De Nat ‘King’ Co­le a Ba­rack Oba­ma

Lue­go de su visita, el jaz­zis­ta re­cuer­da có­mo su ma­dre le en­se­ñó que an­tes de can­tar de­bía com­pren­der las le­tras.

Perfil (Domingo) - - CINE / MUSICA - JUAN MA­NUEL DOMÍNGUEZ

Gre­gory Por­ter aca­ba de lan­zar Nat “King” Co­le & Me, un dis­co que visita las can­cio­nes de la le­yen­da mu­si­cal que el mis­mo Por­ter com­pa­ra, sin ti­tu­beos, con “Ba­rack Oba­ma”. Des­de Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de su pa­so por Bue­nos Ai­res, Por­ter de­fien­de su idea: “Co­le sa­bía que era re­pre­sen­tan­te de una ra­za, de una for­ma de vi­vir en mí país que no le de­vol­vía el res­pe­to que se me­re­cía. El se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad y usó ese lu­gar pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia mien­tras tam­bién crea­ba las can­cio­nes más be­llas del mun­do. En­ten­día que era vi­tal que al­guien ha­bla­ra so­bre lo que no se de­cía. Y la be­lle­za es una gran puer­ta de en­tra­da pa­ra gran­des ideas so­bre có­mo me­jo­rar el mun­do”. Be­lle­za es un pa­la­bra cla­ve pa­ra el can­tan­te que ha lo­gra­do ser la sen­sa­ción del jazz ac­tual. Su voz, co­mo un gi­gan­te de ter­cio­pe­lo, de­ja en cla­ro el por­qué: “He si­do ben­de­ci­do, pe­ro no tan­to con una voz sino con una ma­dre que me per­mi­tió creer en ella. Y ade­más, que me de­jó es­cu­char co­sas que me cam­bia­ron la vi­da des­de chi­co. Al no te­ner un pa­dre, Nat “King” Co­le fue una fi­gu­ra pa­ter­nal en mi vi­da. Sus can­cio­nes, sus le­tras, ahí sen­tí que es­ta­ba to­do lo que uno de­bía ha­cer pa­ra lo­grar que el mun­do fue­ra un lu­gar me­jor”.

—Tu ca­rre­ra co­men­zó ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, ¿qué es lo que creés que te de­fi­ne co­mo ar­tis­ta?

—Sien­to que soy muy agra­de­ci­do. Y es­toy ple­na­men­te cons­cien­te de to­dos los ca­mi­nos que me han lle­va­do a que pue­da gra­bar can­cio­nes de Nat “King” Co­le con una or­ques­ta. En ese sen­ti­do, es fun­da­men­tal en­ten­der que los lu­ga­res por don­de pa­sas im­por­tan y mu­cho. Mi ma­má me en­se­ñó que de­bía en­ten­der aque­llo so­bre lo que can­ta­ba. Que una be­lla voz no ser vía de na­da si no te­nía he­ri­das reales. No que­ría gas­tar mi ta­len­to en can­cio­nes su­per­fi­cia­les. Que­ría te­ner ese… ki­lo­me­tra­je. Qui­zás a ve­ces es di­fí­cil sen­tir en la mú­si­ca hoy esas hue­llas de lo que nos pa­só, o lo que le pa­só al ar­tis­ta.

—Com­pa­ras­te a Co­le con Oba­ma y eso le da una di­men­sión política que qui­zás pa­só inad­ver­ti­da. ¿Por qué hi­cis­te al­go así?

—La idea de que una can­ción de­be­ría des­pe­gar­se de la política sin que sea, ob­vio, cla­ra­men­te política en sus le­tras es al­go que be­ne­fi­cia a quie­nes no de­be­ría be­ne­fi­ciar. Es al­go que ha avan­za­do de for­ma alar­man­te: el mie­do a la política. El mie­do a pen­sar so­bre el es­ta­do del mun­do re­fle­ja­do en nues­tro ar­te. Vi­vi­mos tiem­pos com­pli­ca­dos, y aho­ra el ais­la­mien­to ge­ne­ra más dis­tan­cia, más di­fe­ren­cia. Pue­des vi­vir to­da tu vi­da ape­nas te­nien­do idea de qué pien­sa quien nos des­agra­da en sus ideas. Crea­mos bur­bu­jas que nos con­tie­nen pe­ro que ca­da vez son más pe­re­ce­de­ras. La mú­si­ca, por suer­te, siem­pre es­tá he­cha pa­ra de­rrum­bar lo más frá­gil que nos ha­bi­ta.

CEDOC PER­FIL

IDEAS. El ar­tis­ta cree que hay que per­der el mie­do que se le tie­ne hoy a la política.

DIS­CO. Por­ter vi­si­tó la Ar­gen­ti­na pa­ra pre­sen­tar su úl­ti­mo opus, con or­ques­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.