Gran­dí­si­mo fan

Im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der el Nue­vo Pe­rio­dis­mo o la cró­ni­ca, es­te au­tor es­co­cés no só­lo in­ven­tó la bio­gra­fía mo­der­na, sino tam­bién el gé­ne­ro de la en­tre­vis­ta. Co­no­ció a Sa­muel John­son, a Kant, a Hu­me, a Vol­tai­re y a Rous­seau, y de to­dos ellos es­cri­bió.

Perfil (Domingo) - - CULTURA | POESIA - GON­ZA­LO LEON

Re­des­cu­bier­to en los úl­ti­mos años, di­ver­sas edi­to­ria­les han pu­bli­ca­do los li­bros del es­co­cés Ja­mes Bos­well (1740-1795). Ha­ce al­gu­nos años, Edi­to­rial Acan­ti­la­do edi­tó su obra cúl­mi­ne, Vi­da de Sa­muel John­son, una mo­nu­men­tal bio­gra­fía so­bre el es­cri­tor e in­te­lec­tual in­glés Sa­muel John­son, que ad­mi­ra­ron Bor­ges y Bioy, y que fun­dó la bio­gra­fía mo­der­na al unir las tra­di­cio­nes de la bio­gra­fía éti­ca, que po­nía co­mo ejem­plos la vi­da de san­tos y mi­li­ta­res, y de la bio­gra­fía anec­dó­ti­ca, que po­nía én­fa­sis en los de­fec­tos o par­ti­cu­la­ri­da­des de in­te­lec­tua­les o ar­tis­tas. Pe­ro ade­más Bos­well in­ven­tó el gé­ne­ro de la en­tre­vis­ta, co­sa que con­sig­na Miguel Mar­tí­nez-La­ge, el ma­yor en­ten­di­do en es­te au­tor, en las no­tas de Ja­mes Bos­well visita al pro­fe­sor Kant (La Uña Ro­ta): “Si bien se ha di­cho que Bos­well, ade­más de fun­dar el gé­ne­ro de la en­tre­vis­ta, sen­tó las ba­ses de la bio­gra­fía mo­der­na, fue an­tes que na­da un ‘fan’, e in­clu­so un ‘grou­pie’, per­pe­tua­men­te em­pe­ña­do en fre­cuen­tar el tra­to de los fa­mo­sos de su tiempo”.

Co­mo to­do fan, sus en­tre­vis­ta­dos fue­ron mo­ti­va­dos por la ad­mi­ra­ción in­te­lec­tual: Da­vid Hu­me, Im­ma­nuel Kant, Jea­nJac­ques Rous­seau y Vol­tai­re fue­ron es­tos pri­me­ros en­tre­vis­ta­dos. Edi­cio­nes Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les pu­bli­ca aho­ra Una visita a Vol­tai­re y Rous­seau, con tra­duc­ción y pró­lo­go de Jo­sé Ma­nuel de Pra­da-Sam­per. Las en­tre­vis­tas per­te­ne­cen a sus dia­rios, y la gra­cia de es­tas dos pri­me­ras es que es­ta­mos an­te los pri­me­ros tex­tos de es­te au­tor, don­de que­dan en evi­den­cia to­das las de­fi­cien­cias y to­dos los acier­tos que to­do ac­to inau­gu­ral tie­ne.

A di­fe­ren­cia de la en­tre­vis­ta a Kant, la de Rous­seau es tor­pe e in­ge­nua, y Bos­well aparece co­mo un char­la­tán, en un pa­pel de­ma­sia­do pro­ta­gó­ni­co. Su fino hu­mor aún no aparece, pe­ro se en­tien­de que a ve­ces el en­tu­sias­mo y la ju­ven­tud pue­den ser ma­los alia­dos. Pe­se a ello, es­te via­je que ha­ce a Sui­za pa­ra co­no­cer a Rous­seau y a Vol­tai­re, dos enemi­gos que a la sa­zón com­par­tían sue­lo en dis­tin­tas ciu­da­des, re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der el es­pí­ri­tu in­te­lec­tual de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, es­to es, el cli­ma pre­vio a la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

El en­cuen­tro con el in­te­lec­tual sui­zo se pro­du­ce en par­te por una re­co­men­da­ción que lle­va de quien le ha da­do pro­tec­ción a Rous­seau en el pe­que­ño pue­blo de Mó­tiers y en otra par­te por una car­ta que le es­cri­be a mo­do de pre­sen­ta­ción: “Se­ñor: Soy un ca­ba­lle­ro de an­ti­gua fa­mi­lia. Aho­ra sa­be us­ted mi ran­go. Ten­go vein­ti­cua­tro años. Aho­ra sa­be mi edad. Ha­ce die­ci­séis me­ses, cuan­do par­tí de Gran Bre­ta­ña, era un ser com­ple­ta­men­te in­su­lar, que ape­nas sa­bía pa­la­bra de fran­cés”. El sui­zo le res­pon­de cor­tés­men­te y le di­ce que en vis­ta de su sa­lud el en­cuen­tro de­be­rá ser bre­ve. Bos­well en­cuen­tra en la puer­ta de ca­lle a quien des­cri­be co­mo su sir­vien­ta, ma­de­moi­se­lle Le Vas­seur, que, co­mo más tar­de es­cri­bió Mary She­lley en una bre­ve bio­gra­fía de Rous­seau, tam­bién era su aman­te y com­pa­ñe­ra. Mien­tras que pa­ra She­lley, Le Vas­seur era fea y vul­gar, pa­ra Bos­well era “una mu­cha­cha fran­ce­sa pul­cra, me­nu­da y vi­vaz”.

“Fi­nal­men­te, se abrió su puer­ta y lo con­tem­plé, un hom­bre agra­cia­do, de tez os­cu­ra, ves­ti­do al mo­do ar­me­nio”, es la pri­me­ra im­pre­sión que tie­ne de él. El tra­je ar­me­nio le per­mi­tía a Rous­seau es­con­der una son­da ure­tral. Bos­well lo visita va­rios días y es bien re­ci­bi­do. Sin em­bar­go, bus­ca in­ce­san­te­men­te su apro­ba­ción, co­mo si el au­tor del Emi­lio tu­vie­ra la lla­ve pa­ra el in­gre­so al mun­do in­te­lec­tual. En otros mo­men­tos es bas­tan­te ba­nal y no só­lo con Rous­seau: por ejem­plo, le fas­ci­na ver co­mer a sus ído­los, por­que es­tá con­ven­ci­do de que en el mo­do de co­mer hay al­go de sus li­bros. Le di­ce a Rous­seau: “En vues­tros li­bros es­cri­bís a fa­vor de la vo­ra­ci­dad. Sé lo que us­ted va a de­cir, y es pre­ci­sa­men­te lo que es­pe­ra­ba oír. Que­ría ha­cer que me in­vi­ta­ra a al­mor­zar”. Y al igual que con Kant, quie­re ca­mi­nar con Rous­seau, aun­que esa ca­mi­na­ta sea por la ha­bi­ta­ción.

Jus­to por Na­vi­dad co­no­ce a Vol­tai­re en Gi­ne­bra. Lo ha­ce usan­do la mis­ma tác­ti­ca que con Rous­seau; sin em­bar­go, el re­tra­to que en­tre­ga de Vol­tai­re es mu­cho me­jor. Vol­tai­re aparece co­mo un su­je­to que no se de­ja ver sal­vo en oca­sio­nes es­pe­cia­les; es, por de­cir­lo así, inal­can­za­ble, y lo­gra sa­car­le mu­chas me­nos pa­la­bras, así y to­do en el no de­cir, en esa le­ja­nía tan bien des­crip­ta, se di­ce mu­cho. Vol­tai­re es la es­tre­lla de esa épo­ca y se com­por­ta co­mo tal. Es de mu­cha ayuda que Bos­well se ha­ya hos­pe­da­do du­ran­te días en la ca­sa del au­tor de Cán­di­do, co­sa que lo trans­for­ma en un ob­ser­va­dor de pri­me­ra lí­nea: des­de có­mo fun­cio­na la ru­ti­na de la ca­sa has­ta la siem­pre triun­fal apa­ri­ción del an­fi­trión.

En 1764, Bos­well ya ha­bía co­no­ci­do al doc­tor Sa­muel John­son, el in­te­lec­tual in­glés que co­lo­có a Sha­kes­pea­re en el lu­gar ca­nó­ni­co que hoy tie­ne. Con Vol­tai­re pre­ci­sa­men­te char­la so­bre él: “Bos­well: John­son es un hom­bre muy or­to­do­xo, pe­ro de gran sa­ber: tie­ne mu­cho ge­nio y mu­cha va­lía. Vol­tai­re: En­ton­ces es un perro. Un perro su­pers­ti­cio­so. Nin­gún hom­bre de mé­ri­to fue nun­ca su­pers­ti­cio­so”. En es­te vo­lu­men, Bos­well no es el Bos­well de Vi­da de Sa­muel John­son, aún no lo­gra cap­tar las fra­ses de su in­ter­lo­cu­tor con ese fino oí­do que lo ca­rac­te­ri­za­ría, ni me­nos po­see la sen­si­bi­li­dad pa­ra re­cons­truir una con­ver­sa­ción en los tiem­pos en los que el gra­ba­dor no exis­tía. Sin em­bar­go, Una visita a Vol­tai­re y Rous­seau sir­ve pa­ra in­tro­du­cir­se en la obra de un au­tor im­pres­cin­di­ble pa­ra la no-fic­ción. Qui­zá sin Bos­well no hu­bie­ra si­do po­si­ble el Tru­man Ca­po­te de A san­gre fría, ni me­nos de lo que se lla­mó Nue­vo Pe­rio­dis­mo en Es­ta­dos Uni­dos y cró­ni­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca.

A di­fe­ren­cia de la en­tre­vis­ta a Kant, la de Rous­seau es tor­pe e in­ge­nua

FOTOS: CEDOC PER­FIL

BOS­WELL. Su re­tra­to y el li­bro pu­bli­ca­do por la edi­to­rial de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les de Chi­le.

EN­TRE­VIS­TA­DOS. Jean-Jac­ques Rous­seau (1712-1778), Im­ma­nuel Kant (1724-1804), Da­vid Hu­me (1711-1776) y Vol­tai­re (1694-1778). To­dos ellos se en­tre­vis­ta­ron con Ja­mes Bos­well (1740-1795).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.