“El per­ju­di­ca­do siem­pre es el ar­tis­ta”

El can­tan­te puer­to­rri­que­ño, má­xi­mo no­mi­na­do a los Grammy La­ti­nos, di­ce que YouTu­be, Spo­tify y iTu­nes son fa­ná­ti­cos del ne­go­cio y no del ar­te, y que en lo eco­nó­mi­co el mú­si­co si­gue sien­do re­le­ga­do. Su amis­tad con Charly, Vi­cen­ti­co, Ca­la­ma­ro y Fi­to.

Perfil (Domingo) - - MUSICA - GUS­TA­VO MENDEZ

Re­si­den­te se con­vir­tió, des­de la gé­ne­sis de Ca­lle 13, en un com­po­si­tor al que es imposible des­pe­gar de su com­pro­mi­so so­cial. El mis­mo can­tan­te creó a ese ar­tis­ta que pro­tes­ta, so­bre so­ni­dos ur­ba­nos la­ti­nos, con­tra el im­pe­ria­lis­mo, las cor­po­ra­cio­nes, la gue­rra, los po­lí­ti­cos y la mar­gi­na­li­dad de los po­bres. Y en los shows, Re­si­den­te les de­rra­ma que­ro­se­ne a las le­tras con un preám­bu­lo crí­ti­co. Aquí, so­bre el es­ce­na­rio del Lu­na Park, don­de ini­ció la gi­ra de su nue­vo dis­co so­lis­ta, Re­si­den­te abrió su con­cier­to con una re­me­ra de San­tia­go Mal­do­na­do, en ple­na bús­que­da del jo­ven que tiempo des­pués apa­re­ció sin vi­da. “Siem­pre lo que pa­só y pa­sa en Ar­gen­ti­na me afec­ta”, re­mar­ca. Esa im­pron­ta car­ga­da de bom­bas, que es­ca­sea en la es­ce­na mun­dial, gus­ta a los CEO de la in­dus­tria y lo con­vier­ten en el ar­tis­ta más vo­ta­do (9 en to­tal) pa­ra los pró­xi­mos Grammy La­ti­nos 2017.

Pe­ro de­trás de la fa­cha­da ca­bro­na, Re­né Pérez Jo­glar (se- gún su DNI) ha­bi­ta el pa­dre de Mi­lo (3) y el com­pa­ñe­ro de Soledad Fan­di­ño, re­la­ción que lo lle­vó a ra­di­car­se en Ar­gen­ti­na. “A es­ta al­tu­ra soy mi­tad ar­gen­tino y mi­tad puer­to­rri­que­ño”, afir­ma Re­si­den­te a PER­FIL, del otro la­do de la lí­nea, mien­tras des­can­sa en Nue­va York, y tal vez sea el úni­co oxí­mo­ron de su dis­cur­so re­bel­de. “Me en­can­ta lle­var a mi hi­jo a la es­cue­la, no sien­to a Bue­nos Ai­res caó­ti­ca, y ten­go mu­chos ami­gos”.

—Ha­ble­mos de los cam­bios en la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca, ¿en qué ayu­dan y en qué per­ju­di­can al mú­si­co?

—Pa­ra mí, la chin­ga­ron al re­gu­lar to­do con nú­me­ros de la can­ti­dad de se­gui­do­res en re­des so­cia­les y de la can­ti­dad de re­pro­duc­cio­nes. To­do eso lle­vó a que­rer ha­cer nú­me­ros y no mú­si­ca. Google, YouTu­be, Spo­tify, iTu­nes, es­tán me­ti­dos en el ne­go­cio de la mú­si­ca, le me­tie­ron nu­me­ri­tos y lo con­vir­tie­ron en to­do me­nos en ar­te.

—¿Y en lo eco­nó­mi­co? ¿Có­mo lo ma­ne­ja el mú­si­co?

—El más per­ju­di­ca­do an­tes, y tam­bién aho­ra, es siem­pre el ar­tis­ta. Es una reali­dad y la­men­ta­ble­men­te los más per­ju­di­ca­dos son los ar­tis­tas nue­vos. No se pro­mue­ve el ar­te a me­jo­res ma­ne­ras. Creo que den­tro de la in­dus­tria dis­que­ra hay mu­cha gen­te que quie­re pro­mo­ver el ar­te, co­no­cí mu­chos fa­ná­ti­cos, pe­ro cuan­do tie­nes tan­ta gen­te en el me­dio co­mo Google, Spo­tify, YouTu­be, es más di­fí­cil to­do por­que no to­dos son fa­ná­ti­cos de la mú­si­ca, son más bien fa­ná­ti­cos del ne­go­cio.

—Los so­ni­dos la­ti­nos ga­na­ron te­rreno a ni­vel mun­dial y el reg­gae­ton es­tá en au­ge, ¿có­mo ana­li­zás el fe­nó­meno?

—Siem­pre hu­bo un au­ge, el pro­ble­ma o las si­tua­cio­nes son las pro­mo­cio­nes, có­mo se pro­yec­ta ese au­ge la­tino, esa mú­si­ca, por­que a ve­ces só­lo se pro­yec­ta una par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca. La pro­yec­ción que hay en Es­ta­dos Uni­dos es que es to­do ale­gre, una pi­ña co­la­da y pal­mas con coco. Es por eso que no lle­gan un Fla­co Spi­net­ta, un So­da Ste­reo.

El 50% ar­gen­tino re­fle­xio­na: “Me due­len las co­sas que pa­san en el país, me in­for­mo, es­toy al día. Mi hi­jo, que es lo que más quie­ro, vi­ve en Ar­gen­ti­na la ma­yor can­ti­dad de su tiempo, y va a su­frir en un fu­tu­ro. En ca­da con­cier­to di­go lo que pien­so y nun­ca me voy a me­ter con na­da par­ti­dis­ta”.

“Mi hi­jo, que es lo que más quie­ro, vi­ve en Ar­gen­ti­na la ma­yor par­te, y va a su­frir”.

CEDOC PER­FIL

CAN­DI­DA­TO. El la­tino pre­fe­ri­do, hoy por hoy, de la in­dus­tria mu­si­cal cri­ti­ca que las de­ci­sio­nes ar­tís­ti­cas se to­men só­lo por nú­me­ros.

LO­CA­LES. Con el her­mano de San­tia­go Mal­do­na­do, y en la can­cha de Hu­ra­cán, del que es so­cio ho­no­ra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.