El sin­di­ca­lis­ta y la so­cie­dad mo­der­na

Perfil (Domingo) - - POLITICA - LUIS COS­TA*

El tra­ta­mien­to del ca­so Bal­ce­do in­vi­ta a sus ana­lis­tas al la­do sen­ci­llo de su ex­po­si­ción. Un hom­bre con di­ne­ro ex­tra­ño, lleno de au­tos im­po­si­bles, un avión de mag­na­te y una cha­cra ma­ra­vi­llo­sa se pre­sen­ta a to­dos en for­ma­to de es­cán­da­lo mo­ral. Un au­to de­por­ti­vo ama­ri­llo fu­rio­so se ex­po­ne mien­tras los pe­rio­dis­tas se pre­gun­tan por la bar­ba­ri­dad del ca­so, se­ña­lan­do jus­ta­men­te que eso no de­be ha­cer­se. Sin em­bar­go, en es­te plan­teo, se pier­de opor­tu­ni­dad de des­cri­bir, en el mis­mo Bal­ce­do, ca­rac­te­rís­ti­cas no­ta­bles de la so­cie­dad mo­der­na.

Pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el te­ma es Bal­ce­do, es de­cir, el in­di­vi­duo, el su­je­to mis­mo. To­do el des­bor­de ar­gu­men­tal se arro­ja so­bre su his­to­ria, su mo­da­li­dad y su exa­ge­ra­da abun­dan­cia, ha­cien­do del ca­so un asun­to de per­so­na par­ti­cu­lar y su en­torno fa­mi­liar. La so­bre­ex­po­si­ción del in­di­vi­duo de­ja sin mar­car al­go tras­cen­den­tal: el res­to de la so­cie­dad y, en par­ti­cu­lar, el ám­bi­to eco­nó­mi­co en don­de se com­pran y ven­den pro­duc­tos. Bal­ce­do pa­re­ce ha­ber te­ni­do mu­cho di­ne­ro y los ven­de­do­res de au­tos, ca­sas y avio­nes es­tu­vie­ron dis­pues­tos a co­mer­ciar a tra­vés de pa­gos con él. En las com­pras de Bal­ce­do, en las com­pras exi­to­sas, las que se pu­die­ron rea­li­zar, se mues­tra la crea­ción en la so­cie­dad mo­der­na de un sis­te­ma eco­nó­mi­co que so­lo ne­ce­si­ta de di­ne­ro pa­ra fluir y no las his­to­rias per­so­na­les de sus por­ta­do­res.

Los lla­ma­dos in­sis­ten­tes a la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la o las an­ti­guas re­pú­bli­cas vinculadas a la Unión So­vié­ti­ca no se repiten hoy con el ca­so de Chi­na. Mien­tras la de­mo­cra­cia si­gue sin te­ner to­da­vía es­pa­cio, el abra­zo glo­bal a ese país se pro­du­ce por las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les que des­de allí se ex­pan­den, por­que a tra­vés de Chi­na se pue­de pro­ce­sar pa­gos en di­ne­ro ven­dien­do so­ja. El di­ne­ro es, co­mo ha di­cho Luh­mann siem­pre, un me­dio de co­mu­ni­ca­ción que per­mi­te en­la­zar las in­ter­ac­cio­nes en­tre per­so­nas des­aten­dien­do sus pro­pias bio­gra­fías. El di­ne­ro, que se “ope­ra­cio­na­li­za” a tra­vés de pa­gos, re­du­ce la in­cer­ti­dum­bre de ma­ne­ra ful­mi­nan­te en­tre dos per­so­nas. Des­co­no­ce al­guien si el kios­que­ro es un abu­sa­dor o un gran pa­dre, y el kios­que­ro tam­po­co sa­be na­da de su clien­te; pe­ro con 10 pe­sos da un al­fa­jor de in­me­dia­to. El Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria no pi­de an­te­ce­den­tes de los fun­cio­na­rios del go­bierno chino en las transac­cio­nes co­mer­cia­les y tam­po­co los so­cios de CREA o la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na en ca­da ex­por­ta­ción de gra­nos. El sis­te­ma eco­nó­mi­co no pre­gun­ta na­da, sino ha­ce cir­cu­lar la co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en pre­cios que sos­tie­nen des­de allí una ba­ta­lla por la es­ca­sez.

El cam­bio des­de la pers­pec­ti­va del su­je­to, es de­cir so­lo des­de la mi­ra­da mo­ral so­bre un in­di­vi­duo, a uno más am­plio y com­ple­jo del or­den so­cial, ex­pan­de las ca­pa­ci­da­des del aná­li­sis. Lo que Bal­ce­do ex­pre­sa es que no se tra­ta de él, sino del ám­bi­to en el que le to­ca cir­cu­lar se­gún la in­ter­ac­ción en que se en­cuen­tre. Su pe­di­do de pri­sión pro­vie­ne de otro ám­bi­to de co­mu­ni­ca­ción so­cial, del sis­te­ma del de­re­cho, no del eco­nó­mi­co. A Bal­ce­do se lo de­tie­ne por ha­cer al­go no le­gal, te­ma in­dis­tin­to pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de pa­gos. A su vez, es tra­ta­do por la pren­sa en for- ma­to de in­for­ma­ción es­can­da­lo­sa y mo­ra­li­za­ble, por­que de eso se ocu­pan los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción. Bal­ce­do es, en reali­dad, un te­ma de co­mu­ni­ca­ción, que se­gún dón­de se lo ubi­que per­mi­te la pro­duc­ción de unas ope­ra­cio­nes o de otras.

El sis­te­ma po­lí­ti­co vi­ve en con­flic­to con el sis­te­ma eco­nó­mi­co. Mien­tras es­te se ba­sa en pre­cios y pa­gos, el sis­te­ma po­lí­ti­co vi­ve de la to­ma de de­ci­sio­nes de ca­rác­ter vin­cu­lan­te que bus­can te­ner im­pac­to so­bre to­da la so­cie­dad. Sin em­bar­go, el im­pac­to so­bre la eco­no­mía es siem­pre in­cier­to, al­go que va que­dan­do en evi­den­cia de ma­ne­ra cre­cien­te en el go­bierno de Ma­cri. La ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cas nue­vas ten­dien­tes a mo­di­fi­car la eco­no­mía no siem­pre es fruc­tí­fe­ra, aun­que to­das ellas ha­cen “ha­blar” al sis­te­ma eco­nó­mi­co, por ejem­plo su­bien­do el pre­cio del dó­lar o con fluc­tua­cio­nes en la Bol­sa de Co­mer­cio.

El blan­queo que pro­pi­ció el Go­bierno a fi­nes de 2016 des­aten­dió el ori­gen del di­ne­ro y en­ton­ces fue exi­to­so; po­lí­ti­ca con dis­fraz de eco­no­mía, al­go fas­ci­nan­te pa­ra los ac­to­res eco­nó­mi­cos. Sin­di­ca­lis­ta con dis­fraz de em­pre­sa­rio es al­go in­tra­ga­ble pa­ra al­gu­nos adi­ne­ra­dos, aun­que so­lo se cae so­bre ellos cuan­do de­jan de po­der pro­ce­sar pa­gos en di­ne­ro. So­lo ahí, en ese mo­men­to, to­do su pa­sa­do se ha­ce in­so­por­ta­ble. *So­ció­lo­go. Di­rec­tor de Quid­dity.

CEDOC PER­FIL

CA­JA FUER­TE. Bal­ce­do guar­da­ba ca­si me­dio mi­llón de dó­la­res en su man­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.