Por un va­cío le­gal, cie­rran una cau­sa con­tra la cor­te

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PATRICIA BLAN­CO

To­do su­ce­dió el mis­mo día en que Cris­ti­na Kirch­ner aban­do­na­ba la Ca­sa de Go­bierno sin que­rer en­tre­gar­le el bas­tón de man­do a Mau­ri­cio Ma­cri. Ese 9 de di­ciem­bre de 2015, los mi­nis­tros de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, has­ta en­ton­ces ba­jo la lu­pa del kirch­ne­ris­mo, fir­ma­ron una po­lé­mi­ca acor­da­da: de­sig­na­ron co­mo se­cre­ta­ria del má­xi­mo tri­bu­nal a Ele­na Cris­ti­na No­las­co High­ton, hi­ja de la jue­za Ele­na High­ton de No­las­co. “Ele­ni­ta”, co­mo se la co­no­ce en el cuar­to pi­so del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les, de­jó la vo­ca­lía del pre­si­den­te de la Cor­te, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, don­de se ha­bía desem­pe­ña­do por una dé­ca­da, y pa­só a en­ca­be­zar la por en­ton­ces fla­man­te Se­cre­ta­ria Ju­di­cial de Re­la­cio­nes de Con­su­mo de la Cor­te.

El nom­bra­mien­to le va­lió una de­nun­cia pe­nal a Lo­ren­zet­ti, Juan Carlos Maqueda y el fa­lle­ci­do Carlos Fayt (quien de­jó el car­go en 2015 en una re­nun­cia de­di­ca­da a CFK). A Ele­ni­ta tam­bién, por ha­ber acep­ta­do el car­go. El abo­ga­do Pa­tri­cio Kings­ton los acu­só de nom­bra­mien­tos ile­ga­les, di­jo que el ascenso im­pli­ca­ba una “‘je­rar­quía, re­mu­ne­ra­ción y tra­to” de ca­ma­ris­ta y ha­bló de “un ac­to de co­rrup­ción ba­jo la for­ma co­no­ci­da co­mo ‘ne­po­tis­mo’”. Pe­ro la cau­sa aca­ba de ce­rrar­se, con una ex­hor­ta­ción a la Cor­te a re­vi­sar el va­cío le­gal des­cu­bier­to en la in­ves­ti­ga­ción.

Se­gún la do­cu­men­ta­ción a la que ac­ce­dió PER­FIL, el juez Clau­dio Bo­na­dio ce­rró la cau­sa lue­go de que el fis­cal Carlos Rí­vo­lo pro­mo­vió la des­es­ti­ma­ción de la de­nun­cia tras en­con­trar­se con una pa­ra­do­ja: el de­cre­to ley 1.285/58, que prohí­be a los tri­bu­na­les na­cio­na­les nom­brar a fa­mi­lia- res di­rec­tos co­mo fun­cio­na­rios a su car­go, no in­clu­ye a la Cor­te. Es de­cir, un juez de pri­me­ra o se­gun­da ins­tan­cia no pue­de nom­brar a un cón­yu­ge o un pa­rien­te de cuar­to gra­do de afi­ni­dad, pe­ro sí los jue­ces de la Cor­te.

Ade­más, la Cons­ti­tu­ción “fa­cul­ta a la Cor­te a dic­tar su re­gla­men­to in­terno”, in­clui­do lo “re­la­ti­vo al nom­bra­mien­to y re­mo­ción de los fun­cio­na­rios y em­plea­dos”, se­ña­ló Rí­vo­lo. “En es­te ca­so no se da­ría la in­ha­bi­li­dad en tan­to no exis­te de­pen­den­cia di­rec­ta en­tre un se­cre­ta­rio de la Cor­te y las vo­ca­lías del tri­bu­nal, que pre­si­de ca­da uno de sus mi­nis­tros”, aña­dió. Fue así que, pe­se a ter­mi­nar la cau­sa, el fis­cal se­ña­ló: “Ha que­da­do en evi­den­cia la ne­ce­si­dad de que la Cor­te Su­pre­ma ana­li­ce y re­vea el al­can­ce de las in­ha­bi­li­da­des que afec­tan a fun­cio­na­rios y em­plea­dos de la Jus­ti­cia na­cio­nal pe­ro que es­ca­pan a la apli­ca­ción” de sus pro­pios fun­cio­na­rios y em­plea­dos. Te­lé­fono pa­ra el má­xi­mo tri­bu­nal.

el de­cre­to que prohí­be a los tri­bu­na­les nom­brar fa­mi­lia­res di­rec­tos ex­clu­ye a la cor­te

Fue nom­bra­da en 2015 al fren­te de la Se­cre­ta­ría Ju­di­cial de Re­la­cio­nes de Con­su­mo.

FO­TOS: AFP

ELE­NI­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.