Cum­bre co­rea­na.

El mar­tes, am­bos go­bier­nos se re­uni­rán pa­ra dis­cu­tir la par­ti­ci­pa­ción de los nor­co­rea­nos en la ci­ta de­por­ti­va. ¿ne­go­cia­ción real o tram­pa de Kim?

Perfil (Domingo) - - PORTADA - LEAN­DRO DA­RIO

Nor­te y Sur se re­uni­rán por pri­me­ra vez. Es­pe­ran­za de paz por de­por­te de in­vierno.

Las ame­na­zas nu­clea­res de K im Jong-un y de Do­nald Trump no im­pi­die­ron que Co­rea del Nor­te y Co­rea del Sur abrie­ran es­ta se­ma­na la puer­ta a un in­ci­pien­te diá­lo­go di­plo­má­ti­co, con mo­ti­vo de los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de 2018, que se rea­li­za­rán en fe­bre­ro en la ciu­dad sur­co­rea­na de Pyeong­Chang. El dic­ta­dor co­mu­nis­ta pro­pu­so re­abrir el diá­lo­go con Seúl, tras dos años de si­len­cio di­plo­má­ti­co, y el pre­si­den­te Moon Jae-in re­co­gió de in­me­dia­to el guan­te, por lo que ne­go­cia­do­res de am­bos go­bier­nos se en­con­tra­rán el pró­xi­mo mar­tes en la fron­te­ra, en la pri­me­ra bi­la­te­ral en los úl­ti­mos dos años.

El acer­ca­mien­to sor­pren­dió a Trump a con­tra­mano, cuan­do en­du­re­cía su re­tó­ri­ca con­tra el ré­gi­men de Pyongyang, aun­que re­tro­ce­dió en sus pa­sos y can­ce­ló los ejer­ci­cios mi­li­ta­res con­jun­tos con Seúl, que iban a coin­ci­dir con la ci­ta olím­pi­ca. El in­te­rro­gan­te, sin em­bar­go, que­dó flo­tan­do en el ai­re: ¿la ini­cia­ti­va se­rá una ma­nio­bra de dis­trac­ción de Kim pa­ra aflo­jar las san­cio­nes con­tra su go­bierno o el de­por­te con­tri­bui­rá a ba­jar las ten­sio­nes mi­li­ta­res en la pe­nín­su­la co­rea­na?

Greg Scar­la­toiu, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Co­mi­té pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos en Co­rea del Nor­te, una ONG nor­te­ame­ri­ca­na, con­si­de­ró que el acer­ca­mien­to es una nue­va “tram­pa” ten­di­da por Pyongyang. “Los sur­co­rea­nos lu­cie­ron de­ma­sia­do an­sio­sos y apre­su­ra­dos al acep­tar la pro­pues­ta de Kim Jong-un. Eso es en­ten­di­ble, da­do que Co­rea del Sur quie­re or­ga­ni­zar unos exi­to­sos Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno y Kim pue­de arrui­nar esa fies­ta”, afir­mó a PER­FIL.

Seúl pro­pu­so en­viar el mar­tes a Pan­mun­jom, el pue­blo mi­li­ta­ri­za­do lo­ca­li­za­do en la fron­te­ra, a una de­le­ga­ción con fun­cio­na­rios de al­to ni­vel, en­tre ellos el mi­nis­tro de Reuni­fi­ca­ción, Cho Myong-gyon. Pyongyang, en tan­to, de­sig­na­ría a Ri Son-gwon, ti­tu­lar del co­mi­té que ges­tio­na los asun­tos in­ter­co­rea­nos en el Nor­te. Se es­pe­ra que en el en­cuen­tro, am­bas par­tes con­ver­sen so­bre el mo­do en que los atle­tas nor­co­rea­nos via­ja­rán al sur –si es por tie­rra, se re­que­ri­rá un acuer­do mi­li­tar– o so­bre la po­si­bi­li­dad de que am­bos paí­ses des­fi­len ba­jo una ban­de­ra uni­fi­ca­da en las ce­re­mo­nias de aper­tu­ra y clau­su­ra, co­mo su­ce­dió en los Jue­gos Olím­pi­cos de Syd­ney, en 2000.

El úni­co miem­bro nor­co­reano del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI), Chang Ung, anun­ció ayer que su país pro­ba­ble­men­te par­ti­ci­pe en los Jue­gos de In­vierno que se ce­le­bra­rán en el con­da­do sur­co­reano de Pyeong­Chang. “Co­rea del Nor­te se­gu­ra­men­te par­ti­ci­pe”, afir­mó a la agen­cia ja­po­ne­sa Kyo­do. La gran in­cóg­ni­ta, sin em­bar­go, pa­sa por sa­ber si, más allá de la dis­cu­sión lo­gís­ti­ca so­bre la ci­ta de­por­ti­va, ha­brá vo­lun­tad pa­ra me­jo­rar la re­la­ción bi­la­te­ral a me­diano y lar­go pla­zo.

Los pre­si­den­tes de Co­rea del Sur, Moon Jae-in, y su ho-

“los sur­co­rea­nos lu­cie­ron an­sio­sos y apre­su­ra­dos al acep­tar la pro­pues­ta de Kim.”

es­ta­dos uni­dos y co­rea del sur acor­da­ron sus­pen­der sus ejer­ci­cios mi­li­ta­res

mó­lo­go de Es­ta­dos Uni­dos acor­da­ron re­tra­sar las ma­nio­bras mi­li­ta­res anua­les que rea­li­zan am­bos paí­ses has­ta des­pués de los Jue­gos. “Es un error es­tra­té­gi­co gra­ve. He­mos can­ce­la­do los ejer­ci­cios con­jun­tos só­lo por­que re­abrie­ron una lí­nea te­le­fó­ni­ca”, opi­nó Scar­la­toiu, en re­fe­ren­cia a la re­uti­li­za­ción es­ta se­ma­na del te­lé­fono ro­jo que co­mu­ni­ca a am­bos go­bier­nos.

Las dos Co­reas es­tán di­vi­di­das des­de 1953 por una fron­te­ra ar­ti­fi­cial si­tua­da en el pa­ra­le­lo 38, fi­ja­da tras tres años de gue­rra y la fir­ma de un ar­mis­ti­cio que nun­ca cul­mi­nó en un tra­ta­do de paz. La Gue­rra Fría fi­na­li­zó ha­ce 26 años, pe­ro aún per­du­ra en Seúl y Pyongyang. Los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno abrie­ron aho­ra una nue­va ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra la di­plo­ma­cia y la paz. El acer­ca­mien­to en­tre am­bas par­tes pue­de con­tri­buir a ali­viar la ten­sión tras las con­ti­nuas prue­bas ar­ma­men­tís­ti­cas de Pyongyang y las be­li­ge­ran­tes res­pues­tas de Do­nald Trump. La lla­ma olím­pi­ca en­cen­de­rá en fe­bre­ro las es­pe­ran­zas de paz de mi­llo­nes de co­rea­nos, di­vi­di­dos ha­ce 65 años por un con­flic­to que se­pa­ró a mu­chas fa­mi­lias, cu­yos in­te­gran­tes que­da­ron de un la­do y del otro del pa­ra­le­lo 38, la Cor­ti­na de Hie­rro asiá­ti­ca. Res­ta aún sa­ber si ese es­pí­ri­tu per­du­ra­rá una vez que el pe­be­te­ro se ex­tin­ga y las de­le­ga­cio­nes olím­pi­cas re­gre­sen a sus paí­ses.

ES­CE­NA­RIO. Los ne­go­cia­do­res se re­uni­rán en Pan­mun­jom, un en­cla­ve lo­ca­li­za­do en el pa­ra­le­lo 38, la fron­te­ra que di­vi­de Co­rea del Sur y Co­rea del Nor­te.

PO­DER. Pyongyang tie­ne el cuar­to ejér­ci­to más gran­de del mun­do y ar­mas nu­cleea­res, con las que ame­na­za a Co­rea del Sur.

FO­TOS: AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.