Suben pe­nas por co­rrup­ción

El nue­vo Có­di­go Pe­nal, más du­ro con fun­cio­na­rios

Perfil (Domingo) - - PORTADA - EZE­QUIEL SPILLMAN

En­tre las re­for­mas que el Go­bierno bus­ca apro­bar en el pri­mer se­mes­tre, se im­pul­sa ma­yor cas­ti­go al en­ri­que­ci- mien­to ilí­ci­to, ele­var a seis años el pla­zo pa­ra in­ves­ti­gar a ex agen­tes pú­bli­cos y que no sea ex­car­ce­la­ble.

Si Ama­do Bou­dou o Ju­lio De Vi­do hu­bie­ran si­do in­ves­ti­ga­dos es­te año por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, pro­ba­ble­men­te su si­tua­ción ju­di­cial se­ría más com­pli­ca­da aún. Es que el nue­vo Có­di­go Pe­nal, que po­dría ser san­cio­na­do en la pri­me­ra mi­tad de 2018, su­po­ne pe­nas más severas pa­ra de­li­tos de co­rrup­ción con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

El da­to se des­pren­de del bo­rra­dor que ate­so­ra en la me­sa de su ofi­ci­na en Co­mo­do­ro Py, en­tre fallos, pe­di­dos de ex­car­ce­la­ción y mú­si­ca cu­ba­na, el juez de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal Ma­riano Bo­rinsky, quien viene tra­ba­jan­do con un gru­po de jue­ces, fis­ca­les, abo­ga­dos y fun­cio­na­rios en un an­te­pro­yec­to de ley de re­for­ma y ac­tua­li­za­ción in­te­gral del Có­di­go Pe­nal.

Se tra­ta de una co­mi­sión es­pe­cial de 13 miembros crea­da por de­cre­to por el Go­bierno –e im­pul­sa­da por el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano– que pla­nea, en fe­bre­ro, ter­mi­nar su ron­da de con­sul­tas con la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y, fi­nal­men­te, una reunión con los je­fes de las ban­cas de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. A fi­nes del año pa­sa­do, la co­mi­sión se reunió con los se­na­do­res Mi­guel An­gel Pi­chet­to y Ro­dol­fo Ur­tu­bey, del PJ, y Fe­de­ri­co Pi­ne­do, del ofi­cia­lis­mo, en­tre otros, pa­ra pre­sen­tar los li­nea­mien­tos del pri­mer bo­rra­dor. De es­ta for­ma, po­dría co­men­zar a de­ba­tir­se en el Con­gre­so co­mo par­te del te­ma­rio de se­sio­nes or­di­na­rias cuan­do el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri brin­de su dis­cur­so inau­gu­ral el 1º de mar­zo.

Uno de los in­tere­sa­dos en es­te te­ma fue el pre­si­den­te del má­xi­mo Tri­bu­nal, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, quien viene es­tu­dian­do el bo­rra­dor de ma­ne­ra in­for­mal aún.

Tan­to pa­ra el Go­bierno co­mo pa­ra los fun­cio­na­rios ju­di­cia­les se des­pren­de una pa­la­bra cla­ve: “Con­sen­so”. “El Có­di­go Pe­nal ac­tual tie­ne ca­si cien años (es de 1921), tie­ne 900 parches y 800 fallos de la Cor­te”, ex­pli­ca a PER­FIL una de las fuen­tes en­car­ga­das del an­te­pro­yec­to. “To­das las fuer­zas po­lí­ti­cas tie­nen que es­tar de acuer­do en es­to, se con­sul­tó des­de ONGs, pa­san­do por uni­ver­si­da­des has­ta es­pe­cia­lis­tas”, agre­ga.

De­li­tos. En es­te mar­co, hoy el Có­di­go pre­vé pe­nas re­la­ti­va­men­te ba­jas y ex­car­ce­la­bles en lo que re­fie­re a de­li­tos de co­rrup­ción. Por ejem­plo, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos (ape­nas de un mes a tres años), en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to (por el cual es­tá de­te­ni­do Bou­dou), cohe­cho (coimas), o ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca (pre­vé de uno a seis años de pri­sión). Por ello, en el an­te­pro­yec­to, al que tu­vo ac­ce­so PER­FIL, se es­ta­ble­ce un ca­pí­tu­lo (el VI) de­di­ca­do a los “de­li­tos de co­rrup­ción co­me­ti­dos por fun­cio­na­rios pú­bli­cos”.

La es­ca­la pe­nal ac­tual es de uno a seis años de pri­sión y se pro­po­ne una es­ca­la de tres a diez años de pri­sión. Pe­ro las pe­nas se ele­van a cua­tro y do­ce años, res­pec­ti­va­men­te, cuan­do el au­tor de los de­li­tos fue­ra el Pre­si­den­te o fun­cio­na­rios de pri­me­ra lí­nea.

En lo que re­fie­re a en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, se agre­ga la fi­gu­ra del tes­ta­fe­rro y se am­plían los pla­zos pa­ra in­ves­ti­gar a un ex fun­cio­na­rio: ac­tual­men­te has­ta dos años des­pués de ha­ber de­ja­do su car­go pú­bli­co pue­de ser in­ves­ti­ga­do, pa­sa­ría a seis años pos­te­rio­res a la ce­sa­ción en el car­go pú­bli­co.

En cuan­to a los de­li­tos de cohe­cho o coimas, y trá­fi­co de in­fluen­cias, el bo­rra­dor ex­tien­den los ca­sos: “Se pro­po­ne am­pliar los su­pues­tos agra­va­dos (hoy se li­mi­tan a los ma­gis­tra­dos del Po­der Ju­di­cial o del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co) al ca­so del pre­si­den­te, vi­ce­pre­si­den­te, je­fe de Ga­bi­ne­te, mi­nis­tro o se­cre­ta­rio de Es­ta­do, go­ber­na­dor, je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, vi­ce­go­ber­na­dor, vi­ce­je­fe de Go­bierno, in­ten­den­te, le­gis­la­dor na­cio­nal, pro­vin­cial, de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res o mu­ni­ci­pal”.

Otros dos pun­tos cla­ves: se li­mi­tan los pla­zos pa­ra ha­cer co­rrer la prescripción de una cau­sa cuan­do ha­ya un ca­so de re­bel­día y so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción del impu­tado. El otro ca­so es que el de­co­mi­so de los bie­nes (si­mi­lar a la de­mo­ra­da ley de ex­tin­ción de do­mi­nio que duer­me en el Se­na­do) que, se­gún el nue­vo Có­di­go, se po­drían in­cau­tar pa­ra el Es­ta­do en ca­so de que el in­ves­ti­ga­do se dé a la fu­ga o si es­tá com­pro­ba­do que los bie­nes pro­vie­nen de un ilí­ci­to sin ne­ce­si­dad de una con­de­na.

“el có­di­go pe­nal ac­tual tie­ne ca­si cien años (1921), tie­ne 900 parches y 800 fallos de la cor­te”

El fu­tu­ro. Por lo pron­to, en un mes, el 7 de fe­bre­ro, ha­brá una nue­va reunión de los 13 miembros de la co­mi­sión, que ya pla­nean un via­je a Men­do­za en el mar­co de una se­rie con­sul­tas con las Jus­ti­cias lo­ca­les, que sue­len te­ner una mi­ra­da par­ti­cu­lar so­bre ca­da te­má­ti­ca.

La co­mi­sión es­tá pre­si­di­da por Bo­rinsky, y par­ti­ci­pan ac­to­res de pen­sa­mien­tos dis­pa­res. En­tre ellos, el pro­cu­ra­dor de Sal­ta, Pablo Ló­pez Vi­ñals (quien apa­re­ció en la nó­mi­na de po­si-

bles re­em­pla­zan­tes de Ale­jan­dra Gils Carbó en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal) y Carlos “Co­co” Mahi­ques, ca­ma­ris­ta y fa­lli­do ex mi­nis­tro de Jus­ti­cia de Vidal du­ran­te la tri­ple fu­ga.

De par­te del Go­bierno: la vi­da­lis­ta Yael Ben­del (por par­te Desa­rro­llo So­cial), el di­rec­tor de Po­lí­ti­ca Cri­mi­nal, Carlos Gon­zá­lez Gue­rra (Jus­ti­cia) y Guillermo Soa­res Ga­che (Se­gu­ri­dad).

Si bien uno de los im­pul­so­res del an­te­pro­yec­to fue el mi­nis­tro Ga­ra­vano (Jus­ti­cia), en el seno del ofi­cia­lis­mo hay quie­nes du­dan so­bre es­tos cam­bios, en par­ti­cu­lar en lo que re­fie­re a de­li­tos de co­rrup­ción. De he­cho, Eli­sa Ca­rrió de­nun­ció su­pues­tas ma­nio­bras de en­cu­bri­mien­to pa­ra fis­ca­les y jue­ces fe­de­ra­les, co­mo Ariel Li­jo, por par­te del “Tano” Da­niel An­ge­li­ci.

Esa ten­sión se ha­ce no­tar en los diá­lo­gos so­bre el fu­tu­ro de Co­mo­do­ro Py: mien­tras un sec­tor del ma­cris­mo, co­mo Lau­ra Alon­so (OA) pro­po­nen aco­tar­lo otros quie­re acor­dar paz.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

IM­PUL­SO. En la inauguración de las se­sio­nes or­di­na­rias del Con­gre­so, Ma­cri re­cla­ma­rá la apro­ba­ción del pro­yec­to, en el que tra­ba­jan el mi­nis­tro Ga­ra­vano y Ri­car­do Lo­ren­zet­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.