do el mun­do tien­de a de­cir au­to­má­ti­ca­men­te sí a cual­quier no­ve­dad, mien­tras que la ten­den­cia na­tu­ral de los amish es de­cir que no. El tiempo y las ne­ce­si­da­des les con­fir­ma­ron a los amish que la ra­dio, las fre­sa­do­ras ac­cio­na­das por compu­tado­ra, los pa­ne­les so­la­res y los fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos les ser­vían, y los adop­ta­ron. Yo soy amish.

Co­mo di­ce Cal New­port en su blog, lo in­quie­tan­te no es la ló­gi­ca de ba­se de los amish –hay que adop­tar una nue­va tec­no­lo­gía só­lo si nos ayuda a ha­cer lo que con­si­de­ra­mos im­por­tan­te–, lo in­quie­tan­te es que una ló­gi­ca se­me­jan­te nos pa­rez­ca ex­tra­va­gan­te. New­port tie­ne ra­zón, y de­be­ría­mos apli­car su fi­lo­so­fía no só­lo pa­ra ha­cer el in­ven­ta­rio de las tec­no­lo­gías que usa­mos pa­ra po­der eva­luar­las y cla­si­fi­car­las en ba­se a su uti­li­dad real, par­tien­do del su­pues­to de que aque­llo pa­ra lo que no en­con­tre­mos una jus­ti­fi­ca­ción real de­be ser eli­mi­na­do de nues­tras vi­das, sino tam­bién pa­ra eva­luar de ese mo­do nues­tras lec­tu­ras –es li­bro es un dis­po­si­ti­vo tam­bién; más an­ti­guo, es cier­to, pe­ro un dis­po­si­ti­vo al fin.

Cier­tos li­bros son más da­ñi­nos y es­tu­pi­di­zan­tes que mu­chos avan­ces tec­no­ló­gi­cos apa­ren­te­men­te da­ñi­nos y es­tu­pi­di­zan­tes. Es fá­cil ima­gi­nar a un amish mi­ran­do con re­ce­lo una no­ve­dad y eva­luar­la pa­ra ter­mi­nar adop­tán­do­la o re­cha­zán­do­la, ¿pe­ro có­mo se eva­lúa un li­bro sin ha­ber­lo leí­do? An­te to­do con re­ce­lo, lue­go con pre­jui­cios y al­go de in­tui­ción, y fi­nal­men­te con bue­na suer­te. Em­pe­cé aban­do­nan­do una se­rie de re­des so­cia­les que ya no usa­ba y lue­go bo­rré una vein­te­na de apps del smartp­ho­ne. O sea al­go si­mi­lar a lo que pe­rió­di­ca­men­te ha­go con mi bi­blio­te­ca. Un amish es­ta­ría de acuer­do con­mi­go.

AMISH LE­YEN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.