El de­ba­te so­bre Amé­ri­ca La­ti­na

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - FE­DE­RI­CO I. PO­LI* *Eco­no­mis­ta UBA. Con­sul­tor in­ter­na­cio­nal.

Amé­ri­ca La­ti­na hoy se­ría un es­pa­cio de me­nor bie­nes­tar si no hu­bie­ra con­ta­do con las ideas de la Ce­pal. El pró­xi­mo 10 de enero, la Se­cre­ta­ria Eje­cu­ti­va, Ali­cia Bár­ce­na, ce­le­bra­rá en Santiago de Chi­le con una me­sa de de­ba­te, a la que in­vi­tó a sus an­te­ce­so­res (Igle­sias, Ro­sent­hal, Ocam­po y Ma­chi­nea), los 70 años de la Ce­pal.

El pun­ta­pié ini­cial lo dio el ar­gen­tino Raúl Pre­bisch, en 1949 con el Ma­ni­fies­to La­ti­noa­me­ri­cano ti­tu­la­do “El desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la Amé­ri­ca La­ti­na y al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas”. Pre­bisch era, en­ton­ces, el eco­no­mis­ta la­ti­noa­me­ri­cano más im­por­tan­te. Ha­bía si­do, du­ran­te los años de la de­pre­sión eco­nó­mi­ca de los ‘30s, Sub­se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas y crea­dor y pri­mer pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Ar­gen­ti­na. A lo lar­go de los años, las ideas de la Ce­pal se en­ri­que­cie­ron de con­tri­bu­cio­nes de un am­plio con­jun­to de in­te­lec­tua­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

La Ce­pal siem­pre fue pio­ne­ra. Cuan­do des­de la Ce­pal co­mien­zan a plan­tear la cues­tión de la in­dus­tria­li­za­ción y el desa­rro­llo la­ti­noa­me­ri­cano, la cien­cia eco­nó­mi­ca en los paí­ses cen­tra­les es­ta­ba mo­no­po­li­za­da por los Foun­da­tions de Sa­muel­son que tra­ta­ba del aná­li­sis es­tá­ti­co de cor­to pla­zo. Unos po­cos co­mo Joan Ro­bin­son en Cam­brid­ge (Reino Uni­do) em­pe­za­ban a es­tu­diar el te­ma del cre­ci­mien­to en una eco­no­mía tí­pi­ca. Pe­ro la idea del sub­de­sa­rro­llo no exis­tía co­mo ca­te­go­ría de aná­li­sis, y en el me­jor de los ca­sos, era con­si­de­ra­da una eta­pa en un ca­mino li­neal al desa­rro­llo.

El desa­rro­llo, pa­ra la Ce­pal, fue con­si­de­ra­do, des­de el tra­ba­jo se­mi­nal de Pre- bisch, un pro­ce­so de cam­bio de es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas y so­cia­les, de­ter­mi­na­do por la exis­ten­cia de paí­ses cen­tra­les y pe­ri­fé­ri­cos es­truc­tu­ral­men­te di­fe­ren­tes, con di­ná­mi­cas in­ter­nas dis­tin­tas y ro­les di­fe­ren­cia­dos en el sis­te­ma in­ter­na­cio­nal.

En el cen­tro se desa­rro­llan, apli­can y di­fun­den las téc­ni­cas mo­der­nas de pro­duc­ción.

En la pe­ri­fe­ria, atra­sa­da, la apli­ca­ción de los mé­to­dos de pro­duc­ción mo­der­nos so­lo se con­cen­tra en los sec­to­res ex­por­ta­do­res y se tra­du­ce en pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les al in­te­rior de sus eco­no­mías y en ga­nan­cias acu­mu­la­das pa­ra el cen­tro, que ac­ce­de a pro­duc­tos me­jo­res más ba­ra­tos. En la pe­ri­fe­ria, la di­fe­ren­cia en­tre la pro­duc­ti­vi­dad del sec­tor pri­ma­rio ex­por­ta­dor y el res­to de la eco­no­mía de­ter­mi­na una ba­ja pro­duc­ti­vi­dad pro­me­dio, re­du­ce la po­si­bi­li­dad de ele­var la ta­sa de aho­rro, y li­mi­ta la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, cre­ci­mien­to y em­pleo.

La es­truc­tu­ra de la pe­ri­fe­ria es con­cen­tra­da y he­te­ro­gé­nea, y la de los cen­tros es di­ver­si­fi­ca­da y ho­mo­gé­nea. La vul­ne­ra­bi­li­dad de la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va de la pe­ri­fe­ria se ex­pre­sa en el per­fil de su co­mer­cio exterior. La pe­ri­fe­ria ex­por­ta bie­nes pri­ma­rios de ba­jo va­lor agre­ga­do y es­ca­so di­na­mis­mo, e im­por­ta bie­nes y ser­vi­cios de al­to va­lor agre­ga­do y di­na­mis­mo. El pa­trón de con­su­mo de­ri­va­do de la es­truc­tu­ra so­cial y las de­man­das tec­no­ló­gi­cas de­ri­va­das de la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca ex­ce­de la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción do­més­ti­ca de di­vi­sas y lle­va a un des­equi­li­brio ex­terno es­truc­tu­ral. Es­ta asi­me­tría y la per­sis­ten­cia del sub­de­sa­rro­llo se agu­di­zan, con el trans­cur­so del tiem­po. Las dis­tin­tas elas­ti­ci­da­des-ren­ta en­tre los bie­nes pri­ma­rios y los in­dus­tria­les, las asi­me­trías en la apro­pia­ción de las ren­tas de­ri­va­das de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, las con­se­cuen­tes bre­chas sa­la­ria­les en­tre el cen­tro y la pe­ri­fe­ria, de­te­rio­ran los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio, agu­di­zan­do la vul­ne­ra­bi­li­dad y fra­gi­li­dad ex­ter­na de la pe­ri­fe­ria.

La Ce­pal nun­ca es­tu­dió en abs­trac­to las con­di­cio­nes que de­ter­mi­nan el desa­rro­llo. A los lar­go de es­tos 70 años ha si­do cen­tro de pen­sa­mien­to y re­for­mas pa­ra el desa­rro­llo des­de Amé­ri­ca La­ti­na y por Amé­ri­ca La­ti­na. Sus aná­li­sis, da­tos y es­pa­cios de diá­lo­gos so­bre el fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal, la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, la in­te­gra­ción re­gio­nal, la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va y los pac­tos pa­ra la igual­dad han apo­ya­do re­fle­xio­nes, re­for­mas y me­jo­ras ins­ti­tu­cio­na­les en los paí­ses de la re­gión. En mo­men­tos de tan­ta in­cer­ti­dum­bre y des­con­cier­to so­bre el rum­bo de Amé­ri­ca La­ti­na y del mun­do, la Ce­pal, hoy co­mo ayer, es un cen­tro de re­fle­xión fun­da­men­tal pa­ra pen­sar qué re­gión que­re­mos ser.

la ce­pal plan­tea la in­dus­tria­li­za­ción y la es­truc­tu­ra de desa­rro­llo de la re­gión

CEDOC PER­FIL

ANIVER­SA­RIO. Ali­cia Bár­ce­na pre­si­de es­ta se­ma­na los fes­te­jos por los 70 años de la Ce­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.