Ra­pe­ros de­te­ni­dos.

Lo apo­dan el Oso. Fue de­te­ni­do en Mo­reno por va­rias en­tra­de­ras y el ro­bo en la ca­sa de un fis­cal. Subía vi­deos a Youtu­be con ar­mas, au­tos y ob­je­tos pre­sun­ta­men­te ro­ba­dos.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - CE­CI­LIA DI LODOVICO

Acu­san a ban­da de mú­si­cos por ro­bos que lue­go ins­pi­ra­ban sus can­cio­nes.

“Cla-Cla-Cla, sue­na mi pis­to­la aho­ra”, can­ta El Oso. “ClaC­la-Cla, te pue­de lle­gar tu ho­ra”, re­pi­te por en­ci­ma del beat, imi­tan­do el so­ni­do del re­mon­te de un ar­ma. Des­de las ca­lles de tie­rra de Vi­lla An­ge­la (Mo­reno) y a tra­vés de vi­deos de Youtu­be re­cla­ma en su flow ser au­tén­ti­co, a di­fe­ren­cia de “los de­más”.

Mi­ra a la cá­ma­ra y, en­tre imá­ge­nes de otros jó­ve­nes ar­ma­dos, ase­gu­ra en sus ri­mas ser “real” al ha­blar de ti­ro­teos, per­se­cu­cio­nes, ro­bos y ajus­tes de cuen­tas. Y no mien­te. En 2015, ya con la ma­yo­ría de edad, su ho­ja de an­te­ce­den­tes re­gis­tra an­te­ce­den­tes por “usur­pa­ción de pro­pie­dad” y, en 2017, por “ro­bo agra­va­do”.

Usa el rap, un rit­mo que cre­ce co­mo ex­pre­sión cul­tu­ral en los barrios de emer­gen­cia del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, pa­ra in­mor­ta­li­zar el trans­cur­so su vi­da en el asen­ta­mien­to y su

pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res “el Oso” se­ría so­lo un lu­gar­te­nien­te del ver­da­de­ro je­fe.

ca­rre­ra cri­mi­nal que –se­gún re­la­ta– co­men­zó an­tes de al­can­zar la ma­yo­ría de edad y que tu­vo un pa­ra­te la se­ma­na pa­sa­da cuan­do fue apre­sa­do por la po­li­cía, acu­sa­do de ro­bar la ca­sa de un fis­cal y un ve­cino en un ex­clu­si­vo ba­rrio de Itu­zain­gó, jun­to a sie­te cóm­pli­ces.

La or­den lle­gó des­de el de­pa r ta men­to jud icia l de Mo­rón, pe­ro en Mo­reno tam­bién lo te­nían ba­jo la mi­ra. El Oso te­nía pe­di­do de cap­tu­ra. Sos­pe­chan que par­ti­ci­pó de va­rias en­tra­de­ras que se co­me­tie­ron en otros barrios ce­rra­dos y Par­que Le­loir, con la mis­ma mo­da­li­dad: en­tre sie­te u ocho en­ca­pu­cha­dos ar­ma­dos in­gre­san a ca­sas va­cías, o con mo­ra­do­res que son fá­ci­les de re­du­cir, en ho­ras de la ma­dru­ga­da. Usan guan­tes. Son vio­len­tos si se to­pan con sus due­ños; se mue­ven en vehícu­los de al­ta ga­ma ro­ba­dos, a los que les cam­bian la pa­ten­te. En los alla­na­mien­tos en los que ca­ye­ron el mú­si­co y sus se­cua­ces, los efec­ti­vos de la DDI de Mo­rón, a car­go de Juan Carlos Ga­leano, en­con­tra­ron un Au­di A3, ar­mas y mu­ni­cio­nes de gue­rra, en­tre otros ele­men­tos co­mo pa­sa­mon­ta­ñas, y un cha­le­co an­ti­ba­las.

De­trás del ra­pe­ro, se es­con­de una in­dus­tria del de­li­to ma­yor. En­tre­ga­do­res, ven­ta de da­tos y pro­tec­ción a los la­dro­nes. Tam­bién, una no­ve­do­sa con­for­ma­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes, con es­truc­tu­ra ce­lu­lar y cu­yo fun­cio­na­mien­to to­ma as­pec­tos de las ban­das nar­co y de se­cues­tros ex­prés. “Con el des­cen­so de los se­cues­tros, au­men­ta­ron es­te ti­po de ro­bos, te­ne­mos dos o tres por se­ma­na”, se­ña­la­ron fuen­tes ju­di­cia­les, preo­cu­pa­das por el fe­nó­meno.

En los vi­deos de “Fa­ma de Ba­rrio”, el dúo que in­te­gra con su her­mano (Chi­ru), se pue­den ob­ser­var “vehícu­los y ob­je­tos ro­ba­dos”, in­di­ca­ron fuen­tes po­li­cia­les a PER­FIL. “Nos faci li­ta ron la ta rea”, agre­ga­ron. En re­des so­cia­les, se re­tra­tan con lujosos re­lo­jes,

en­tre ellos un Ro­lex, ani­llos de oro y mo­tos mien­tras desafían con mú­si­ca: “Yo con es­ta 40, es­pe­ran­do que le lle­gue la ho­ra a tu ce­re­bro, siem­pre an­do pla­cen­te­ro, ten­go la chi­ca que quie­ro. A vos no te quie­re na­die por­que sos al­to ver­se­ro. Acá lle­ga el pis­to­le­ro, el Oso y el Chi­ru te ha­cen un par de agu­je­ros”.

“Di­fí­cil ver en El Oso, que os­ten­ta de for­ma pú­bli­ca sus ha­za­ñas cri­mi­na­les, una men­te ca­paz de li­de­rar la or­ga­ni­za­ción”, apun­ta un in­ves­ti­ga­dor, pa­ra quien el mú­si­co es par­te de una es­truc­tu­ra más gran­de que uti­li­za a los jó­ve­nes de­lin­cuen­tes co­mo mano de obra.

“No en­con­tra­mos ca­si na­da del di­ne­ro que ro­ba­ron en las dos ca­sas. ¿Qué hi­cie­ron con los 50 mil dó­la­res que se lle­va­ron?”, se pre­gun­ta y res­pon­de: “Se lo en­tre­ga­ron a al­guien más que se en­car­gó de dis­tri­buir­lo”. En es­te es­que­ma, El Oso se­ría so­lo un lu­gar­te­nien­te del ver­da­de­ro je­fe.

Es pro­ba­ble, in­clu­so, que el ra­pe­ro no co­no­cie­ra la im­por­tan­cia de una de sus víc­ti­mas: Al­ber­to Fe­rra­rio, el fis­cal que lle­vó a jui­cio e in­ves­ti­ga el cri­men de Can­de­la Ro­drí­guez, atra­ve­sa­do por una pe­li­gro­sa tra­ma nar­co­po­li­cial.

Fue el gol­pe que lo lle­vó a pri­sión. El ins­truc­tor del asal­to en el country es Mar­ce­lo Ta­vo­la­ro, el fis­cal que tu­vo a su car­go la in­ves­ti­ga­ción de la des­apa­ri­ción de Can­de­la.

Ta­vo­la­ro no­tó que el asal­to co­men­zó con un he­cho for­tui­to: una pa­la me­cá­ni­ca –que re­mo­de­la­ba una ca­sa del country– da­ñó la alar­ma del cer­co per ime­tra l. Esa mis­ma ma­dru­ga­da, un gru­po de en­ca­pu­cha­dos in­gre­só por ese sec­tor de­fec­tuo­so.

“La pis­to­la o la mú­si­ca me va a dar for­tu­na. Siem­pre an­do en al­gu­na, acá no te ju­na. Si te ha­ces el pio­la, apa­re­ces en la la­gu­na”, ame­na­za el Oso en “El Re­mon­te”. Los fi­nes de se­ma­na, la ban­da se reunía en su­ca­sa. Ex­hi­bían sus ar­mas y dis­pa­ra­ban al ai­re pa­ra in­ti­mi­dar a los ve­ci­nos. Sin ri­mas ni flow.

Al pa­re­cer, no trans­cu­rri­rá de­ma­sia­do tiem­po pa­ra vol­ver al ba­rrio. Des­de la Jus­ti­cia creen que se­rá di­fí­cil lo­grar una con­de­na.

Una de las víc­ti­mas es al­ber­to Fe­rra­rio, fis­cal que lle­vó a jui­cio el ca­so Can­de­la

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

YOU­TU­BERS. “El Oso” en­mas­ca­ra­do y con una pis­to­la en los vi­deos que pro­ta­go­ni­za. Izq.: el ope­ra­ti­vo de la DDI de Mo­reno en el que ter­mi­nó pre­so jun­to a sie­te cóm­pli­ces.

Es­co­pe­ta tum­be­ra, pis­to­la y re­vól­ver.

HAS­TA LOS DIEN­TES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.