Se de­mo­ra­ría la ex­tra­di­ción de Bal­ce­do y si­guen la pis­ta de unos US$ 7 mi­llo­nes

Por las ar­mas, los bie­nes y el di­ne­ro que le in­cau­ta­ron, la Jus­ti­cia uru­gua­ya tam­bién in­ves­ti­ga al ti­tu­lar de soe­me. Bus­ca­rán en cin­co ca­jas de se­gu­ri­dad de su pro­pie­dad.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - RO­SA­RIO AYER­DI

La de­ten­ción de Mar­ce­lo Bal­ce­do en Uru­guay, por pe­di­do de la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na, de­ri­vó en un nue­vo obs­tácu­lo pa­ra el sin­di­ca­lis­ta, ya que en los tri­bu­na­les del país ve­cino aho­ra lo in­ves­ti­ga­rán por po­si­bles de­li­tos co­me­ti­dos allí.

La jue­za pe­nal uru­gua­ya Blan­ca Rie­ro de­ri­vó con “ca­rác­ter ur­gen­te” la in­for­ma­ción que sur­gió de la de­ten­ción de Bal­ce­do a un juz­ga­do de Cri­men Or­ga­ni­za­do. En­tre ellos, fi­gu­ran los da­tos so­bre el efec­ti­vo que se en­con­tró al mo­men­to de la cap­tu­ra, que ron­da­ría los 500 mil dó­la­res, las ar­mas y mu­ni­cio­nes y vehícu­los de a lta ga ma. Se agre­gó a es­ta pes­qui­sa el ha­llaz­go de cin­co lla­ves de ca­jas de se­gu­ri­dad de dis­tin­tos ban­cos jun­to a una car­ta es­cri­ta a mano que de­ta­lla­ba el di­ne­ro que ha­bría en ca­da una de ellos y que, se­gún el es­cri­to, se­rían unos 7 mi­llo­nes de dó­la­res.

Aho­ra, Cri­men Or­ga­ni­za­do ex­plo­ra­rá so­bre el mo­do en que esos bie­nes in­gre­sa­ron al país y los mo­vi­mien­tos de di­ne­ro que an­te­rior­men­te pu­do ha­ber he­cho Bal­ce­do en Uru­guay. Pa­ra ello, la Se­cre­ta­ría An­ti­la­va­do co­la­bo­ra­rá con la jue­za y apor­ta­rá da­tos ele­men­tos con los que ya cuen­ta, ya que ha­bía si­do con­tac­ta­da an­te­rior­men­te por la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na en ple­na in­ves­ti­ga-

En el alla­na­mien­to del jue­ves, a Bal­ce­do le se­cues­tra­ron de su man­sión uru­gua­ya ar­mas, ca­si me­dio mi­llón de dó­la­res y au­tos de al­ta ga­ma. Es­tá en Mon­te­vi­deo. ción. En lo in­me­dia­to, el sin­di­ca­lis­ta pla­ten­se y em­pre­sa­rio de me­dios po­dría que­dar pro­ce­sa­do en Uru­guay. Se­ría por el in­gre­so de ar­mas de gue­rra que no ha­brían si­do de­cla­ra­das. Si es­to su­ce­de, Bal­ce­do po­dría cum­plir la pena por es­te de­li­to en el ve­cino país y re­cién des­pués ser ex­tra­di­ta­do a la Ar­gen­ti­na. Mien­tras la Jus­ti­cia uru­gua­ya y ar­gen­ti­na avan­zan, los abo­ga­dos del di­ri­gen­te pre­sen­ta­ron un re­cur­so pa­ra que él y su mu­jer, Pao­la Fie­ge, fue­ran li­be­ra­dos. Es­ta so­li­ci­tud fue re­cha­za­da por la jue­za ya que “se dan los re­qui­si­tos exi­gi­dos por el or­de­na­mien­to ju­rí- Bu­rros en don­de se en­cuen­tra la cha­cra es una re­gión que evi­den­ció la ocu­pa­ción prehis­tó­ri­ca más an­ti­gua de to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Los lu­ga­re­ños se que­jan de que con el pe­rí­me­tro que creó al­re­de­dor del pre­dio, la cons­truc­ción de la ca­so­na y el as­fal­to se “arra­só sin mi­ra­mien­tos so­bre un mon­te na­ti­vo” y des­de la Co­mi­sión de Ve­ci­nos del Ce­rro de Los Bu­rros ase­gu­ran que no ha­bría ha­bi­do un mo­ni­to­reo de la Di­rec­ción de Me­dio Am­bien­te de las obras en una zo­na sen­si­ble por la ri­que­za na­tu­ral que al­ber­ga.

Ade­más, ex­pli­can que se in­cum­ple con la le­gis­la­ción lo­cal co­mo es la li­bre cir­cu­la­ción por ca­mi­nos que son de li­bre trán­si­to (ca­mi­nos ve­ci­na­les) que que­da­ron den­tro de la pro­pie­dad por lo que ya los ciu­da­da­nos no pue­den ac­ce­der.

TWIT­TER

PRE­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.