Aní­bal f: pro­pie­da­des a nom­bre de un hi­jo

Ade­más, in­ves­ti­gan au­tos de al­ta ga­ma, una es­tan­cia y otras pro­pie­da­des a su nom­bre y de sus fa­mi­lia­res. “Soy muy pul­cro, no me van a en­con­trar na­da”, di­jo a per­fil.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - CE­CI­LIA DEVANNA

De­par­ta­men­tos en ex­clu­si­vos com­ple­jos de Puer­to Ma­de­ro, au­tos de al­ta ga­ma, so­cie­da­des co­mer­cia­les, una es­tan­cia y otras pro­pie­da­des son al­gu­nos de los bie­nes ba­jo la lu­pa en dos ex­pe­dien­tes con­tra el ex je­fe de Ga­bi­ne­te del kirch­ne­ris­mo Aní­bal Fernández. Am­bos tra­mi­tan en la Jus­ti­cia fe­de­ral, uno en Co­mo­do­ro Py y el otro en Lo­mas de Za­mo­ra, y jun­to a Fernández es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos su hi­jo Fa­cun­do; su pri­me­ra es­po­sa, Ma­ría del Car­men Ba­rrei­ro; su ac­tual pa­re­ja, Sil­vi­na Za­va­la; su sue­gro, Nés­tor Za­va­la; y al me­nos dos per­so­nas de su círcu­lo cer­cano: el em­pre­sa­rio Jo­sé Fer­nan­do To­rre­ta y el ex fun­cio­na­rio Jo­sé Lu­cas Gan­ce­rain.

Has­ta aho­ra quien más lla­ma la aten­ción por sus bie­nes es su hi­jo Fa­cun­do. A los 32 años, el jo­ven mé­di­co tie­ne va­rias pro­pie­da­des a su nom­bre. En­tre ellas, el de­par­ta­men­to en el que vi­ve su pa­dre, a quien le fir­mó un usu­fruc­to de por vi­da. En diá­lo­go con PER­FIL, el ex fun­cio­na­rio sos­tu­vo que to­dos sus bie­nes es­tán de­cla­ra­dos y agre­gó: “So­mos una fa­mi­lia y to­do es­tá en las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das, que son pú­bli­cas”.

En­tre los bie­nes a nom­bre de Fa­cun­do es­tá el de­par­ta­men­to en el pi­so 37 de Torres del Yacht, en el que vi­ve Aní­bal, y otro en la To­rre Ru­bí, de Ze­nCity, am­bos en Puer­to Ma­de­ro, ba­rrio al que se fue mu­dan­do la fa­mi­lia des­de Quil­mes. En Torres del Yacht, que tie­ne un es­pa­cio de uso co­mún con pi­le­ta, gim­na­sio y zo­na ver­de, un dos am­bien­tes con co­che­ra pue­de es­ca­lar has­ta su­pe­rar los US$ 400 mil. En el im­po­nen­te Ze­nCity, en cu­yo gru­po in­ver­sor fi­gu­ra el ban­que­ro Jor­ge Bri­to, las uni­da­des van des­de los US$ 300 mil has­ta su­pe­rar am­plia­men­te el mi- llón. Fernández de­ta­lló so­bre la pro­pie­dad en la que vi­ve y es­tá a nom­bre de su hi­jo que que­dó así lue­go de su di­vor­cio, que en al­gún mo­men­to iba a ser de él y que por eso te­nía más ló­gi­ca ha­cer di­rec­ta­men­te una es­cri­tu­ra y un usu­fruc­to. El ex fun­cio­na­rio agre­gó a PER­FIL: “Siem­pre pa­gué Ga­nan­cias. No es que al­guien en­con­tró na­da, to­do lo que es­tán in­ves­ti­gan­do es­tá en mi pa­tri­mo­nio”. En re­fe­ren­cia a sus fa­mi­lia­res, se pre­gun­tó: “¿Có­mo van a ser mis tes­ta­fe­rros si son per­so­nas po­lí­ti­ca­men­te ex­pues­tas por mí y de­cla­ra­dos co­mo tal?”. Y re­ma­tó: “Soy muy pul­cro, no me van a en­con­trar na­da”. Hi­jo. Fa­cun­do que­dó en la mi­ra cuan­do PER­FIL re­ve­ló en 2014 que era pro­pie­ta­rio de una pro­duc­to­ra, 125 pro­duc­cio­nes, y fi­gu­ra­ba en so­cie­da­des co­mo Bio­trans­gen y Pa­lo Ver­de. Ade­más, era so­cio de Gan­ce­rain, sal­pi­ca­do por el es­cán­da­lo de la pro­duc­to­ra de Andrea del Bo­ca, en la cau­sa don­de se in­ves­ti­gan los fon­dos que la ac­triz re­ci­bió del Es­ta­do.

En el ca­so de Za­va­la, lo que fi­gu­ran son pro­pie­da­des en la cos­ta atlán­ti­ca y en el sud­oes­te del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se. En tan­to que en­tre las em­pre­sas y en­ti­da­des que se in­ves­ti­gan, ade­más de Bio­trans­gen y Pa­lo Ver­de se en­cuen­tra AEC SA, de­di­ca­da a la cons­truc­ción, y una es­tan­cia ubi­ca­da en En­tre Ríos, en­tre otras em­pre­sas y en­ti­da­des.

En diá­lo­go con PER­FIL, Fernández in­sis­tió en que es­tá “ab­so­lu­ta­men­te tran­qui­lo” y ma­ni­fes­tó “es­tar dis­pues­to a lle­var a la Jus­ti­cia to­da la in­for­ma­ción que se le re­quie­ra”, pe­ro agre­gó que has­ta aho­ra no le fue so­li­ci­ta­do. El ex je­fe de Ga­bi­ne­te con­si­de­ró que la pri­me­ra de­nun­cia, que se ini­ció en Quil­mes, fue un “ab­so­lu­to dis­pa­ra­te”, que se tra­tó de un anó­ni­mo y que in­clu­so la fis­cal del ca­so, Silvia Ca­va­llo,

“no es que al­guien me en­con­tró na­da, to­do lo que es­tán in­ves­ti­gan­do es­tá en mi pa­tri­mo­nio.”

la ha­bía des­es­ti­ma­do, de­ci­sión que con­fir­mó la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes pla­ten­se. Lue­go fue re­ver­ti­da por la Cá­ma­ra de Ca­sa­ción, que la re­abrió y en­vió a Lo­mas (ver apar­te).

Los in­ves­ti­ga­do­res cur­sa­ron pe­di­dos al Ban­co Cen­tral pa­ra que in­for­me las cuen­tas y ca­jas de se­gu­ri­dad en ca­da una de las en­ti­da­des ban­ca­rias del país vinculadas a las per­so­nas y las fir­mas men­cio­na­das. Y pi­die­ron in­for­mes a los dis­tin­tos re­gis­tros, en­tes y agencias gu­ber­na­men­ta­les, co­mo la AFIP, so­bre el en­torno más cer­cano del ex fun­cio­na­rio. Sin em­bar­go, en la Jus­ti­cia se que­ja­ron de su­pues­tas de­mo­ras inusua­les en la en­tre­ga de los ma­te­ria­les re­que­ri­dos, lo que vuel­ve len­ta la mar­cha de los ex­pe­dien­tes.

Ade­más, es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes im­pli­ca ir ha­cia atrás con la ave­ri­gua­ción del ori­gen del di­ne­ro. Por ejem­plo, de los re­gis­tros se des­pren­de que uno de los de­par­ta­men­tos a nom­bre de Fa­cun­do fue com­pra­do con di­ne­ro pro­ve­nien­te de la ven­ta de un cam­po en Men­do­za, so­bre el que aho­ra la Jus­ti­cia bus­ca más in­for­ma­ción.

Dos de­par­ta­men­tos ce­di­dos a Fa­cun­do.

LU­JO. Dos de­par­ta­men­tos de Fernández es­tán aho­ra a nom­bre de su hi­jo, Fa­cun­do. Uno es­tá en el pi­so 37 de Torres del Yacht, don­de vi­ve Aní­bal, y otro en la To­rre Ru­bí, de

Ze­nCity, am­bos en Puer­to Ma­de­ro.

FO­TOS: AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.