Cuán­tos Bal­ce­dos hay

Perfil (Domingo) - - POLITICA - JA­VIER CAL­VO

Au­tos de sú­per lu­jo. Ex­clu­si­va cha­cra en Pun­ta del Es­te. Avión a dis­po­si­ción. Un ar­se­nal va­ria­do. Y 400 mil dó­la­res en efec­ti­vo. Si en­ci­ma es sin­di­ca­lis­ta (y em­pre­sa­rio de me­dios no muy exi­to­sos), el ca­so de Ma rce­lo Bal­ce­do sa­tis­fa­ce a la má­xi­ma ex­pre­sión cual­quier mor­bo pe­rio­dís­ti­co.

En es­ta mis­ma edi­ción de PER­FIL, el in­ge­nio­so y siem­pre agu­do so­ció­lo­go Luis Cos­ta des­cri­be cuán­to de la so­cie­dad mo­der­na ex­pli­ca el mo­de­lo Bal­ce­do. Y aquí se in­ten­ta­rá des­me­nu­zar cuán­tos Bal­ce­dos pue­de ha­ber, al me­nos en el ra­dar de Cam­bie­mos.

Ojo, no se va­ya a creer cie­ga­men­te en el dis­cur­so por la trans­pa­ren­cia del ofi­cia­lis­mo. Mu­chos de los fron­do­sos pron­tua­rios de los sin­di­ca­lis­tas pe­ro­nis­tas, apol­tro­na­dos en sus si­llo­nes des­de el si­glo pa­sa­do, son uti­li­za­dos por las au­to­ri­da­des, a ve­ces, co­mo pren­da de ne­go­cia­ción.

Lo mis­mo del otro la­do. Al­gu­nos de los ca­ci­ques gre­mia­les no so­lo ayu­dan al Go­bierno con un sen­ti­do pa­trió­ti­co, di­ga­mos, sino por su pro­pia con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca y per­so­nal. Esos víncu­los se es­tán lus­tran­do más de lo ha­bi­tual en es­tos tiem­pos, ca­sual­men- te an­tes de que se tra­te en el Con­gre­so el pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral.

Amén de la vo­lun­tad ofi­cial res­pec­to al sin­di­ca­lis­mo pre­ben­da­rio y/o co­rrup­to, la Jus­ti­cia tam­bién se su­be a un cli­ma con fuer­tes vien­tos a fa­vor pa­ra las de­ten­cio­nes. No es ca­sual que ya sean tres los je­fes gre­mia­les apre­sa­dos: Bal­ce­do, ‘Pa­ta’ Me­di­na y ‘Ca- ba­llo’ Suá­rez. Tam­po­co es una sim­ple coin­ci­den­cia que dos de ellos ejer­zan en La Pla­ta.

A pro­pó­si­to, la ad­mi­nis­tra­ción Vidal su­po an­tes de la or­den de cap­tu­ra lo que ve­nía pa­ra Bal­ce­do. Con su sin­di­ca­to, el Soe­me, ya ha­bía un preacuer­do pa­ra avan­zar en la pa­ri­ta­ria es­ta­tal de la Pro­vin­cia muy por de­ba­jo de la pau­ta in­fla­cio­na­ria. Otro gre­mio cla­ve con el que las au­to­ri­da­des bo­nae­ren­ses ne­go­cia­ron al­go si­mi­lar es UPCN, cu­yo ti­tu­lar (Carlos Quin­ta­na, jun­to a Scio­li y al bus­to de Bal­ce­do pa­dre en la fo­to que ilus­tra es­ta co­lum­na) tam­bién co­rre al­tí­si­mos ries­gos ju­di­cia­les en el cor­to pla­zo, se­gún ad­mi­ten fuen­tes pla­ten­ses con­fia­bles. ¿Se­rán men­sa­jes pa­ra Ba­ra­del, el con­flic­ti­vo lí­der de los do­cen­tes?

Otros ca­pos na­cio­na­les del mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do han to­ma­do no­ta de los ries­gos que co­rren. Mo­yano qui­zá sea el ejem­plo em­ble­má­ti­co. Ocu­pa­do y preo­cu­pa­do por el des­tino de la em­pre­sa OCA, don­de tie­ne mu­chos más in­tere­ses que el em­pleo de sus tra­ba­ja­do­res, in­ten­ta no irri­tar al Go­bierno, de quien de­pen­de el fu­tu­ro in­me­dia­to de la com­pa­ñía. Y evi­den­cia so­bre­ac­tua­ción, al in­vi­tar a Ma­cri a la enési­ma rei­nau­gu­ra­ción de un sa­na­to­rio de Ca­mio­ne­ros, jus­to el día que el ca­ci­que cum­ple años.

No es el úni­co ges­to de lla­ma­ti­va ge­nu­fle­xión mo­ya­nis­ta. El hi­jo Pablo fue acu­sa­do por un ba­rra bra­va de­te­ni­do (con ex­pe­dien­tes abru­ma­do­res) de ne­go­cios es­pu­rios. Mo­yano Jr. ape­nas se de­fen­dió con el ar­gu­men­to de que es una ope­ra­ción. Has­ta ayer no­más, por mu­cho me­nos se hu­bie­ra con­vo­ca­do a un pa­ro ca­mio­ne­ro in­me­dia­to. Los tiem­pos cam­bian.

CEDOC PER­FIL

APUN­TA­DO. El es­ta­tal pla­ten­se Quin­ta­na, jun­to a Scio­li, tam­bién co­rre ries­go ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.