Un vi­drio lleno de gen­te

Perfil (Domingo) - - ARTE - LAU­RA ISOLA

La ar­tis­ta Ali­cia He­rre­ro es­tá ex­hi­bien­do en Hen­ri­que Fa­ria la ré­pli­ca de una obra cla­ve de Mar­cel Du­champ, que sus exé­ge­tas sos­pe­chan que fue con­ce­bi­da en Bue­nos Ai­res, don­de el fran­cés re­ca­ló en­tre 1917 y 1918. “Una teo­ría vi­sual de la dis­tri­bu­ción” for­ma par­te de un proyecto más am­bi­cio­so con el que se pre­ten­de ce­le­brar el centenario de la es­ta­día por­te­ña de Du­champ.

Los al­ti­ba­jos de la eco­no­mía ar­gen­ti­na no son úni­ca­men­te un asun­to de es­pe­cia­lis­tas. Es un ra­ro ca­so en el mun­do con sus ex­cen­tri­ci­da­des de país ri­co con mu­chos ha­bi­tan­tes po­bres, con pre­ten­sio­nes de que es­ta­mos pa­ra más y que al­go pasó, muy ex­tra­ño, por cier­to, que en al­gún mo­men­to se rom­pió y nos con­de­nó a es­ta tragedia. Las cri­sis a re­pe­ti­ción, esos ci­clos ri­gu­ro­sos y pun­tua­les, se com­bi­nan con las in­ge­nio­sas ma­ne­ras de sa­lir de ellas: el true­que, las cua­si mo­ne­das. Ade­más de los es­tra­gos de los efec­tos co­la­te­ra­les: los sa­queos, las to­mas, los mi­lla­res de em­po­bre­ci­dos.

¿Có­mo ver el sen­ti­do es­té­ti­co en con­fi­gu­ra­cio­nes frías y rí­gi­das?

Me­dir ín­di­ces y ha­cer es­ta­dís­ti­cas, por su par­te, no ha si­do nues­tro fuer­te. Es­ta lis­ta so­me­ra y ve­loz, nue­va­men­te, lle­va a re­pe­tir que, al me­nos en el si­glo XX y lo que va de es­te, el pro­ble­ma de la eco­no­mía de es­te país no se ex­pli­ca so­lo con eco­no­mis­tas.

Tam­po­co es que Ali­cia He­rre­ro des­de las ar­tes plás­ti­cas es­té pa­ra dar res­pues­tas. Una teo­ría vi­sual de la dis­tri­bu­ción, la mues­tra que es­tá ex­hi­bien­do en Hen­ri­que Fa­ria, es me­nos un mo­do de en­ten­der el des­a­gui­sa­do na­cio­nal en tér­mi­nos de dis­tri­bu­ción que la in­cor­po­ra­ción de las “imá­ge­nes” que la eco­no­mía pro­du­ce con sus ta­blas, es­que­mas, tor­tas y de­más ele­men­tos de me­di­ción de un mun­do de ci­fras y de por­cen­ta­jes. ¿Có­mo ver el sen­ti­do es­té­ti­co en con­fi­gu­ra­cio­nes frías y rí­gi­das? ¿Dón­de es­tán la plas­ti­ci­dad, el co­lor y los vo­lú­me­nes en un uni­ver­so in­fle­xi­ble, inexo­ra­ble y drás­ti­co?

Las obras se di­vi­den en dos se­ries y una gran pie­za cen­tral: Ins­tru­men­tal, Mo­bi­lia­rio y Mi­se à nu, una ci­ta eru­di­ta y de­li­ca­da a El gran vi­drio de Mar­cel Du­champ.

En el pri­me­ro de los con­jun- Un mo­do de en­ten­der el des­gui­sa­do na­cio­nal. tos, He­rre­ro des­plie­ga las he­rra­mien­tas de tra­ba­jo. So­bre ma­de­ras que ha­cen de ta­ble­ros, cor­ta y pe­ga pa­pe­les que re­me­dan grá­fi­cos de lí­neas, de ba­rras, pic­to­gra­mas, pi­rá­mi­des de po­bla­ción, re­glas, círcu­los, ho­jas mi­li­me­tra­das. En esos es­pa­cios aco­ta­dos del so­por­te, He­rre­ro dis­tri­bu­ye su pro­pia eco­no­mía de ele­men­tos, que es de una ima­gi­na­ción des­bor­dan­te. Pa­ra el se­gun­do gru­po, eli­ge sa­lir al es­pa­cio y lan­zar­se al vo­lu­men. Esa in­cur­sión tie­ne dos re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes por sus im­pli­can­cias en am­bos mun­dos, el del arte y el de la eco­no­mía. Las cur­vas que in­di­can la eva­sión fis­cal se trans­for­man en olas de un ce­les­te hip­nó­ti­co. Las subidas y ba­ja­das que esa me­di­ción arro­ja y las im­pli­can­cias en el mun­do real son mi­ti­ga­das por el al­to im­pac­to de la obra. ¿Son mo­de­ra­das o apla­ca­das por el arte, efec­ti­va­men­te? En to­do ca­so, lo cen­tral del tra­ba­jo de He­rre­ro no es lo uno ni lo otro. No hay una bus­ca de la be­lle­za co­mo an­tí­do­to pa­ra que esos nú­me­ros, en ge­ne­ral, sin ros­tros pe­ro con con­se­cuen­cias sean pa­lia­dos y nos dé ali­vio. Tam­po­co lo con­tra­rio. Ella se es­ta­ble­ce en el de­li­ca­do equi­li­brio que in­di­ca la van­guar­dia: una vez que des­po­ja a los ins­tru­men­tos de me­di­ción de su fun­ción ori­gi­nal, los sus­trae pa­ra el arte. Pe­ro, co­mo en to­das es­tas mo­vi­das, el re­si­duo de lo que fue­ron es­tá y se pue­de ver.

Des­pués de vein­ti­sie­te días de via­je en bar­co, Mar­cel Du­champ lle­gó a la Ar­gen­ti­na. Es­tu­vo po­co tiem­po, en­tre 1917 y 1918, y lo que se sa­be es gra­cias a las car­tas que en­vió. Vi­vió en la ca­lle Al­si­na al 1700, ju­gó al ajedrez y se que­jó un po­co de es­ta ciu­dad: “Bue­nos Ai­res no exis­te. Ape­nas una gran ciu­dad de pro­vin­cia lle­na de gen­te ri­ca sin el me­nor gus­to”. Tam­po­co se des­lum­bró con el arte, al me­nos con el que él es­ta­ba in­tere­sa­do: “No hay ras­tros de cu­bis­mo ni de cual­quier otra elu­cu­bra­ción mo­der­na aquí”. Es­tas dos sen­ten­cias pue­den de­jar sin áni­mo a cual­quie­ra que in­ten­te una hi­pó­te­sis ilu­mi­na­do­ra so­bre Du­champ en la Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, He­rre­ro pa­re­ce ver en la di­fi­cul­tad un ali­cien­te; en el de­sier­to, el oa­sis que el ar­tis­ta fran­cés ne­ce­si­ta­ba. Por eso, in­sis­te con que al­go le pasó a Du­champ en Ar­gen­ti­na. Me­nos con el fer­vor na­cio­na­lis­ta de un re­por­te­ro que pre­gun­ta por lo her­mo­sa que es la Ar­gen­ti­na al re­cién lle­ga­do al ae­ro­puer­to que con la in­tui­ción a la que le re­sue­na que esa na­da, ese va­cío, pue- de ha­ber ca­la­do hon­do en él. Mi­se à nu ci­ta a Du­champ por par­ti­da tri­ple: en la es­truc­tu­ra del vi­drio pa­ra­do, en el nom­bre que to­ma “des­nu­do” del ori­gi­nal La ma­riée mi­se à nu par ses cé­li­ba­tia­res, mê­me, tal co­mo se co­no­ce en las ano­ta­cio­nes a El gran vi­drio, pa­ra qui­tar el cuer­po de la mu­jer pa­ra po­ner el de la ar­tis­ta. Por úl­ti­mo, pe­ro no ex­clu­yen­te, los in­di­ca­do­res de in­gre­so per ca­pi­ta. Es, en de­fi­ni­ti­va, un vi­drio lleno de gen­te. Por­que las po­si­bi­li­da­des se ex­pan­den co­mo cuan­do se ca­lien­ta ese ma­te­rial o se res­trin­gen cuan­do se lo en­fría. Ahí de nue­vo las me­di­das que, se­gún He­rre­ro, se to­man tan­to pa­ra la vi­da co­mo pa­ra el arte.

Una teo­ría vi­sual de la dis­tri­bu­ción

FO­TOS: GEN­TI­LE­ZA HEN­RI­QUE FA­RIA BUE­NOS AI­RES

VI­SIO­NES Y VER­SIO­NES. El “Gran vi­drio” en la ver­sión de Ali­cia He­rre­ro. La mues­tra per­man­ce­rá abier­ta has­ta el 27 de di­ciem­bre.

TOR­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.