La his­to­ria que no ha ter­mi­na­do

Perfil (Domingo) - - CULTURA | LIBROS - POR DA­MIáN TA­BA­ROVSKY

Mien­tras leía un li­bro ex­tra­or­di­na­rio – Car­tas des­de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, de Jac­ques Sa­doul, Tur­ner, Ma­drid, 2016, edi­ción a car­go de Cons­tan­tino Bér­to­lo– pen­sa­ba en que de­bía es­cri­bir una co­lum­na so­bre él. Cuan­do lo ter­mi­né con­fir­mé el in­te­rés: se tra­ta de las car­tas de un di­plo­má­ti­co fran­cés, el pro­pio Sa­doul, que se en­con­tra­ba en Ru­sia en el mo­men­to de la Re­vo­lu­ción de 1917, cer­cano a Trotsky, con cier­ta re­la­ción –aun­que más le­ja­na– con Le­nin, tes­ti­go de las asam­bleas po­pu­la­res y de los he­chos po­lí­ti­cos más des­ta­ca­dos, en­via­das, en su ma­yo­ría, a Al­bert Tho­mas, mi­nis­tro de Ar­ma­men­tos de Fran­cia. Sa­doul en­cuen­tra el tono pre­ci­so pa­ra te­ner una mi­ra­da crí­ti­ca con cier­tos ras­gos de los bol­che­vi­ques, pe­ro a la vez la con­vic­ción de que lo que es­ta­ba su­ce­dien­do era irre­ver­si­ble y, de al­gún mo­do, jus­to. La de Sa­doul es una im­pe­ca­ble cró­ni­ca de los pri­me­ros me­ses del go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio.

Y cuan­do me dis­po­nía a es­cri­bir esa co­lum­na, leí otro li­bro no­ta­ble: 1917, de Mar­tín Kohan (Edi­cio­nes Go­dot, Bue­nos Ai­res, 2017), en el que se in­clu­ye un ca­pí­tu­lo so­bre el li­bro de Sa­doul. 1917 es un con­jun­to de vi­ñe­tas, de bre­ves en­sa­yos en torno a la Re­vo­lu­ción Ru­sa. En torno creo que son las dos pa­la­bras que de­fi­nen el li­bro: no se tra­ta de las ideas de Kohan so­bre la Re­vo­lu­ción (aun­que por su­pues­to al­gu­nas se cue­lan, co­mo la cru­cial fra­se fi­nal del pri­mer ca­pí­tu­lo: “Lo que más nos afec­ta de esa his­to­ria, pues­tos a pen­sar­la, es que no ha ter­mi­na­do to­da­vía”), no es tam­po­co una his­to­ria glo­bal de la Re­vo­lu­ción Ru­sa, sino una su­til des­crip­ción de al­gu­nos de los nom­bres (Trotsky, Marx, Le­nin, Maia­kovs­ki, en­tre otros) que atra­vie­san ese acon­te­ci­mien­to úni­co. Kohan los pone en es­ce­na, ca­si, co­mo per­so­na­jes, co­mo ac­to­res de mi­cro­es­ce­nas la­te­ra­les (Le­nin pre­so pi­dien­do un lá­piz de gra­fi­to pa­ra po­der es­cri­bir, las se­cre­ta­rias de un Le­nin gra­ve­men­te en­fer­mo, to­man­do no­ta de sus dic­ta­dos, etc.). El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, de­di­ca­do a Gor­ki, des­cri­be al es­cri­tor co­mo “fue­ra de lu­gar”: hay allí, en­tre lí­neas, una re­fle­xión agu­da so­bre la ten­sión en­tre li­te­ra­tu­ra y re­vo­lu­ción, so­bre sus acuer­dos, sus desacuer­dos y sus dis­tan­cias trá­gi­cas.

Co­mo ya fue di­cho, es­tá tam­bién el ca­pí­tu­lo so­bre Car­tas des­de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que. La si­tua­ción de ex­tran­je­ría de Sa­doul, pe­ro a la vez la cer­ca­nía con lo que es­ta­ba ocu­rrien­do, lo ubi­ca “en con­di­cio­nes idea­les pa­ra ofre­cer un re­tra­to de pri­me­ra mano de los lí­de­res de la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que, cap­ta­dos en ple­na ac­ción”. Re­cuer­do aho­ra un en­sa­yo de Ro­land Bart­hes so­bre Pierre Lo­ti, en el que elo­gia la es­ta­día, fren­te al ciu­da­dano y al tu­ris­ta. Mien­tras que es­te úl­ti­mo se de­fi­ne por su “irres­pon­sa­bi­li­dad éti­ca”, y el pri­me­ro por sus “obli­ga­cio­nes eco­nó­mi­co­mi­li­ta­res”, en la es­ta­día –esa tem­po­ra­li­dad sus­pen­di­da– el su­je­to pue­de guiar­se “por to­do aque­llo que sea su de­seo”. Hay en Sa­doul al­go de esa ex­pe­rien­cia, que Kohan (y tam­bién Bér­to­lo en su pró­lo­go a Car­tas…) lo­gra cap­tar y po­ner en va­lor. ¿Por qué el mer­ca­do edi­to­rial de­di­có tan­tos y tan­tos li­bros al cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción? Se­gu­ra­men­te por­que ya es al­go del pa­sa­do, al­go que no mo­les­ta a na­die. Pe­ro el li­bro de Sa­doul es pro­fun­da­men­te per­tur­ba­dor. Y el pró­lo­go de Bér­to­lo y el li­bro de Kohan, fil­trán­do­se en los plie­gues del mer­ca­do, de­mues­tran que la fra­se de Kohan so­bre “la his­to­ria que no ha ter­mi­na­do” es per­fec­ta­men­te ac­tual.

JAC­QUES SA­DOUL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.