¿Cons­truc­ción de Ciu­da­da­nía?

Perfil (Domingo) - - IDEAS - MAU­RI­CIO DE­VO­TO*

La vio­len­cia nos al­can­za y asus­ta a to­dos. Pe­di­mos ex­pli­ca­cio­nes y bus­ca­mos res­pon­sa­bles: siem­pre son los otros. Los pa­cí­fi­cos de­ci­mos ser ma­yo­ría pe­ro mu­chos es­ta­mos en si­len­cio. Nos re­sul­ta di­fí­cil com­pren­der lo que su­ce­de.

Los ar­gen­ti­nos po­cas ve­ces nos he­mos in­vo­lu­cra­do con lo que es de to­dos, lo co­mún, el Es­ta­do, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Ra­ro, por­que se tra­ta de las ba­ses so­bre las que se asien­tan nues­tras cons­truc­cio­nes per­so­na­les. Si es­tas ba­ses co­mu­nes fa­llan, tar­de o tem­prano lo de­más ter­mi­na no va­lien­do na­da. No va­le la mo­ne­da, el tra­ba­jo, la pro­pie­dad pri­va­da, el pe­que­ño aho­rro, la ju­bi­la­ción. Des­co­no­ce­mos tan­to el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes que sos­tie­nen nues­tra vi­da en so­cie­dad co­mo los va­lo­res de­mo­crá­ti­co­re­pu­bli­ca­nos que la man­tie­nen uni­da. O nos ha­ce­mos los dis­traí­dos. Ex­tra­ña ac­ti­tud la nues­tra.

Nos re­sul­ta có­mo­do con­ven­cer­nos de que la vio­len­cia es co­sa de unos po­cos fa­ná­ti­cos, de­lin­cuen­tes, ideó­lo­gos del pa­sa­do, mi­no­rías gol­pis­tas, po­lí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, jue­ces, em­pre­sa­rios y aven­tu­ra­mos ra­zo­nes que mo­ti­van sus ac­tos. “So­lo ha­ce fal­ta que el Go­bierno y el Po­der Ju­di­cial se pon­gan las pi­las”, re­pe­ti­mos. No es así. La vio­len­cia y su in­ci­ta­ción es­tán pre­sen­tes en el ho­gar, la es­cue­la, el tra­ba­jo, el de­por­te, el Con­gre­so, el trán­si­to, los tri­bu­na­les, las cár­ce­les y en to­do lu­gar don­de se desa­rro­llen re­la­cio­nes so­cia­les.

El cum­pli­mien­to de las nor­mas, el res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes, el diá­lo­go y la bús­que­da de con­sen­sos no se ad­quie­ren ni se trans­mi­ten por ós­mo­sis: hay que edu­car pa­ra ello. Pe­ro ¿lo es­ta­re­mos ha­cien­do? Si ana­li­za­mos el di­se­ño cu­rri­cu­lar de la ma­te­ria Cons­truc­ción de Ciu­da­da­nía, dic­ta­da en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res pa­ra for­mar 4,8 mi­llo­nes de alum­nos, ve­mos con sor­pre­sa que brin­da so­por­te a di­ver­sas prác­ti­cas con­fron­ta­ti­vas y vio­len­tas.

La pri­me­ra par­te del di­se­ño de es­ta ma­te­ria con­den­sa el re­la­to po­lí­ti­co ins­tau­ra­do en la Ar­gen­ti­na des­de el año 2003 ya que de­ter­mi­na la vi­sión del Es­ta­do res­pec­to de la fun­ción de la es­cue­la, de­fi­ne el per­fil de do­cen­te ne­ce­sa­rio pa­ra los cam­bios que la ins- ti­tu­ción re­quie­re y, fi­nal­men­te, iden­ti­fi­ca a esa es­pe­cie de jo­ven mi­li­tan­te que ca­rac­te­ri­za­ría al ciu­da­dano “per­fec­cio­na­do” por la es­cue­la.

Mien­tras re­cla­ma­mos diá­lo­go, con­sen­so y la pa­ci­fi­ca­ción de las re­la­cio­nes so­cia­les, nues­tros do­cen­tes y jó­ve­nes con­ti­núan sien­do edu­ca­dos en una ses­ga­da vi­sión de con­tex­to ideo­ló­gi­co, his­tó­ri­co y so­cio­eco­nó­mi­co, pe­ro so­bre to­do po­lí­ti­co, que los adoc­tri­na en el ob­je­ti­vo de man­te­ner el con­flic­to per­ma­nen­te co­mo for­ma na­tu­ral de ad­mi­nis­trar las re­la­cio­nes so­cia­les. Es­ta vi­sión con­ta­mi­na to­das las he­rra­mien­tas de me­jo­ra que in­cor­po­ra al sis­te­ma, orien­tán­do­las a prác­ti­cas ex­clu­si­va­men­te reivin­di­ca­ti­vas. Lla­ma a ha­cer hin­ca­pié en la am­plia­ción de de­re­chos sin edu­car en la res­pon­sa­bi­li­dad que los mis­mos con­lle­van, a uti­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas co­mo sim­ples he­rra­mien­tas al ser­vi­cio de aque­llos ob­je­ti­vos sin con­fe­rir­les va­lor en sí, y a la idea de que la es­cue­la no de­be edu­car en res­pon­sa­bi­li­da­des y va­lo­res sino en afir­ma­ción de de­re­chos que se con­si­guen me­dian­te la con­fron­ta­ción.

Nues­tra vio­len­cia es el re­sul­ta­do del es­ta­do de nues­tra cultura. Edu­car ciu­da­da­nos pa­ra una vi­da de­mo­crá­ti­ca y re­pu­bli­ca­na ple­na es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. Co­mo go­bierno, es­to for­ma par­te de lo que nos fal­ta ha­cer. Co­mo so­cie­dad, ne­ce­si­ta­mos más vo­ces y ejem­plos que li­de­ren el ca­mino de la paz. *Se­cre­ta­rio de Pla­ni­fi­ca­ción Es­tra­té­gi­ca del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos.

SER­GIO PIEMONTE

IN­CI­DEN­TES 2017. Nues­tra vio­len­cia es el re­sul­ta­do del es­ta­do de nues­tra cultura.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.