“Ir al ci­ne es una ex­pe­rien­cia ca­da vez peor”

El di­rec­tor de con­te­ni­dos de Net­flix ase­gu­ra que si les im­po­nen im­pues­tos van a pa­gar­los. Cree que hi­cie­ron bien en des­pe­dir a Ke­vin Spacey.

Perfil (Domingo) - - NOTA DE TAPA - JUAN MA­NUEL DOMÍNGUEZ

Ted Sarandos (53) es el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de con­te­ni­dos de Net­flix. Pa­só por la ciu­dad pa­ra anun­ciar diez nue­vos con­te­ni­dos lo­ca­les, de pro­duc­ción ar­gen­ti­na, que van des­de es­pe­cia­les de co­me­dia (con Ma­le­na Pi­chot, por ejem­plo) has­ta do­cu­men­ta­les so­bre Bo­ca Ju­niors y Fan­gio, pa­san­do por la se­rie ju­ve­nil Go y la fil­ma­ción de The Po­pe, don­de Jo­nat­han Pri­ce in­ter­pre­ta a Ber­go­glio. Pe­ro Sarandos es un ju­ga­dor cla­ve en el im­pe­rio de Net­flix. Sin du­das. Es el ce­re­bro de­trás de la com­pra de Mi­llar­world, las al­te­ra­cio­nes can­che­ras de Mark Mi­llar al gé­ne­ro de los su­per­hé­roes y más, se ro­bó a Shon­da Rhi­mes (la show­run­ner de Grey’s Ana­tomy), fue nom­bra­do “Show­man of the Year” por la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Va­riety, es quien aprue­ba gas­tar de a mi­les de mi­llo­nes de con­te­ni­do ori­gi­nal y has­ta ha­bla re­la­ja­do so­bre Dis­ney crean­do su pro­pia pla­ta­for­ma on­li­ne de con­te­ni­dos: “Es el ca­mino ló­gi­co. No pue­de sor­pren­der­nos que to­das las ca­de­nas bus­quen lo­grar al­go pa­re­ci­do a la hora del modelo de ne­go­cios. Aun así, la gran ma­yo­ría es con­te­ni­do pa­go, pro­pie­dad de las ca­de­nas”.

—¿Cuál es tu sue­ño a la hora de Net­flix? Es al­go que pre­gun­to con­si­de­ran­do que Net­flix ya de­jó de ser mo­da pa­ra ser una for­ma de con­su­mo de en­tre­te­ni­mien­to do­més­ti­co: ¿cuál es el fu­tu­ro so­ña­do en ese es­ce­na­rio?

—No pien­so en el mun­do de­fi­nién­do­lo por la can­ti­dad de gen­te que pa­ga por sus con­su­mos te­le­vi­si­vos. Lo pien­so te­nien­do en cuen­ta la can­ti­dad de pan­ta­llas que exis­ten. En­ton­ces así se­ría el es­ce­na­rio ideal: que ca­da pan­ta­lla ten­ga su cuen­ta de Netlix, per­so­na­li­za­da a sus gus­tos y que se la pue­da lle­var adon­de uno quie­ra. Que de la mis­ma for­ma que tus cuen­tas so­cia­les te de­fi­nen, te de­fi­na tu con­su­mo en Net­flix. Que tu pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta y tu show fa­vo­ri­to es­tén siem­pre en Net­flix. Que ha­ya un bo­tón que di­ce Net­flix en los con­tro­les re­mo­tos, por ejem­plo. Se­guir cre­cien­do al ritmo que lo ve­ni­mos ha­cien­do (y gra­cias a que in­ter­net lo per­mi­te), y si po­de­mos re­pli­car lo que pa­só en Amé­ri­ca del Sur en otros la­dos es­ta­ría­mos muy sa­tis­fe­chos.

—¿Creés que po­drían ex­pan­dir­se en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to? Ha­blo de

ge­ne­rar sus pro­pios con­te­ni­dos pe­rio­dís­ti­cos, su pro­pia “En­ter­tain­ment Weekly” y sus pro­pios me­dios.

—Amo que los me­dios amen ha­blar de nues­tros shows. Por en­de, hoy no me preo­cu­pa. Ten­go una co­ber­tu­ra ama­ble y fas­ci­na­da. Stran­gers Things fue el even­to te­le­vi­sa­do que con­si­guió más trac­ción en las re­des so­cia­les es­te año. Que­re­mos es­tar en to­dos la­dos. 25 re­vis­tas pu­sie­ron en ta­pa

Stran­ger Things. No se pue­de pe­dir más.

—¿Qué pa­sa, por ejem­plo, cuan­do co­mo en Ar­gen­ti­na se de­ci­de co­brar im­pues­tos a los ser­vi­cios de Net­flix?

—Es al­go que se da así. Si hay que pa­gar, pa­ga­re­mos. No hay mu­cha vuel­ta al res­pec­to.

—¿Có­mo vi­vís el ar­gu­men­to de la ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va ver­sus la vi­sión en ca­sa?

—Es que, cla­ro, ver de for­ma co­lec­ti­va es una ex­pe­rien­cia, pe­ro no es la úni­ca. Cuan­do vas a un mu­seo, es­tá bue­ní­si­mo. Pe­ro gra­cias a Dios no es la úni­ca for­ma en que po­dés ver ar­te. Si di­jé­ra­mos que la úni­ca for­ma de ver ar­te es den­tro de un mu­seo, es una for­ma bas­tan­te eli­tis­ta de vi­vir el ar­te y de de­fi­nir la ex­pe­rien­cia del mun­do que pue­de ver­lo ca­ra a ca­ra. No me mo­les­ta que la gen­te va­ya al ci­ne, cla­ro que no. Sim­ple­men­te no es nues­tro ne­go­cio.

—Pe­ro, ¿có­mo te sen­tís res­pec­to de Can­nes y que di­gan, apun­tan­do a us­te­des, que una pe­lí­cu­la de­be es­tre­nar­se en una sa­la pa­ra ser ele­gi­da…?

—(in­te­rrum­pe) Es una es­tu­pi­dez. Si te co­més un bi­fe en ca­sa o en un res­tau­ran­te, si­gue sien­do un bi­fe. Es muy si­mi­lar. Cla­ro que son ex­pe­rien­cias dis­tin­tas. Pe­ro si­guen sien­do muy dis­fru­ta­bles por sí so­las. Creo que se ha reac­cio­na­do de esa for­ma por­que si­guen pro­te­gien­do sus vie­jos mo­de­los de ne­go­cios. En Can­nes, mu­chos de los in­te­gran­tes de di­rec­to­rio son due­ños de ci­nes, y no quie­ren com­pe­ten­cia. Me gus­ta la com­pe­ten­cia. Es bue­na pa­ra el ne­go­cio. Si tu­vie­ran que com­pe­tir por el es­pec­ta­dor ge­ne­ra­rían una me­jor ex­pe­rien­cia. E ir al ci­ne es una ex­pe­rien­cia ca­da vez peor en tér­mi­nos de ca­li­dad. Me gus­ta­ría que fue­ra me­jor, pe­ro hay pan­ta­llas chi­cas, gen­te con el ce­lu­lar y ca­da vez más avi­sos. Es­tre­na­mos en tea­tros, cuan­do po­de­mos, pe­ro los due­ños de las sa­las no quie­ren pa­sar­la.

—¿Sien­ten una pre­sión de afue­ra, al ver que to­dos ob- ser­van sus mo­de­los, quie­ren sus nú­me­ros, bus­can sa­ber dón­de pue­den ex­pan­dir­se y así la lis­ta de su­pues­tos so­bre Net­flix?

—Me gus­ta­ría pen­sar en quien li­te­ral­men­te nos mira. Lo otro no im­por­ta. No que­re­mos ge­ne­rar un “show de Net­flix”, una idea de al­go que nos de­fi­na. Que­re­mos shows va­ria­dos, di­ver­sos, no un modelo de ne­go­cios atro­fia­do.

—¿Qué pa­sa en­ton­ces cuan­do los shows no fun­cio­nan? Por ejem­plo, co­mo “The Get-Down” o “Sen­se 8”…

—No pier­das el es­pe­cial pa­ra ce­rrar Sen­se 8 que es­ta­mos ha­cien­do. Pe­ro esa idea de que los shows son pa­ra siem­pre… ¿de dón- de sa­le? Sen­se 8 era un show am­bi­cio­so, fil­ma­do en mu­chos paí­ses, y ge­ne­ra­mos una au­dien­cia, pe­ro no la au­dien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra te­ner un show así en pie. La cla­ve que des­cu­bri­mos es que te­ne­mos que ge­ne­rar shows del ta­ma­ño co­rrec­to, en tér­mi­nos de cos­to y du­ra­ción.

—Hi­cie­ron pú­bli­ca la sus­pen­sión de la pro­duc­ción de “Hou­se of Cards” de­bi­do a lo que su­ce­dió con Ke­vin Spacey y la de­nun­cia so­bre abu­so que re­ci­bió on­li­ne. Eso es par­te de una se­rie de de­nun­cias que die­ron des­de la pu­bli­ca­ción del ar­tícu­lo so­bre Har­vey Weins­tein. ¿Van a se­guir ese cur­so de ac­ción, sus­pen­der pro­duc­ción o re­ti­rar con­te­ni­dos, con to­dos aque­llos que re­ci­ban acu­sa­cio­nes?

—No po­de­mos reac­cio­nar fren­te a to­das las acu­sa­cio­nes. Fue su­fi­cien­te con to­mar una ac­ción rá­pi­da res­pec­to de Hou­se of Cards.

—Res­pec­to de esa reac­ción, ac­tua­ron in­clu­so an­tes de una de­nun­cia le­gal, ¿qué pa­sa si eso con­lle­va qui­zás la po­si­bi­li­dad de un error?

—Te­ne­mos la con­fian­za su­fi­cien­te en que to­ma­mos la de­ci­sión co­rrec­ta a la hora de no tra­ba­jar más con Spacey. Iba a ser la tem­po­ra­da fi­nal, ya es­tá­ba­mos en­tran­do en pro­duc­ción, así que lo que nos in­tere­sa es ver có­mo pue­de se­guir ese show, si es que pue­de se­guir. Pe­ro él no se­rá par­te de la tem­po­ra­da 6.

“Te­ne­mos que ge­ne­rar shows del ta­ma­ño co­rrec­to, en cos­to y du­ra­ción.”

la úl­ti­ma apues­ta has­ta aho­ra del

EX­PO­NEN­TES. Nar­cos, la se­rie he­cha por y pa­ra el mer­ca­do la­tino. De­fen­ders,

REAL. The Crown, mul­ti­no­mi­na­da a los pre­mios Emmy.

uni­ver­so Mar­vel. Jerry Sein­feld hi­zo un es­pe­cial de stand up.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

Stran­ger Things, nue­vo ca­ba­lli­to de ba­ta­lla de la em­pre­sa.

ADIOS. Tras las de­nun­cias de aco­so se­xual, Sarandos de­ci­dió des­pe­dir a Ke­vin Spacey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.