To­dos los ca­mi­nos con­du­cen a Ezei­za

Hay tim­breos ries­go­sos: pue­de abrir Et­che­co­latz o el sin­di­ca­lis­ta Bal­ce­do. O re­ci­bir una re­pre­sión. La reali­dad es­tá pa­ra el “ring-ra­je”.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PABLO MARCHETTI

Lle­go tar­de a la reunión en la pro­duc­to­ra, su­dan­do, ro­gan­do por un oa­sis de ai­re acon­di­cio­na­do. Voy a abrir y veo que me ol­vi­dé las lla­ves. To­co el tim­bre. Tar­dan en abrir. Des­pués de es­pe­rar un ra­to que a mí me pa­re­ce una eter­ni­dad, Carla, mi ase­so­ra de ima­gen, abre la puer­ta.

—Ah, sos vos –me di­ce con cier­ta mue­ca que me ha­ce pen­sar que pue­de lle­gar a ser ale­gría.

—Sí, yo –di­go, en­tran­do rá­pi­do ha­cia el ai­re acon­di­cio­na­do–. Me ol­vi­dé las lla­ves. Me lla­ma la aten­ción que te ale­gre ver­me.

—Es que pen­sé que era Ma­cri o al­gún fun­cio­na­rio.

—¿Qué? –me sor­pren­do–. ¿Vos es­tás lo­ca? ¿Por qué iba a ve­nir Ma­cri has­ta acá?

—Pa­ra al­gún tim­breo, su­pon­go –res­pon­de Carla–. O pa­ra fil­mar al­gún spot “ca­sual” y “es­pon­tá­neo”.

Carla ha­ce ges­to de co­mi­llas con los de­dos de am­bas ma­nos mien­tras di­ce “ca­sual” y “es­pon­tá­neo”.

—¿Y por qué iba a ve­nir has­ta acá? Si vie­nen me pue­do po­ner muy crí­ti­co y el spot no les va a ser­vir. ¡Yo soy un pe­rio­dis­ta in­ci­si­vo!

—Sí, cla­ro, por su­pues­to –se ríe Carla–. Y sos tan di­fí­cil de con­ven­cer. Igual te­nés ra­zón, pa­ra sa­lir en un spot hay que ser un con­ven­ci­do del pro­yec­to re­pu­bli­cano y po­pu­lar o… ¿có­mo ven­dría a lla­mar­se es­te pro­yec­to? —¿El cam­bio? –arries­go. —Co­mo sea. El asun­to es que pa­sa­mos del “Cris­ti­na, Cris­ti­na, Cris­ti­na co­ra­zón, acá te­nés los pi­bes pa­ra la li­be­ra­ción” al “Mau­ri­cio, Mau­ri­cio, Mau­ri­cio co­ra­zón, acá te­nés ac­to­res pa’ fil­mar un nue­vo spot”.

—¿Y vos creés que hay mu­cha di­fe­ren­cia?

— Much ísi ma – a f i r ma Carla–. Ca­si la mis­ma que hay en­tre la fe­roz re­pre­sión fas­cis­ta de Patricia Bull­rich a los ma­pu­ches y el én­fa­sis en la ad­ver­ten­cia de Gil­do Ins­frán a los wi­chis.

—¿Có­mo “én­fa­sis en la ad­ver­ten­cia”? –me que­jo–. La po­li­cía de Ins­frán les pe­gó y de­jó san­gran­do en la ca­ra a va­rios pi­bes. No pi­bes pa­ra la li­be­ra­ción. ¡Ni­ños! —¿Ves que sos un go­ri­la? —¡Na­da que ver! –in­sis­to–. Yo con­deno la re­pre­sión ven­ga de don­de ven­ga.

—Cla­ro, la re­pre­sión que su­fren los ma­pu­ches por par­te de los gen­dar­mes de Bull­rich y la re­pre­sión que su­fren los wi­chis por par­te de los wa­chos de Ins­frán.

—Por su­pues­to –afir­mo–. Y me pa­re­ce ho­rri­ble que Patricia Bull­rich ha­ya de­ci­di­do as­cen­der al úni­co sos­pe­cho­so por el cri­men de Santiago Mal­do­na­do.

—¡Bra­vo! –me aplau­de Carla y se po­ne de pie–. Sal­vo por el pe­que­ño de­ta­lle de que un día de es­tos te vas a mo­rir de un ata­que de co­rrec­ción po­lí­ti­ca, cla­ro…

—Es mi de­ber es­tar com­pro­me­ti­do con los que su­fren –in­sis­to–. Pa­ra eso me hi­ce pe­rio­dis­ta.

—Te hi­cis­te pe­rio­dis­ta por­que, si no, to­da­vía se­rías vir­gen. Pe­ro es­tá bien, pen­sá lo que quie­ras…

—¡Por su­pues­to! –afir­mo–. Y voy a po­ner to­do eso en mi co­lum­na. Y tam­bién voy a po­ner que ce­le­bro que se es­té ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de le­ga­li­zar el abor­to.

—Yo tam­bién, pe­ro te­né en cuen­ta que es ve­rano y se ha­bla de lo que sea. Mien­tras tan­to, los mu­cha­chos se reúnen en Pi­na­mar, se rear­ma el pe­ro­nis­mo y en mar­zo el abor­to ya no le im­por­ta a na­die. —Te no­to un po­co es­cép­ti­ca… —Rea­lis­ta, que­rrás de­cir –co­rri­ge Carla–. Tra­to de no en­tu­sias­mar­me de­ma­sia­do cuan­do las co­sas no dan pa­ra en­tu­sias­mar­se de­ma­sia­do.

—¿Có­mo es eso de los mu­cha­chos del pe­ro­nis­mo? –pre­gun­to–. De­be­ría po­ner al­go de eso en mi co­lum­na.

—Re­sul­ta que se reunie­ron en Pi­na­mar Mas­sa y Me­nén­dez, el ti­tu­lar del PJ bo­nae­ren­se. Y no des­car­ta­ron una po­si­ble reunión en­tre Cris­ti­na y Mas­sa. Se­ría un no­ti­ción.

—Cla­ro, por­que la no­ti­cia se­ría que el PJ po­dría unir­se…

—No –co­rri­ge Carla–. Por­que la no­ti­cia se­ría que Cris­ti­na to­da­vía ha­bla, di­ce co­sas, ha­ce po­lí­ti­ca.

—La no­ti­cia se­ría tam­bién que Cris­ti­na no tie­ne tan­to mie­do de ir pre­sa, ¿no?

—¿Vos es­tás lo­co? –se enoja Carla–. ¡Por su­pues­to que el Go­bierno tie­ne pre­vis­to me­ter pre­sa a Cris­ti­na!

—¿Y qué es­tá es­pe­ran­do? – pre­gun­to.

—Un nue­vo ta­ri­fa­zo, su­pon­go. O una nue­va de­va­lua­ción. Ni me quie­ro ima­gi­nar cuán­to van a au­men­tar los pre­cios ni a cuán­to se va a dis­pa­rar el dó­lar pa­ra que lo úni­co que lo pue­da ta­par sea una de­ten­ción de Cris­ti­na.

—¡Pe­ro las co­sas si­guen au­men­tan­do y el dó­lar si­gue su­bien­do! –me que­jo.

—Sí, pe­ro por aho­ra, es­to se ta­pa con un sin­di­ca­lis­ta.

—¿Lo de­cís por Bal­ce­do? Mi­rá que el ti­po te­nía nue­ve au­tos de al­ta ga­ma, ar­mas de gue­rra…

—¿Ves que sos un go­ri­la? –in­sis­te Carla.

—¡Por fa­vor! –me enojo–. Tam­bién te­nía un avión pri­va­do con el que pen­sa­ba fu­gar­se a una is­la en el Ca­ri­be.

—Bueno, al me­nos hay que re­co­no­cer que la is­la no era su­ya –mo­de­ra Carla–. Bueno, al me­nos no es­ta­ba a su nom­bre.

—No pue­do creer que es­te sea un re­pre­sen­tan­te del mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do...

—OK, lo del mo­vi­mien­to obre­ro te acep­to que es al­go du­do­so –ad­mi­te Carla–. Pe­ro hay que re­co­no­cer que el ti­po sí era or­ga­ni­za­do.

—Qué jo­di­do to­do. Por­que por un la­do, es­te ti­po es im­pre­sen­ta­ble. Y por otro, es­to viene per­fec­to pa­ra apre­tar a los sin­di­ca­lis­tas pa­ra que apo­yen la fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral.

—Por suer­te, en es­te país los úni­cos co­rrup­tos son los sin­di­ca­lis­tas –se bur­la Carla–. En cam­bio, los em­pre­sa­rios son to­dos ho­nes­tos.

—Bueno, al me­nos los em­pre­sa­rios no jue­gan con la pla­ta de los tra­ba­jad… – me de­ten­go–. No, dis­cul­pá, no di­je na­da.

—Mien­tras tan­to, en Mar del Pla­ta, Mi­guel Et­che­co­latz tie­ne pri­sión do­mi­ci­lia­ria –di­ce Carla.

—Bueno, tie­ne más de 70 años y des­de la cár­cel no pue­de ha­cer­le da­ño a na­die –re­co­noz­co.

—Cla­ro, sal­vo ha­cer des­apa­re­cer a Ju­lio Ló­pez des­pués de que de­cla­ra­ra so­bre él, el ti­po no pue­de ha­cer nin­gún da­ño, te­nés ra­zón.

—Es cier­to, tal vez al­gu­na ca­pa­ci­dad de da­ño le que­da –ad­mi­to–. Lo lo­co es que Et­che­co­latz es­tá en Mar del Pla­ta y hay otro re­pre­sor al que le die­ron pri­sión do­mi­ci­lia­ria y se mu­dó a Mar de Ajó, a dos cua­dras de la pla­ya.

—En cual­quier mo­men­to se es­tre­na en la tem­po­ra­da de Mar del Pla­ta una nue­va co­me­dia: Los re­pre­so­res más lo­cos del mun­do. “Pi­car­día, di­ver­sión y crí­me­nes de lesa hu­ma­ni­dad pa­ra to­da la fa­mi­lia”.

—Ha­blan­do de des­apa­re­ci­dos… Del sub­ma­rino ARA San Juan no se sa­be na­da, ¿no?

—No, pe­ro lo im­por­tan­te es que ya na­die se acuer­da.

—¿Y si de re­pen­te to­do el mun­do se em­pie­za a pre­gun­tar y se po­ne a re­cla­mar? –pre­gun­to.

—Tran­qui­lo – con­clu­ye Carla–. Siem­pre que­da­rá al­gún kirch­ne­ris­ta suel­to pa­ra que se lo pue­da man­dar a Ezei­za y así ta­par to­do.

CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.