Ca­pi­ta­lis­mo fa­lli­do

Si el país no re­vi­sa su ma­triz eco­nó­mi­ca, ha­brá más anun­cios co­mo los del Go­bierno, in­fla­ción y dé­fi­cit.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

El lar­go año que fi­na­li­zó no pu­do ter­mi­nar de una for­ma más es­tre­san­te: la me­sa eco­nó­mi­ca del Go­bierno rea­li­zan­do una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra dar la ¿bue­na? no­ti­cia que pa­ra 2018 se am­plia­ba el target de in­fla­ción del 10 a 15%, mien­tras el dó­lar pe­ga­ba un sal­to pa­ra acer­car­se a los 20 pe­sos, y es­ta­cio­nar­se en los 19. La in­fla­ción del año ya se es­ti­ma­ba cer­ca del 24% con­si­de­ran­do el es­ti­rón de di­ciem­bre. En el mis­mo mes el Pre­si­den­te ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta pa­ra la CNN que “si cum­pli­mos el sen­de­ro de ba­jar el gas­to pú­bli­co y el dé­fi­cit fis­cal, el país no va a es­ta­llar”, co­lo­can­do el “es­ta­lli­do” co­mo un es­ce­na­rio po­si­ble.

Por otra par­te, 2018 arran­ca con una se­rie de in­cre­men­tos en las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos, y com­bus­ti­bles, a la que se le su­ma el cos­to del trans­por te, que su­pe­raría ha­cia ju­nio el 65%, con la in­cor­po­ra­ción de una mo­da­li­dad de aho­rro pa­ra quie­nes reali­cen va­rios via­jes. Co­mo no pue­de ser de otra for­ma, nue­vos au­men­tos sa­cu­di­rán el pre­su­pues­to fa­mi­liar, es­pe­cial­men­te a la cla­se me­dia: co­le­gios pri­va­dos, pre­pa­gas, te­le­fo­nía ce­lu­lar, te­le­vi­sión por ca­ble, in­clu­so Net­flix, que es­tá do­la­ri­za­do. Fi­nal­men­te, los ana­lis­tas ya pro­nos­ti­can un 2018 con una in­fla­ción en torno al 20%, y al oí­do di­cen que el dó­lar es­ta­rá fuer­te­men­te re­za­ga­do. Eso pro­fun­di­za­rá el dé­fi­cit de la ba­lan­za co­mer­cial (ex­por­ta­cio­nes-im­por­ta­cio­nes) y fo­men­ta­rá el tu­ris­mo al exterior, que tu­vo un gas­to cer­cano a los 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el año que se re­sis­te a re­ti­rar­se. Ba­lan­zas des­ba­lan­cea­das. Se­gún los da­tos pro­por­cio­na­dos por el In­dec en los 11 pri­me­ros me­ses del año pa­sa­do las ex­por­ta­cio­nes to­ta­li­za­ron 53.881 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que las im­por­ta­cio­nes fue­ron 61.538. Lo cu­rio­so no son tan­to las ci­fras ab­so­lu­tas que pue­den de­ber­se a co­yun­tu­ras sino las re­la­ti­vas res­pec­to de 2016. Las ex­por­ta­cio­nes so­lo au­men­ta­ron el 1,2% mien­tras que las im­por­ta­cio­nes lo hi­cie­ron el 19,9%. Más ex­tra­ño es que las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos pri­ma­rios (que ha­bían pro­me­ti­do una re­vo­lu­ción) ba­ja­ron un 6,2%.

Una ar­gu­men­ta­ción co­rrien- te so­bre el au­men­to de las im­por­ta­cio­nes es que el país es­tu­vo ce­rra­do du­ran­te los años kirch­ne­ris­tas, y que es ne­ce­sa­rio po­ner­se al día tra­yen­do del exterior “los in­su­mos que el país tan­to ne­ce­si­ta”.

Pue­de que sea cier­to. Pe­ro tam­bién es cier­to, si­guien­do la in­sos­pe­cha­ble fuen­te ofi­cial, que mien­tras los bie­nes de ca­pi­tal (ma­qui­na­rias e in­su­mos pa­ra pro­du­cir) au­men­ta­ron con res­pec­to al 2016 un 17,3%, los bie­nes de con­su­mo al­can­za­ron el 17%. Otro ar­gu­men­to ha­bi­tual, es que la im­por­ta­ción de bie­nes de con­su­mo fi­na­les es un ele­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra la lu­cha con­tra la in­fla­ción por in­cre­men­tar la com­pe­ten­cia. Po­dría ser cier­to, pe­ro no si son las pro­pias em­pre­sas las que co­mien­zan a im­por­tar los bie­nes que an­tes pro­du­cían. Fa­lla a fon­do. Es cla­ro que el pro­ble­ma es más pro­fun­do que las cir­cuns­tan­cia­les es­tra­te­gias eco­nó­mi­cas, que pue­den me­jo­rar o em­peo­rar la si­tua­ción en for­ma co­yun­tu­ral (pla­nes eco­nó­mi­cos ha ha­bi­do de­ce­nas en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años). La for­ma­ción eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­na ba­sa­da en los com­mo­di­ties agro­pe­cua­rios es­tá fa­lla­da y sin una re­vi­sión a fon­do, los ar­gen­ti­nos se­gui­rán pa­san­do sus vi­das en­tre cri­sis y so­lu­cio­nes má­gi­cas, en­tre pro­yec­tos po­pu­lis­tas ram­pan­tes y res­tau­ra­cio­nes neo­li­be­ra­les fu­ga­ces. Exis­ten pro­ble­mas in­trín­se­cos en la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­na pe­ro tam­bién una cons­truc­ción cul­tu­ral que se fue edi­fi­can­do en pa­ra­le­lo. Una de las cues­tio­nes (si no la más im­por­tan­te) es el cre­cien­te “es­ta­ta­lis­mo” de la so­cie­dad ar­gen­ti­na, es de­cir, la de­pen­den­cia de los ac­to­res so­cia­les so­bre las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Es­ta cues­tión es fá­cil ver­la en las per­so­nas que tie­nen pla­nes so­cia­les (que son mu­chos, por cier­to) o quie­nes tie­nen in­gre­sos por tra­ba­jar allí, pe­ro el fe­nó­meno va mu­cho más allá.

El “es­ta­ta­lis­mo” es pro­fun­do y com­ple­jo cuan­do los prin­ci­pa­les agen­tes eco­nó­mi­cos fun­cio­nan en sin­to­nía con las de­ci­sio­nes de los fun­cio­na­rios, co­mo cuan­do los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios re­tie­nen la co­se­cha a la es­pe­ra de una de­va- lua­ción o cuan­do una em­pre­sa “uni­cor­nio” ac­ce­de a be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos mi­llo­na­rios que no le co­rres­pon­den. Es­ta cues­tión tie­ne su gé­ne­sis en la his­to­ria, des­de el ge­ne­ral Roca re­par­tien­do la tie­rra que arran­ca­ba a los in­dí­ge­nas en­tre sus ofi­cia­les has­ta nues­tros días, pa­san­do por las gran­des for­tu­nas del país que se cons­tru­ye­ron en la obra pú­bli­ca.

La pe­si­fi­ca­ción asi­mé­tri­ca que dis­pu­so Duhal­de ba­jo pre­sión en 2002 es cla­ve pa­ra en­ten­der có­mo el Es­ta­do se ha trans­for­ma­do en ga­ran­te de las gran­des em­pre­sas, con un al­to cos­to pa­ra el res­to de la so­cie­dad. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en un país con cri­sis sis­té­mi­cas ca­da vez más fuer­tes y pro­fun­das, el Es­ta­do se vol­vió re­fu­gio y lu­gar de es­ta­bi­li­dad, co­mo no lo du­dan los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les que le pres­tan mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en es­tos días bus­can­do las ta­sas úni­cas que el país pa­ga.

La con­tra­ca­ra del “es­ta­ta­lis­mo” es la eva­sión im­po­si­ti­va. Am­plios sec­to­res de la eco­no­mía ar­gen­ti­na evi­tan re­gis­trar sus ope­ra­cio­nes pa­ra no pa­gar los im­pues­tos. Cla­ro que no es so­lo un pro­ble­ma de las fe­rias in­for­ma­les: un es­tu­dio de la Tax Jus­ti­ce Net­work co­lo­ca­ba a la Ar­gen­ti­na quin­ta en eva­sión im­po­si­ti­va en el mun­do pa­ra el año 2016 por par­te de em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les. Se tra­ta­ba de la frio­le­ra su­ma de US$ 21.406, un 4,4% del PBI. Si esas em­pre­sas pa­ga­ran lo co­rres­pon­dien­te, el dé­fi­cit fis­cal prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ce­ría. El pro­ble­ma va más allá de lo pu­ra­men­te eco­nó­mi­co, las ex­pli­ca­cio­nes de “si ten­go que pa­gar no pue­do so­bre­vi­vir”, jun­to con “pa­ra qué voy a pa­gar, si se la ro­ban to­da” tor­nan al Es­ta­do in­via­ble, cuan­do to­da for­ma de fi­nan­cia­mien­to que po­see son los im­pues­tos. Es ver­dad que la AFIP fue a lo lar­go de los años me­jo­ran­do sus sis­te­mas pa­ra que pa­guen sus im­pues­tos los que pa­gan, sin em­bar­go, la mag­ni­tud de la Ar­gen­ti­na in­for­mal es tan gran­de que es im­pres­cin­di­ble co­nec­tar la cues­tión con la de un país po­si­ble.

Re­vi­sar la for­ma­ción eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­na, en un mun­do glo­ba­li­za­do, es una ta­rea enor­me pe­ro im­pres­cin­di­ble. De­jar esa ta­rea al lais­sez fai­re es asu­mir un ries­go ca­da vez más pe­li­gro­so.

DI­BU­JO: PABLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.