Co­rea-Ar­gen­ti­na: el cos­to de la grie­ta

CO­REA­NOS.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

Co­rea del Nor­te y del Sur vi­ven al bor­de de una gue­rra des­de la que li­bra­ron en 1953 y ca­si ter­mi­na en Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial. En­tre am­bas cons­tru­ye­ron la grie­ta más ex­ten­sa que hi­zo el hom­bre: mi­de 238 ki­ló­me­tros de lar­go por 4 de an­cho. Se la co­no­ce co­mo Pa­ra­le­lo 38, y se­pa­ró por siem­pre a los co­rea­nos.

Sin em­bar­go, cuan­do vi­si­té la Nor­co­rea de Kim Il-sung me sor­pren­dió que allí se ha­bla­ra de los sur­co­rea­nos co­mo sus her­ma­nos y que llo­ra­ran re­cor­dan­do his­to­rias de des­arrai­go. Lo ha­cían pe­se a una pro­pa­gan­da bé­li­ca cons­tan­te en con­tra de su ve­cino.

De un la­do de la grie­ta que­da­ron co­rea­nos po­bres; del otro, ri­cos.

Kim Jong-un es el nie­to del lí­der de la re­vo­lu­ción nor­co­rea­na y, co­mo su abue­lo, la mo­de­ra­ción no es­tá en­tre sus cin­cuen­ta prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas. Pe­ro es­ta se­ma­na sor­pren­dió al mun­do al pro­po­ner que su país par­ti­ci­pe de los pró­xi­mos Juego de in­vierno en Co­rea del Sur, a mo­do de apa­ren­te pren­da de paz. El pre­si­den­te sur­co­reano Moon Jae-in acep­tó rá­pi­do ne­go­ciar la pro­pues­ta. Di­le­mas ar­gen­ti­nos. A 19 mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia hay otra grie­ta con to­ques ar­gen­tos. Me­nos la­ce­ran­te, cla­ro. El país ce­rró 2017 con cho­ques ca­lle­je­ros que de­ja­ron de­ce­nas de he­ri­dos en torno al Con­gre­so. Un bro­che de oro de otro año en el que la so­cie­dad es­tu­vo par­ti­da en­tre los que creen que Ma­cri es la dic­ta­du­ra y los que pien­san que el kirch­ne­ris­mo re­pre­sen­ta un vio­len­to alu­vión zoo­ló­gi­co.

El año de elec­cio­nes y Cris­ti­na can­di­da­ta sen­si­bi­li­za­ron más a cier­ta cor­te­za ce­re­bral ar­gen­ti­na que com­pró la tác­ti­ca elec­to­ral de unos y otros. Ami­go/enemi­go, pa­sa­do/pre­sen­te, bueno/ ma­lo. Ma­cris­tas y kirch­ne­ris­tas sos­tie­nen que la grie­ta viene de aba­jo ha­cia arri­ba. Lo que no re­co­no­cen, al me­nos en pú­bli­co, es que la di­co­to­mía del blan­co/ne­gro les per­mi­tió tra­ba­jar me­jor la es­tra­te­gia elec­to­ral, que es com­ple­ja en su ela­bo­ra­ción pe­ro de­be ser sim­ple en su co­mu­ni­ca­ción.

La grie­ta pue­de ve­nir de aba­jo ha­cia arri­ba, pe­ro arri­ba se la to­ma, se la en­cues­ta, se la mar­ke­ti­nea y se la me­dia­ti­za. Y lue­go des­cien­de con más fuer­za pa­ra re­ini­ciar el círcu­lo tó­xi­co.

Los me­dios so­mos par­te de ese mun­do bi­po­lar. Hay ejem­plos dia­rios, co­mo el de es­ta se­ma­na, cuan­do el mi­nis­tro de Trans­por­te anun­ció au­men­tos y un nue­vo sis­te­ma de pa­go a tra­vés de la tar­je­ta Su­be.

La pri­me­ra no­ta que subió Cla­rín se ti­tu­ló “Guillermo Die­trich: ‘Los que más via­jen van a pa­gar me­nos’”. La se­gun­da: “Au­men­to en el trans­por­te: ha­brá des­cuen­tos de 50% en el se­gun­do via­je y de 75% en el ter­ce­ro”. Le­jos del “va­so me­dio lleno” de Cla­rín, Pá­gi­na/12 man­tu­vo co­mo tí­tu­lo de su por­tal “Ta­ri­fa­zo en el trans­por­te”.

En el me­dio que­da­ron La­na­cion.com con dos no­tas in­for­ma­ti­vas (“Cla­ves del au­men­to de trans­por­te” y “Cuán­to cos­ta­rá via­jar des­de fe­bre­ro”) y Per­fil.com con una no­ta que re­fle­ja­ba la mag­ni­tud del au­men­to (“Des­de ju­nio, el co­lec­ti­vo val­drá $ 10 y el sub­te $ 12,50”) y otra más po­si­ti­va (“No ha­brá que ha­cer trá­mi­tes pa­ra re­ci­bir el des­cuen­to por com­bi­nar trans­por­tes”).

Los pe­rio­dis­tas atra­ve­sa­mos el mis- mo di­le­ma que los po­lí­ti­cos: ¿abo­nar la grie­ta con con­te­ni­dos acor­des pa­ra que nos vuel­van a leer/vo­tar, o ha­cer pe­rio­dis­mo más allá de lo que es­pe­ran las au­dien­cias?

El di­le­ma es de di­fí­cil so­lu­ción por­que los me­dios ne­ce­si­tan, co­mo los po­lí­ti­cos, que sus au­dien­cias crez­can. ¿Se de­be ali­men­tar la grie­ta con mi­ra­das uni­di­rec­cio­na­les pa­ra te­ner éxi­to? ¿Es po­si­ble una pren­sa in­de­pen­dien­te de cual­quier sec­tor, con la es­pe­ran­za de co­se­char au­dien­cias no agrie­ta­das y al mis­mo tiem­po sua­vi­zar el en­fren­ta­mien­to so­cial? ¿Cuán­tos se sien­ten sub­es­ti­ma­dos al ver que la reali­dad no es so­lo co­mo la cuen­tan los pe­rio­dis­tas de Co­rea del Nor­te o los del Sur? Grie­ta y desa­rro­llo. Pe­ro lo que pa­ra los pe­rio­dis­tas es un di­le­ma pro­fe­sio­nal, pa­ra los go­ber­nan­tes de­be­ría ser su di­le­ma de ges­tión. Por­que la grie­ta que sir­ve pa­ra ga­nar elec­cio­nes es la mis­ma que pue­de ser­vir pa­ra per­der­las. O pa­ra per­der la chan­ce de lo­grar un desa­rro­llo eco­nó­mi­co sus­ten­ta­ble.

Es­to es lo que creen en el mun­do mu­chos ana­lis­tas: las so­cie­da­des par­ti­das por dis­tin­tos ti­pos de con­flic­tos (re­li­gio­sos, ét­ni­cos, cul­tu­ra­les, ideo­ló­gi­cos) son me­nos pro­cli­ves a ge­ne­rar cre­ci­mien­to sus­ten­ta­ble.

El No­bel de Eco­no­mía Si­mon Kuz­nets ex­pli­ca­ba que hay cua­tro ti­pos de paí­ses: desa­rro­lla­dos, sub­de­sa- rro­lla­dos, Ja­pón y Ar­gen­ti­na. En Por qué fra­ca­san los paí­ses, Ace­mo­glu y Ro­bin­son to­man a la Ar­gen­ti­na co­mo un ca­so tes­ti­go (tam­bién a Co­rea del Nor­te).

El fra­ca­so na­cio­nal (al me­nos el fra­ca­so de no po­der unir lo que su­po­ne­mos que de­be­mos ser con lo que so­mos) re­edi­tó en los úl­ti­mos años un au­ge del en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co que hie­re el “ca­pi­tal so­cial” ar­gen­tino.

El uso del con­cep­to “ca­pi­tal so­cial” se re­mon­ta a prin­ci­pios del si­glo XX, pe­ro re­cién en los 60 se lo vincula con el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, y a me­dia­dos de los 80 es Bour­dieu quien pien­sa que es in­com­ple­to li­gar el Ca­pi­tal so­lo al di­ne­ro. De­fi­ne al ca­pi­tal so­cial co­mo “el agre­ga­do de los re­cur­sos que se vin­cu­lan con la po­se­sión de una red du­ra­de­ra de re­la­cio­nes más o me­nos ins­ti­tu­cio­na­li­za­das de co­no­ci­mien­to o re­co­no­ci­mien­to mu­tuo”.

Des­de en­ton­ces se es­tu­dia la re­la­ción en­tre las cri­sis de desa­rro­llo con las cri­sis in­ter­per­so­na­les y la pér­di­da de con­fian­za en cier­tos va­lo­res. Al­gu­nos in­clu­so in­ten­tan cuan­ti­fi­car el cos­to eco­nó­mi­co con­cre­to que pa­gan las so­cie­da­des por ese ti­po de con­flic­tos.

Fu­ku­ya­ma es un du­ro crí­ti­co del neo­li­be­ra­lis­mo (aun­que quie­nes no lo le­ye­ron lo con­si­de­ren su após­tol) que 15 años an­tes de la lle­ga­da de Trump es­cri­bió La gran rup­tu­ra. Allí pu­bli­có in­fi­ni­dad de in­di­ca­do­res que mos­tra­ban una rup­tu­ra so­cial que an­ti­ci­pa­ba la grie­ta es­ta­dou­ni­den­se. Re­leer­lo hoy ayu­da a en­ten­der a Trump co­mo el emer­gen­te de una cri­sis eco­nó­mi­co­so­cial ges­ta­da por años.

Uno de los ma­yo­res ex­per­tos en el te­ma es Ro­bert Put­nam, quien ha­bla del ca­pi­tal so­cial co­mo “con­fian­za, nor­mas y re­des que pue­den me­jo­rar la efi­cien­cia de la so­cie­dad”. Cree que tal ca­pi­tal se acu­mu­la his­tó­ri­ca­men­te (así co­mo se acu­mu­la la fal­ta de con­fian­za) y que ese es el ger­men de desa­rro­llo de una co­mu­ni­dad.

La con­fian­za in­ter­per­so­nal en la Ar­gen­ti­na es ba­ja. El re­cien­te es­tu­dio de La­ti­no­ba­ró­me­tro se­ña­la que so­lo el 20% de los ar­gen­ti­nos cree que se pue­de con­fiar en la ma­yo­ría de las per­so­nas. El “no pon­go las ma­nos en el fue­go por na­die” es una fra­se so­cial­men­te acep­ta­da. Cris­ti­na Kirch­ner lo di­jo ha­ce tres me­ses pa­ra re­fe­rir­se a sus ex fun­cio­na­rios, agre­gan­do que so­lo las po­nía por ella y sus hi­jos. (Qué que­bra­dos es­ta­re­mos que el men­sa­je que ba­ja una ex pre­si­den­ta, elec­ta dos ve­ces y con un im­por­tan­te ni­vel de re­pre­sen­ta­ción, es que no con­fía pro­fun­da­men­te en na­die). Des­con­fío. Una so­cie­dad des­con­fia­da del otro es una so­cie­dad que no trans­mi­te con­fian­za al otro. El “otro” es el que te­me abrir un ta­ller, con­tra­tar per­so­nas, to­mar un cré­di­to o aso­ciar­se con un ve­cino. El “otro” es el in­ver­sor que du­da de traer su di­ne­ro a una so­cie­dad dividida, con di­ri­gen­tes que ati­zan el fue­go, ex pre­si­den­tes que no se mues­tran jun­tos y jue­ces vo­lá­ti­les. Mi­guel Bein lo di­ce así: “La in­ver­sión de­pen­de mu­cho de la po­lí­ti­ca; si el país si­gue con es­ta grie­ta va a ser muy di­fí­cil. Si no con­se­gui­mos con­sen­so, a la eco­no­mía le va a cos­tar mu­cho cre­cer ace­le­ra­da­men­te”. En Co­rea, tras in­si­nuar­se aque­lla mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de paz en­tre Nor­te y Sur, se vol­vió a ac­ti­var des­pués de mu­cho tiem­po el te­lé­fono ro­jo. Fue el miér­co­les, y se dio es­te diá­lo­go:

Sur: ¿Hay al­go que re­por­tar?

Nor­te: No. Si hay al­go que no­ti­fi­car, los con­tac­ta­re­mos.

No pa­re­ce un gran pa­so, pe­ro siem­pre se em­pie­za por al­go.

En la Ar­gen­ti­na, el Go­bierno de­be­ría apro­ve­char que no es un año elec­to­ral pa­ra dar un pri­mer pa­so y trans­mi­tir men­sa­jes ex­plí­ci­tos pa­ra su­pe­rar la grie­ta. Si Kim Jong-un lo hi­zo...

Los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que se ob­ten­drían le ser­vi­rán más que cual­quier otra es­tra­te­gia elec­to­ral.

Só­lo el 20% de los ar­gen­ti­nos con­fía en el otro. Y la des­con­fian­za fre­na el cre­ci­mien­to Ar­gen­ti­na pa­ga un al­to cos­to eco­nó­mi­co por sus con­flic­tos in­ter­per­so­na­les

Le­van­ta­ron la ma­yor grie­ta del mun­do: 238 km. Aho­ra in­ten­tan ten­der puen­tes. Los ar­gen­ti­nos nos con­su­mi­mos ca­pi­tal so­cial ati­zan­do el con­flic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.