La mu­jer de Ga­llar­do creó su mar­ca pro­pia

Ya te­nía una lí­nea de cre­mas y aho­ra lan­zó en Pun­ta del es­te su mar­ca de ropa; de­jó el mo­de­la­je por la ca­rre­ra del “Mu­ñe­co” y en 2008 re­to­mó pro­yec­tos.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - AGUS­TIN GA­LLAR­DO Des­de Pun­ta del Es­te

Cuan­do a fi­nes de 2015 Mar­ce­lo Ga­llar­do ha­bía ga­na­do to­do lo que po­día ga­nar, la gen­te que le ma­ne­ja la mar­ca a Ge­ra­ldi­ne La Rosa, su mu­jer, le su­gi­rió que era bue­na idea que su nue­va lí­nea de cre­mas lle­va­ra el nom­bre de al­guien exi­to­so… al­guien co­mo Mar­ce­lo Ga­llar­do. “Me que­ría ma­tar, me cos­tó mu­cho con­ven­cer­lo, pe­ro fi­nal­men­te ac­ce­dió”, cuen­ta en­tre ri­sas Ge­ra­ldi­ne des­de su show­room en Pun­ta del Es­te, el lu­gar don­de ori­gi­nal­men­te va­ca­cio­na y don­de, por pri­me­ra vez, se pre­sen­tó co­mo di­se­ña­do­ra lue­go de un raid que co­men­zó en 2008 en Washington, cuan­do de­ci­dió que ya ha­bía pa­sa­do el tiem­po su­fi­cien­te en el acom­pa­ña­mien­to a su ma­ri­do en sus queha­ce­res fut­bo­lís­ti­cos. “Mar­ce­lo es­ta­ba en el DC Uni­ted, lo ha­bía acom­pa­ña­do en Eu­ro­pa y de­ci­dí que era el mo­men­to de se­guir con mi ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, la que ha­bía de­ja­do de la­do pa­ra for­mar una fa­mi­lia. En­ton­ces arme Ge­rald­moon, mi pro­pia mar­ca. Me fue re­bien. Lue­go me fui a Nue­va York y des­pués a Mia­mi”, re­me­mo­ra.

A Ga­llar­do lo co­no­ce des­de los 14 años, cuan­do am­bos eran chi­cos y vi­vían en Mer­lo. Des­de ese mo­men­to co­men­za­ron a no­viar y hoy lle­van 20 años de ca­sa­dos. Ella lo vio ju­gar en in­fe­rio­res, en re­ser­va y en su de­but a los 16 años en la pri­me­ra de Ri­ver; sa­be de aban­do­nar to­do por su hom­bre, en post de for­mar una fa­mi­lia. “Era mo­de­lar o se­guir­lo a él”, di­ce. Sa­be, tam­bién, co­mo es es­ta cues­tión de es­tar so­la, vis­tien­do a pul­món a 50 mo­de­los de­trás de la pa­sa­re­la, mien­tras su ma­ri­do es­tá le­jos en ese mun­do que es el fút­bol. Por eso, la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do pre­sen­tó su ropa aquí en Pun­ta del Es­te, tu­vo una gra­ti­fi­ca­ción muy es­pe­cial, la de ver por pri­me­ra vez a “sus cua­tro hom­bres” –así los gra­fi­ca–, ahí aba­jo, en pri­me­ra fi­la, aplau­dien­do a es­ta ma­dre y es­po­sa que pue­de ha­cer lo que más le gus­tas. “Nun­ca ha­bían es­ta­do Nahuel (19), Ma­tías (14) y San­tino (11) jun­to a Mar­ce­lo, de­cían: ¡sos la más lin­da, má!”, re­cuer­da Ge­ra­ldi­ne emo­cio­na­da. Bea­triz es su ma­dre y sim­pa­ti­za por Bo­ca pe­ro, di­ce, es la sue­gra y abue­la per­fec­ta. La nom­bra por­que sin ella no hu­bie­ra po­di­do ha­cer mu­chas co­sas que hi­zo. “Se lle­va re­bien con Mar­ce­lo y ade­más es la que si le di­go que me ten­go que ir al Con­go Bel­ga una se­ma­na con Mar­ce­lo, ella se que­da con los chi­cos sin pro­ble­mas. Des­de que na­cie­ron, eh.”, cuen­ta.

¿Qué pro­po­ne Ge­rald­mood? La di­se­ña­do­ra di­ce que al­go que las mu­je­res pue­dan po­ner­se y sen­tir­se có­mo­das. “Que en­cuen­tren no un ves­ti­do, sino al­go con lo que es­tén tran­qui­las, con­ten­tas”, di­ce es­ta mu­jer que se crió, con­fie­sa, “en una cu­na de oro”. Sus abue­los le re­ga­la-

Ven­de una cre­ma con el nom­bre del DT.

BAN­DA. La fa­mi­lia Ga­llar­do, en pleno y a pu­ra son­ri­sa.

MO­DA. Ge­ra­ldi­ne di­jo que sus pren­das ha­cen que las mu­je­res pue­dan ves­tir­las sin­tién­do­se có­mo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.