Una grie­ta sin su­tu­ra

Perfil (Domingo) - - CULTURA | LITERATURA - MA­RIA EUGENIA VILLALONGA

Es­cri­to­ra pre­mia­da y pro­lí­fi­ca, Al­mu­de­na Gran­des pa­só por Bue­nos Ai­res pa­ra pre­sen­tar “Los pa­cien­tes del doc­tor Gar­cía”, el cuar­to tí­tu­lo de una se­rie en la que se pro­pu­so abar­car los 25 años de la pos­gue­rra. Con su ha­bi­tual es­ti­lo ver­bo­rrá­gi­co y flo­ri­do co­mo el que des­plie­ga en su pro­sa, pro­fun­di­za en el origen de es­ta se­rie que re­sul­tó una obra mo­nu­men­tal so­bre la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la.

De visita en Bue­nos Ai­res pa­ra pre­sen­tar Los pa­cien­tes del doc­tor Gar­cía, el cuar­to tí­tu­lo de una se­rie en la que se pro­pu­so abar­car los 25 años de la pos­gue­rra, Al­mu­de­na Gran­des con­ver­só con PER­FIL en su es­ti­lo ver­bo­rrá­gi­co y flo­ri­do co­mo el que des­plie­ga en su pro­sa, so­bre el origen de es­ta se­rie de seis no­ve­las que re­sul­tó una obra mo­nu­men­tal so­bre la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la.

“Ha­ce quin­ce años, cuan­do es­ta­ba es­cri­bien­do El co­ra­zón he­la­do, te­nía la sen­sa­ción de que lo que sa­bía so­bre la Gue­rra Ci­vil era su­fi­cien­te y que iba a leer unos li­bros pa­ra re­fres­car la me­mo­ria, y en­ton­ces des­cu­brí que lo que sa­bía de la his­to­ria de mi país era ape­nas na­da, y eso me in­quie­tó mu­cho y en­ton­ces me pu­se a leer sin pa­rar en un bu­cle en el que he es­ta­do por más de diez años y del que to­da­vía no he sa­li­do. Y en ese pro­ce­so me en­con­tré

“La de­mo­cra­cia es­pa­ño­la es frá­gil; no hu­bo nin­gu­na política de la me­mo­ria.”

con una can­ti­dad de his­to­rias que va­lía la pe­na con­tar, así que es­ta se­rie es la con­se­cuen­cia de esas his­to­rias que me per­mi­tie­ron con­tar la his­to­ria de la pos­gue­rra en seis no­ve­las”.

Y Los pa­cien­tes del doc­tor Gar­cía es la his­to­ria de dos mi­li­tan­tes re­pu­bli­ca­nos in­fil­tra­dos en una red de eva­sión de cri­mi­na­les de gue­rra na­zis que ope­ra­ba una mu­jer ale­ma­na, “y es­pa­ño­la” –acla­ra– “tie­ne lo peor de los dos”, Cla­ra Stauf­fer, des­de Ma­drid ha­cia Bue­nos Ai­res. ¿La Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la es una he­ri­da que no cie­rra?

“Las con­se­cuen­cias to­da­vía due­len y no es­tán re­suel­tas. Por­que de lo que es­ta­mos ha­blan­do es de una fra­gi­li­dad con­gé­ni­ta de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, don­de no ha ha­bi­do nin­gu­na política de la me­mo­ria. Es­pa­ña es un país muy ra­ro, es el úni­co país de Eu­ro­pa que pro­ce­de de una dic­ta­du­ra, que no em­pe­zó su an­da­du­ra de­mo­crá­ti­ca con una de­cla­ra­ción so­lem­ne de re­pul­sa de la dic­ta­du­ra y esa con­sig­na que en la tran­si­ción pa­re­ció dar tan buen re­sul­ta­do de que hay que ol­vi­dar pa­ra pro­gre­sar ha de­ja­do mu­chas dis­fun­cio­nes so­cia­les en mi país”.

—Tus per­so­na­jes tie­nen ese do­blez de los per­so­na­jes dic­ken­sia­nos: mal­va­dos que re­sul­tan atrac­ti­vos, mu­chas ve­ces be­llos, y hé­roes con ras­gos ne­ga­ti­vos. ¿Qué te atra­jo de los na­zis que to­mas­te pa­ra tu no­ve­la?

—Cla­ra es un per­so­na­je tan fas­ci­nan­te por­que, tra­ba­jan­do pa­ra la quin­tae­sen­cia del mal, fue una mu­jer enor­me­men­te ab­ne­ga­da, que se en­tre­gó en cuer­po y al­ma a ayu­dar a los su­yos, con los que tu­vo una re­la­ción ca­si ma­ter­nal. Me atra­jo mu­cho por­que no era la tí­pi­ca ma­tro­na mal­va­da, ella se la ju­gó, asu­mió sus res­pon­sa­bi­li­da­des, aun­que es­ta­ba ra­zo­na­ble­men­te se­gu­ra de que el Es­ta­do fran­quis­ta no la iba a en­tre­gar por­que ella era el Es­ta­do fran­quis­ta y, co­mo ta ntos, mur ió en su ca­ma, tran­qui­la­men­te.

—El rol de Pe­rón en esa red clan­des­ti­na de eva­sión –de he­cho, creó un or­ga­nis­mo es­ta­tal de re­cep­ción de los pró­fu­gos– es un as­pec­to de su pri­mer go­bierno que no fue des­ta­ca­do por la his­to­rio­gra­fía. ¿Có­mo creés

Tí­tu­los ya pu­bli­ca­dos por Tus­quets so­bre la se­rie que na­rra la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la. —Cuan­do yo vi­ne, a prin­ci­pios de año, a la fe­ria del li­bro y con­té de qué iba la no­ve­la, al­gu­nos lec­to­res se me acer­ca­ron y me hi­cie­ron unas ob­ser­va­cio­nes que a mí me pa­re­cie­ron de cien­cia fic­ción: si no me da­ba mie­do que la de­re­cha to­ma­ra mi no­ve­la pa­ra ata­car al pe­ro­nis­mo, y les he di­cho que yo no lo he bus­ca­do, sim­ple­men­te eso es­ta­ba ahí. Siem­pre he se­gui­do esa má­xi­ma de Aris­tó­te­les que di­ce: “Soy ami­go de Pla­tón, pe­ro más de la ver­dad” y en m i pr i me­ra no - ve­la hi­ce el ajus­te de cuen­tas con mi pro­pia tra­di­ción, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, y ahí des­cri­bí los pro­ce­sos es­ta­li­nis­tas. Pe­rón, en ver­dad, fue al­guien que in­ter­pre­tó el es­pí­ri­tu de la Gue­rra Fría de una for­ma ad­mi­ra­ble. El com­pren­dió muy bien que los na­zis ha­bían per­di­do la gue­rra pe­ro que ha­bían ga­na­do la pos­gue­rra, que ha­bían con­ven­ci­do a los alia­dos de que el enemi­go era Sta­lin, y él in­tu­yó que a él no le iba a pa­sar na­da si re­cla­ma­ba téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos pa­ra que vi­nie­ran aquí a tra­ba­jar. El re­cla­mo in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán, sos­tie­ne, uno más en la se­rie de equí­vo­cos his­tó­ri­cos, tie­ne su origen en un na­cio­na­lis­mo con­ser­va­dor y cle­ri­cal que sur­ge en el si­glo XIX y que se desa­rro­lla en el si­glo XX con otra pre­sen­ta­ción.

“En Es­pa­ña hay un re­frán que di­ce: ‘En­tre to­dos la ma­ta­ron y ella so­la se mu­rió’, y un po­co es lo que es­tá pa­san­do aho­ra, una so­cie­dad frac­tu­ra­da, con es­te fi­nal es­per­pén­ti­co, con me­dio go­bierno en la cár­cel y el otro me­dio en Bél­gi­ca, y to­dos di­cien­do que se van a pre­sen­tar a elec­cio­nes. En el te­ma ca­ta­lán me ha pa­sa­do al­go que no me ha pa­sa­do nun­ca: des­cu­brí que no es­ta­ba de acuer­do con na­die, y lue­go ha evo­lu­cio­na­do a peor por­que aho­ra lo que es­toy es en con­tra de to­dos.

—Vien­do ha­cia dón­de se di­ri­ge el mun­do, y des­pués de tan­tas de­rro­tas com­par­ti­das, ¿no se­rá hora de ter­mi­nar con la es­pe­ran­za?

—Soy una op­ti­mis­ta con­gé­ni­ta pe­ro sí, en eso es­toy de acuer­do. No po­de­mos es­pe­rar na­da bueno, pe­ro es que to­da­vía no he­mos en­con­tra­do una fór­mu­la nue­va pa­ra luchar por lo que que­re­mos. Por­que es­ta­mos vi­vien­do la re­su­rrec­ción de de­mo­nios que creía­mos que ha­bía­mos en­te­rra­do, y yo creo que fren­te a eso hay que re­plan­tear­se la for­ma de res­pon­der y no me pa­re­ce­ría mal aca­bar con la es­pe­ran­za.”

VO­LU­MI­NO­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.